Noticias Frontera Fund Trump en la Mira

Anti-immigrante es Nombrada a Oficina de Apoyo a los Immigrantes

screen_shot_2017-01-23_at_2.44.16_pm
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

Primero, el gobierno de Trump puso la oponente de la educación pública Betsy DeVos a cargo del Departamento de Educación. Luego puso a Scott Pruitt, crítico de esfuerzos de protección ambiental, a cargo de la agencia de protección del ambiente federal -EPA. Ahora, Julie Kirchner, ex directora de un grupo de odio anti-inmigrante, es llamada para el puesto de defensora ciudadanía para el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS).

Durante una década, Kirchner fue directora ejecutiva de la organización Federación para la Reforma de la Inmigración Americana (FAIR por sus siglas en inglés), que ha sido clasificada como grupo de odio por el Southern Poverty Law Center (SPLC).

“Aunque FAIR mantiene un ligero barniz de legitimidad que ha permitido a sus directores testificar en el Congreso y presionar al gobierno federal, esta ligera chapa esconde mucha fealdad”, dice el SPLC. “Los líderes de FAIR tienen vínculos con grupos de supremacía blanca y eugénicos (aquellos que claman por “mejorar la raza” a través de la genética y que miran a las personas de color como inferiores) que han hecho muchas declaraciones racistas”.

El fundador de FAIR, John Tanton, fue un eugenista que también creó el Centro de Estudios de Inmigración (CIS), otro grupo de odio. En una carta a otro eugenista, Tanton escribió: “He llegado al punto de vista de que, para que la sociedad y la cultura europeas-americanas persistan, se requiere de una población con mayoría europea-americana.”

La infame SB 1070 de Arizona fue escrita en gran parte por Kris Kobach, abogado y consejero principal del Instituto de Derecho de la Reforma de Inmigración, brazo legal de FAIR.

Mientras Kirchner estuvo a la cabeza de FAIR, esta ayudó a lanzar una iniciativa para poner fin a la ciudadanía a todos los individuos nacidos en suelo estadounidense, cuando sus padres no tengan estatus legal. La ciudadanía de derecho de nacimiento se ha garantizado por la 14ª. enmienda de la constitución desde 1868. Pero la campaña de FAIR demanda que este derecho “se basa en una interpretación incorrecta de la 14ta enmienda.”

En 2006, Kirchner escribió en un boletín de FAIR sobre las marchas pro-inmigración: “La visión de millones de inmigrantes ilegales y niños ciudadanos nacidos en Estados Unidos que marchan bajo banderas mexicanas y afirman su identidad como algo distinto a la estadounidense es muy preocupante y debe ser visto como un llamado de atención a la dirección política de este país. Los Estados Unidos podrían enfrentarse a una situación similar a la que se está produciendo en Francia y en otras partes de Europa, donde los hijos de la última generación de inmigrantes no sólo no se identifican con las sociedades de las que viven sino que son abiertamente hostiles a ellas.”

Después de dejar FAIR en 2015, Kirchner se convirtió en un asesora de asuntos de inmigración de la campaña de Donald Trump. También tuvo un puesto de asesor temporal en Aduanas y Protección Fronteriza-CBP.

El pasado otoño, el portal en línea Breitbart publicó una declaración de Kirchner que decía: “Antes de que la presidencia fallida del presidente Obama llegue a su fin, está tratando de obligar a los estadounidenses a aceptar 30 por ciento más de refugiados – proporcionando a ISIS un camino para que sus terroristas ingresen al país. (Esto no es cierto: en los últimos 40 años, sólo 20 de los 3,25 millones de refugiados que llegaron a los Estados Unidos han sido condenados por intentar o cometer terrorismo en los Estados Unidos).  Kirchner también declaró que “en lugar de proporcionar atención médica gratuita a millones de refugiados, debemos centrarnos en reconstruir nuestras ciudades interiores y traer puestos de trabajo a América”.

Es asombroso que una notoria anti-inmigrante como Kirchner pueda ser nombrada para el puesto de  Ombudsman de USCIS. En este papel, se espera que proporcione ayuda a inmigrantes y a sus abogados en casos de la inmigración. Tendría  la misión de actuar como enlace entre los inmigrantes y sus empleadores. Se supone que está “dedicada a mejorar la calidad de la ciudadanía y los servicios de inmigración”. Ella estará a cargo de manejar las quejas de los inmigrantes cuyas solicitudes tardan demasiado o que se sienten rechazados injustamente por el sistema. Se supone que es “un recurso imparcial y confidencial que es independiente del USCIS”.

Esto sería cómico si no fuera tan horrible.