Archivos de Arpaio

Archivos de la Operación de Seattle de Arpaio son Presentados al Público

Fotosearch_k2199483
Stephen Lemons
Written by Stephen Lemons

Un billonario excéntrico que pasaba memorias USB con información sensible a través de la seguridad del aeropuerto en sus calcetines.

Recibos escritos a mano por pagos en efectivo a la Oficina del Alguacil de Maricopa (MCSO) al informante confidencial #1437, o sea, Dennis Montgomery, cuyo alias en los correos electrónicos era “David Webb.”

Y múltiples líneas de tiempo enlazando al anterior Alcalde de Phoenix Phil Gordon, el Director de Inteligencia Nacional de los Estados Unidos James Clapper, y un multimillonario sistema de computadoras del gobierno llamado en código “The HAMMER”- “El Martillo” envueltos en una conspiración bizarra, la cual sólo mentes paranoicas pueden creer.

Esos son pocos de los detalles que los archivos del MCSO relacionados con la operación de Seallte donde tres investigadores bajo el comando de Arpaio se asociaron con un ex-contratista de la CIA en una operación que buscaba exponer la supuesta cosecha de información con propósitos de robo de identidad de 150,000 residentes del condado de Maricopa, o detallar una absurda no existente conspiración para derrocar al Alguacil Arpaio, o las dos cosas.

Los archivos se han introducido como evidencia en el juicio desacato federal de Arpaio y cuatro de sus subordinados actuales y anteriores. Recientemente éstos se hicieron públicos a los demandantes en el caso subyacente de los derechos civiles, Melendres v. Arpaio, después que el juez federal G. Murray Snow dio a conocer a las partes en audiencia pública que los documentos podrían ser liberados a la prensa.

Con testimonios en el juicio que se arrastran despacio a una conclusión esta semana, y comandante Posse de casos fríos de Arpaio, Mike Zullo, invocando en gran medida la Quinta Enmienda para evitar la autoincriminación, uno podría pensar que esta telenovela de tercera categoría, que ha costado a los contribuyentes del condado de Maricopa un mínimo de $ 250,000 , ya se agotó.

Pero con una probable referencia a un juicio de desacato criminal del fiscal federal para Arpaio y su segundo en mando Jerry Sheridan aún por venir, los e-mails relacionados, los memorandos internos, y los informes ofrecen una ventana en el estado de ánimo de Arpaio y su tripulación cuando se trata del caso Melendres y Juez Snow.

Esto además del memorándum condenatorio que el Alguacil tecleó en su máquina de escribir.

Por ejemplo, en un documento titulado “El Sumario del Caso de Elmer,” elaborado por el hombre multiusos de Arpaio, Detective Brian Mackiewicz, ofrece una descripción de Montgomery y de como el MCSO se involucró en la operación de Seattle.

“Elmer” era el nombre en código dado a Montgomery por Zullo y Mackiewicz durante el curso de la investigación, refiriéndose al famoso personaje de dibujos animados de la Warner Brothers.

Otro nombre en clave de Montgomery era “Oz”: irónico, teniendo en cuenta que tanto Arpaio y su segundo en mando, en última instancia, estuvieron de acuerdo en que lo que este “mago” les daba era “basura”.

Según Mackiewicz, los USB en los calcetines de Blixseth contenían la lista de esos 150,000 o más nombres de las presuntas víctimas de robo de identidad en el Condado Maricopa.

El informe de Mackiewicz detalla los orígenes de la ridícula investigación de Seattle y del certificado de nacimiento del presidente Barack Obama, otro caso en el cual tanto Mackiewicz y Zullo trabajaron para Arpaio.

Poco después de la excursión a Hawái del 2012 de la pareja, como parte de la investigación de certificado de nacimiento, Mackiewicz escribe que Zullo fue contactado por el entonces multimillonario Tim Blixseth, que había sido presentado a Zullo por el profesional de teorías conspiratorias, Jerome Corsi, un promotor infame de la idea que Obama no es ciudadano por nacimiento de los Estados Unidos y por lo tanto no es elegible para ser presidente.

