Noticias Frontera Fund

Estudio Destaca la Necesidad de Protección para los Menores Migrantes en México

Fotosearch_k7628888
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

Uno de los temas de actualidad más tristes y preocupantes es la migración de menores de países centroamericanos a México en su intento para llegar a los Estados Unidos. Esta migración se elevó a nivel de crisis durante el verano de 2014, cuando miles de niños y mujeres centroamericanos llegaron a la frontera de los Estados Unidos entregándose a las autoridades de inmigración para solicitar asilo.

El gobierno de Obama entró en pánico y rápidamente procedió a actuar para evitar la llegada de los solicitantes de asilo a sus puertas desde el triángulo norte de América Central: El Salvador, Guatemala y Honduras.

Desde entonces, los Estados Unidos han estado usando canales diplomáticos para impedir que tales menores lleguen a la frontera entre Estados Unidos y México. A través del Programa Frontera Sur, las autoridades mexicanas desempeñan un papel activo en la detención de muchos de estos jóvenes inmigrantes en la frontera sur de ese país.

Un nuevo informe de la organización NGO Migration Policy Institute detalla el drama humano de los menores no acompañados que están desesperadamente emprendiendo un peligroso viaje para escapar de la violencia, el reclutamiento a pandillas criminales y la pobreza endémica. Muchos buscan reunirse con familiares que ya están en los Estados Unidos pero terminan detenidos en México.

Sólo el 1 por ciento de los 17,500 menores no acompañados aprehendidos por las autoridades mexicanas recibieron asilo en 2016

Puedes leer el informe completo aquí.

El proyecto de investigación, escrito por Rodrigo Domínguez-Villegas, indica que desde el año 2014 México ha detenido a más de 50,000 niños. Un número creciente de ellos son niñas y niños menores de 12 años, quienes están saturando los ya escasos y limitados servicios sociales en México.

El estudio destaca las áreas en las que son necesarias mejorar la protección de estos niños, incluida la implementación a un existente un marco jurídico internacional que hace hincapié en la búsqueda del “mejor interés del niño”. Sin embargo esto es  una tarea difícil para un país que lucha con su propia violencia y pobreza.

La mayoría de los menores no acompañados detenidos en México se mantienen en centros de detención migratoria de adultos, a pesar de contar con un marco legal que garantiza su acceso a refugios para niños más adecuados.

La investigación denuncia el hecho de que los niños no son examinados adecuadamente y no pueden ser identificados como personas que necesitan protección internacional. La Comisión Mexicana de Derechos Humanos y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR) dijeron que sólo una pequeña parte de los niños migrantes son entrevistados por las autoridades mexicanas, por lo que muchos no están designados para protección. Muchos son deportados o enviados a centros de inmigración inadecuados o centros DIF que no ofrecen servicios para solicitantes de asilo menores de edad, y proporcionan servicios psicológicos y educativos limitados.

Las estadísticas son alarmantes. Sólo el 1 por ciento de los 17,500 menores no acompañados aprehendidos por las autoridades mexicanas recibieron asilo en 2016.

Definitivamente hay una brecha entre la política y la implementación.

El estudio ofrece una serie de recomendaciones, entre ellas:

  1. Mejorar y ampliar el proceso de entrevista mediante la asignación de agentes de protección de los niños y la conexión con agentes de inmigración que conocen los protocolos internacionales.
  2. Asignar fondos a las instalaciones del DIF (Desarrollo Integral de la Familia), para que puedan alojar a menores no acompañados. Mejorar los servicios educativos y sociológicos que estos ofrecen.
  3. Aumentar el acceso al asesoramiento jurídico de los menores para que puedan acceder al asilo o al estatuto de refugiado.

Además, los gobiernos de los Estados Unidos, México, El Salvador, Honduras y Guatemala deben buscar soluciones regionales para reducir la violencia extrema y la pobreza que alimenta esta migración en primer lugar.

Siga nuestros comentarios sobre noticias de inmigración en Lacey y Larkin Frontera Fund.