Noticias Frontera Fund Trump en la Mira

Alerta: Dile al Gobierno que Libere de la Cárcel de Inmigración a Niña con Parálisis Cerebral

ambulance and BP
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

La implementación de las políticas de inmigración sin escrúpulos alcanzó uno de sus momentos más bajos esta semana con la detención de Rosa María Hernández por la Patrulla Fronteriza. Rosa María es una niña indocumentada de 10 años de edad con parálisis cerebral. Ella fue detenida después de que fue hospitalizada como resultado de una cirugía de vesícula biliar en Texas.

La niña, que ha estado viviendo en los EE. UU. Desde la edad de 3 meses, llamó la atención de inmigración el 24 de octubre.

La Union Americana de Libertades Civiles-ACLU por sus siglas en inglés- y otras organizaciones de derechos de los inmigrantes han enviado a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados un ultimátum exigiendo la liberación de la niña al cuidado de sus padres y han lanzado una campaña de medios sociales para presionar a las autoridades de inmigración por su liberación.

Aquí está la alerta de acción de ACLU para que participes. Comparte esta acción en los medios sociales usando #FreeRosa.

Rosa Maria Hernandez. Foto de la familia Hernandez.

Rosa Maria Hernandez. Foto de la familia Hernandez.

Además, los abogados de las organizaciones de derechos de los inmigrantes han presentado una demanda en un tribunal federal contra un conjunto de agencias gubernamentales, incluida la oficina de Reasentamiento de Refugiados, la Patrulla Fronteriza y el Departamento de Seguridad Nacional.

La semana pasada, Rosa María fue diagnosticada con problemas de vesícula biliar que requerían cirugía. La niña, que tiene discapacidades mentales y físicas debido a la parálisis cerebral, fue trasladada de la casa de sus padres en Laredo, Texas, al Hospital Pediátrico Driscoll en Corpus Christi, a 80 millas de distancia.

Dado que los padres de Rosa María son indocumentados, le pidieron a un primo adulto ciudadano que llevara a la niña al hospital por un camino que tiene un retén de control de inmigración federal común en comunidades fronterizas como Laredo.

En el puesto de control o retén, la Patrulla Fronteriza descubrió que la niña no tenía documentos, la pusieron bajo custodia de la Patrulla Fronteriza cuyos agentes la siguieron hasta el hospital, donde esperaron hasta que la dieron de alta al día siguiente para llevársela.

Lee aquí nuestro blog acerca de los retenes, y porque al cruzarlos se arriesgan a los immigrantes indocumentados. 

ICE colocó a la niña en un centro de detención para menores en San Antonio, Texas, y ahora está en proceso de deportación.

¿Cómo pudo pasar esto? ¿Desde cuándo el gobierno encarcela a niños enfermos? Esta locura es, en parte, producto de las prioridades equivocadas o la falta de ellas en la aplicación de la ley de inmigración por parte de la administración de Trump y el Fiscal General de los Estados Unidos, Jeff Sessions. Durante la era de Obama, se priorizó el gasto de los recursos de los contribuyentes en la deportación de personas consideradas delincuentes (individuos con condenas de manejar bajo la influencia del alcohol y/o drogas, condenas por violencia doméstica o personas con deportaciones múltiples). Pero ahora cualquiera es deportable de la misma manera.

Significa que la Patrulla Fronteriza está invirtiendo mucho tiempo y recursos rastreando y encarcelando a una niña enferma.

Esta situación vergonzosa también representa una violación del principio basico de que el gobierno debe priorizar la compasión humana sobre la persecución en los casos en que las personas se encuentran en lugares sensibles, como hospitales, donde las personas son más vulnerables. Otros lugares sensibles incluyen escuelas, universidades, iglesias, juzgados y funerales.

Lacey y Larkin Frontera Fund lo mantendrán informado sobre este y otros desarrollos.