El “Resumen del caso de Elmer”, afirma que en abril de 2012, Zullo, Blixseth y Mackiewicz se reunieron en la sede de MCSO, donde Blixseth “proporcionó información en referencia a lo que él creía era la actividad criminal cometida por su exesposa.”

Pero MCSO se negó a investigar el asunto y el multimillonario de Montana es aconsejado de llevar su relato a los federales. Blixseth se mantuvo en contacto con Zullo, en ocasiones pidiéndole a Zullo que lo pusiera al tanto sobre la investigación certificado de nacimiento.

Luego, en octubre de 2013, según el informe, Blixseth telefoneó a Zullo para decirle “que tenía información que quería entregar a la Oficina del Alguacil del Condado de Maricopa concerniente a seguridad nacional y violaciones de la privacidad en relación con aproximadamente 151,000 residentes del Condado de Maricopa. ”

¿La fuente de Blixseth? Un ex empleado de la CIA “que había desarrollado un software que se utiliza para recoger datos informáticos que contienen información privada sobre millones de ciudadanos estadounidenses inocentes.”

Este ex contratista de la CIA quería obtener protección de informante, dice el informe, y el supuesto experto de las computadoras también quería compartir la información con Zullo sobre “la investigación con respecto al certificado de nacimiento del Presidente Obama que estaba en formato PDF.”

El hombre misterioso de Blixseth no era otro que Dennis Montgomery. Al conocer el nombre, Zullo realizo una búsqueda en la internet sobre él y encontró “información despectiva ” sobre Montgomery “en forma de artículos de noticias que alegaban que Montgomery había estafado millones de dólares al gobierno de los Estados Unidos en el desarrollo de software falso mientras trabajaba como contratista para el gobierno.”

Zullo contactó a Montgomery, quien explicó que las historias negativas sobre él eran generadas por  “la CIA quien plantó las historias en los periódicos para destruir su reputación porque no quiso entregar su software al gobierno.”

Montgomery también tenía una explicación para un arresto “en Nevada por no pagar a un casino aproximadamente un millón de dólares en deudas”, diciéndole a  Zullo que fue engañado por la ex esposa de Blixseth.

Además, los grandes cuentos de Montgomery incluian el desarrollo de su “software para ayudar a la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional a descifrar mensajes secretos codificados digitalmente en video clips publicados por la agencia de noticias Al Jazeera.”

Si la historia de Al Jazeera suena familiar, es porque ya había sido reportado en uno de esos “denigrantes” artículos de noticias, alegando que Montgomery había engañado al gobierno, con costos de decenas de millones de dólares, con ese cuento.

Curiosamente, Montgomery, también dijo Zullo, había “desarrollado otro software y un sistema informático de millones de dólares conocido como` El Martillo “, ubicado en una instalación del gobierno en Fort Washington, Maryland para la CIA.”

Según Montgomery, los federales “interceptaban en forma rutinaria las comunicaciones confidenciales entre abogados y clientes de bufetes de abogados privados en el condado de Maricopa,” y Montgomery dijo a Zullo que “había información que muestra que los equipos servidores de la Oficina del Alguacil del Condado de Maricopa había sido hackeados por la CIA” y que “los servidores de la Oficina del Fiscal del Condado de Maricopa … así como la Oficina del Fiscal General del Estado habían sido hackeados.”

Montgomery supuestamente le dijo a Zullo que,

“… nadie estaba a salvo y no había manera de prevenir la intrusión del gobierno. Explicó a Zullo que el software que desarrolló tenía la capacidad de entrar a un servidor informático altamente protegido durante una hora y media sin ser detectado. Una vez que el equipo era penetrado, el software tomaba el control, sin provocar la detección de la intrusión de los servidores de seguridad del sistema informático, y asumía engañosamente credenciales como el `Sistema Administrador. ‘Una vez en el ordenador, el software entonces estaría “cosechado” millones de archivos de datos descargados. Montgomery afirmó que esto lo podía hacer a su antojo y que rutinariamente se está realizando”.

“MCSO buscó información sensible contra del Juez Snow y ambos lo sabemos”

Zullo informó a Arpaio sobre la historia de Montgomery, y se organizó una reunión con Blixseth, Arpaio, Zullo y Mackiewicz.

A continuación, el informe se desvía en el tipo de territorio mejor reservado para una repetición de la parodia de espionaje clásica “El Super Agente 86.”

En octubre del 2013, Timothy Blixseth voló a Phoenix Sky Harbor Airport. El investigador Zullo recogió Blixseth en el aeropuerto y lo llevó a la reunión con el alguacil Joe Arpaio. El investigador Zullo cuenta que mientras estaba en camino a la sede del MCSO, Blixseth se metió la mano en el calcetín y saco tres memorias USB. Blixseth dijo a Zullo que la información en las unidades estaba más allá de la comprensión y eran una amenaza para todos los ciudadanos estadounidenses. También dijo a Zullo, que Montgomery tenía evidencia de modificaciones en el certificado de nacimiento del presidente Obama.

Según Mackiewicz, los USB en los calcetines de Blixseth contenían la lista de esos 150,000 o más nombres de las presuntas víctimas de robo de identidad en el Condado Maricopa.

Arpaio envió a Zullo y Mackiewicz a Seattle para entrevistar a Montgomery. Montgomery se convirtió en informante confidencial del MCSO, y el resto, como dicen, es historia.

Hay más en el documento sobre las reuniones con la Oficina del Fiscal General del Estado, entonces bajo Tom Horne, un aliado político del Alguacil; sobre la historia de Montgomery con la firma de Nevada eTreppid, propiedad del inmensamente rico Warren Trepp; y de las denuncias de Montgomery contra el ex gobernador de Nevada, el republicano Jim Gibbons.

También hay cuentos de gente torturada por contratistas del gobierno y miembros de las fuerzas armadas estadounidenses ejecutados en presencia de personal de la CIA. Lo que esto tenga que ver con un alguacil en el condado de Maricopa, es una incógnita.

Blixseth ahora es un ex multimillonario, y según informes de prensa recientes, ha estado en custodia federal en Helena, Montana, bajo cargos federales de desacato civil.

Durante su testimonio en octubre, Mackiewicz declaró que el resumen del caso fue escrito por él y Zullo juntos y que se trataba de una visión general de cómo el caso se estaba desarrollando en ese momento.

Aunque el resumen del caso no hace referencia al Juez Snow, muchos correos electrónicos y otros documentos si la hacen.

Algunos, como el memorándum incriminatorio de Arpaio de diciembre de 2013, ya se ha hecho público. Otros han sido cubiertos en los testimonios de la corte, pero no se han publicado hasta ahora.

En un e-mail del 2014 de “David Webb,” alias de Montgomery, a Zullo, Montgomery habla enigmáticamente de la conspiración anti-Arpaio, señalando que “Covington [se] incluye ahora”, una referencia a Covington and Burling, la firma de abogados asociada con la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en la representación de los demandantes en Melendres.

“Parece que los únicos que no hablaron con el Juez G. Murray Snow fueron Arpaio y sus abogados”, escribe Montgomery en la misma comunicación. “Este tipo de comunicaciones  un ex parte [sic] nunca se han permitido.”

Covington fue parte de la supuesta conspiración detallada en líneas de tiempo creadas por Montgomery, que el detective guardaba en su archivo de la investigación sobre la operación de Seattle.

Líneas de tiempo tituladas ” Resumen Joe Arpaio” y “Crónica de los Denunciantes” sugieren la colusión entre el Departamento de Justicia de Estados Unidos y el Juez Snow – y sostienen que la asignación del Juez Snow en el caso Melendres “no fue al azar.”

En realidad, fue Arpaio que se opuso a la primera juez en Melendres, la juez federal María Murguía, quien se recusó a sí misma después de que el abogado de Arpaio presentó una moción alegando que la Juez Murguía era parcial y tenía un conflicto de intereses en el caso.

También hay referencias en las líneas de tiempo del supuesto hackeo a servidores, de intercepciones telefónicas ejecutadas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos., y referencias de un enemigo de las fantasías creadas por los de extrema derecha, el ex Secretario de Justicia Auxiliar Lanny Breuer.

El nombre del ex alcalde de Phoenix y enemigo de Arpaio- Phil Gordon, esta rociado en varias piezas de evidencia, y se hace mención de la labor de investigación realizada por Montgomery en el certificado de nacimiento del Presidente Obama.

Incluso hay una referencia en un documento sobre Fogbow, un foro en línea comprometido a desacreditar las creencias de los llamados “birthers” los que niegan la autenticidad del certificado de nacimiento del Presidente Obama, y por lo mismo de su derecho de ser presidente de los Estados Unidos. Todas, cosas jugosamente paranoicas.

Otros correos electrónicos ilustran atmósfera pesada de la investigación de Seattle de mentiras y locuras. En un correo electrónico a Zullo en enero, Montgomery establece que información del senador de Kentucky Rand Paul había sido “cosechada” cuatro veces en el pasado por las autoridades federales.

Un correo electrónico supuestamente del corresponsal de Fox News Carl Cameron anticipa el tipo de críticas a Montgomery que finalmente MCSO tendrá del “gurú de las computadoras”.

Cameron habla de promesas supuestamente hechas por Montgomery al periodista, promesas que Montgomery no guardó, según el correo electrónico.

“En enero usted admitió que nunca tuvo la intención de producir lo que había prometido, debido a posibles cargos criminales”, se lee. “Acéptalo, que has estado mintiendo acerca de un montón de cosas.”

Para diciembre de 2014, Zullo estaba escribiendo correos electrónicos similares a Montgomery, acusando a Montgomery de tratar de “engañarlo”, y de “inventar direcciones de correo electrónico a medida que avanzaba.”

Entre quejas acerca de su falta de fondos y sus problemas de salud, Montgomery hace algunas acusaciones propias muy interesantes, como en una en la que acusa a MCSO de investigar al Juez Snow.

“MCSO buscó información sensible contra del Juez Snow y ambos lo sabemos”, escribe Montgomery a Zullo el 16 de diciembre de 2014. “De hecho usted produjo algo de ella al juez DC en agosto.”

El “juez DC” puede ser el juez federal Royce Lamberth, a quien los investigadores del MCSO se acercaron en busca de orientación sobre el material producido por Montgomery.

Otros documentos publicados se refieren a las finanzas de la investigación de Seattle, como memorándums sobre el dinero federal usado, a veces de forma inapropiada, para financiar el proyecto, y los recibos escritos a mano de algunos de los pagos en efectivo a Montgomery por parte del MCSO, que se informó previamente haber llegado al total de $ 120.000 durante más de un año que la investigación estuvo en curso.

Y esto no es todo. Más bien sólo una parte de lo que se ha publicado hasta el momento. Los documentos que la defensa y Zullo buscaban proteger del escrutinio público aún están por venir.

Como se informó en un blog anterior, Zullo fue depuesto por los demandantes el lunes, pero en su mayoría tomó la Quinta, según mis fuentes. Los demandantes probablemente tratarán de que el tribunal produzca “conclusiones desfavorables” de la invocación de Zullo de su derecho constitucional contra la autoincriminación.

Él sigue siendo el último testigo, pero no está claro, dado su posición de no testificar, si se le llamará a declarar.

La defensa ha sugerido que tiene por lo menos dos testigos restantes: capitán Russ Skinner de la oficina de Cumplimiento de Normas del MCSO, y Director Adjunto Sheridan, quien ha estado sufriendo de problemas de espalda que le pueden impedir testificar.

Corte del Juez Snow está programada de continuar hoy.

Para Tweets en vivo durante los descansos en las audiencias de desacato, siga @StephenLemons o busque #ArpaioContempt en Twitter.

Publicado con permiso. Phoenix New Times.