Archivos de Arpaio

Arpaio se Incrimina en las Audiencias de Desacato. La Supuesta “Gallina de los Huevos de Oro”

20150924_173107 (1)
Frontera Fund
Stephen Lemons
Written by Stephen Lemons

Sheriff Joe Arpaio estuvo en el estrado sólo 90 minutos durante el quinto día de su juicio de desacato, pero esos 90 minutos, y el testimonio de un teniente del MCSO, lo ata al complot para desprestigiar a la corte del juez federal G. Murray Snow.

Las revelaciones del jueves serán familiares para los lectores habituales del New Times, que publicó en primicia de esta historia en junio de 2014, y que ha informado sobre las mismas desde entonces.

Estas revelaciones incluyen la recepción de parte de Arpaio de un fax del informante confidencial Dennis Montgomery, y la alegación de que Arpaio dio $ 10.000 a “comandante” voluntario de “casos frios” Mike Zullo.

Arpaio corrió la denominada operación de Seattle él mismo. La investigación estaba destinada a cocinar una conspiración ficticia para socavar la autoridad de la corte del Juez Snow, y atar al  jurista a una conspiración en contra Arpaio que implicaba a Snow, el Departamento de Justicia de Estados Unidos, y al ex fiscal estadounidense de Justicia, Eric Holder.

Bajo el cuestionamiento desapasionado del abogado de los demandantes, Stanley Young, Arpaio describió la reunión inicial. Se llevó a cabo en octubre del 2013, el mismo mes en que el Juez Snow había emitido una orden complementaria en el gran caso de los derechos civiles Melendres v. Arpaio, que requirió una gran cantidad de cambios al MCSO, como el nombramiento de un monitor de corte para el departamento.

En la reunión, de acuerdo a Arpaio, estuvieron Zullo, el detective Brian Mackiewicz, y entonces multimillonario Tim Blixseth, que ha caído desde entonces en dificultades económicas, ya que se declaró en bancarrota, e, irónicamente, se aterrizó en un corral federal por desacato al tribunal.

Arpaio dijo que el trío se reunió “en una sala de conferencias en el edificio de Wells Fargo” en el centro de Phoenix, donde el MCSO alguna vez tuvo sus oficinas ejecutivas.

Zullo ha sido socio de Arpaio en la investigación surrealista del certificado de nacimiento del presidente Obama. Mackiewicz era un miembro confiable de la Unidad de Amenazas, que estaba a cargo a amenazas físicas, a menudo falsas, dirigidas a Arpaio.

Blixseth, un socio de negocios de Montgomery, explicó que el ex subcontratista de la CIA con sede en Seattle tenía pruebas de que el gobierno federal estaba “penetrando en el sistema bancario”, y que había 150.000 víctimas sólo en el condado de Maricopa.

Supuestamente, Montgomery había creado un software que podría recopilar grandes cantidades de datos, y de acuerdo con los demandantes, Blixseth proporcionó a Arpaio tarjetas de memoria llenas de información seleccionada del gobierno de Estados Unidos.

Basados en esta reunión, Arpaio dijo que ordenó a Zullo, Mackiewicz, y más tarde al sargento Travis Anglin viajar a Seattle para ayudar a Montgomery en esta ridícula investigación.

Arpaio afirmó que confiaba en ellos porque “nunca había usado una computadora en mi vida.”

Zullo y Mackiewicz informaron al sheriff cada semana, dijo Arpaio. Y el sheriff dijo que se había reunido con Montgomery en persona.

“Él vino aquí y tuvimos una breve reunión en un hotel, no sé dónde”, Arpaio testificó.

Arpaio dijo que probablemente había visto un artículo del New York Times fechado en febrero del 2011, que fue muy crítico del trabajo de Montgomery para el gobierno de Estados Unidos, pero que no podía recordar cuándo lo había visto.

Sin embargo, la investigación continúo rodando.

Zullo y él hablaron por teléfono y “se reunieron un par de veces”, tanto sobre la investigación de Seattle y sobre la investigación del certificado de nacimiento del Presidente Obama, que estaba en curso simultáneamente.

Arpaio dijo que su “principal preocupación” era de las “víctimas penetradas” (sus palabras) en el presunto hackeo por los federales. Pero Young produjo un documento que ofrece una visión diferente sobre la motivación de Arpaio.

Era un fax desde un número de teléfono de Seattle de Montgomery a Arpaio con fecha 5 de noviembre de 2013. Arpaio dijo que recordaba que lo recibe, sino que Montgomery había enviado el fax, el cual no había sido solicitado.

El fax, del cual escribí en mi columna de esta semana, era una línea de tiempo de la conspiración, con referencias al Departamento de Justicia, la firma de abogados Covington and Burling, que representa a los demandantes, junto con ACLU, y la demanda Melendres.

Arpaio admitió que “pasó rápidamente por él”, y lo que le llamó la atención fue su número de teléfono celular privado, y un supuesto número telefónico interceptado a su lado.

Además, Arpaio reconoció que una anotación en el documento que decía: “Crim?” era su letra.

Young preguntó al sheriff lo que significaba el garabato.

“Creo que en ese momento, el Departamento de Justicia me estaba investigando a mi y a mi oficina penalmente”, respondió. “Estaba preocupado si esto tenía algo que ver con la investigación penal [del Departamento de Justicia], que, por cierto, no va a ninguna parte.”

Antes de que Young pudo llegar a un segundo documento que se había unido a la línea de tiempo, una nota escrita a máquina por Arpaio, el tribunal tomó un descanso de media mañana.

Después de eso, los demandantes llamaron a la teniente del MCSO Kim Seagraves al estrado, y quien testificó durante el resto del día.

El testimonio de la agente Seagraves interrumpió el de Arpaio porque los demandantes querían que Seagraves declarara esta semana, ya que ella no estará disponible durante las próximas semanas.

Una ex investigadora de la Oficina de Normas Profesionales del MCSO y la División de Investigaciones Especiales, Seagraves cubrió gran parte del mismo terreno como en su larga declaración fuera de la corte, que tocó de todo, desde los procesos de asuntos internos de MCSO, a lo que había oído hablar de la investigación de Seattle de Anglin y de su superior inmediato, el capitán Steve Bailey.

Gran parte de esto lo he cubierto en posteos y columnas anteriores, incluyendo el testimonio de Seagraves “que Arpaio dio $ 10.000 a Zullo para que pudiera ir a Seattle como parte de la investigación de Montgomery”.

Aunque esto no salió durante el testimonio de Arpaio, mis fuentes han sugerido que Arpaio dio a Zullo el efectivo al comienzo de la investigación, para que pudiera ir a Seattle y trabajar con Montgomery.

“Este hombre [Montgomery] podría ser la gallina de oro de los huevos de oro”, dijo Bailey a Sheridan, según Seagraves. “Pero este tipo esta tan contaminado que ningún jurado lo iba a creer. Él no tiene ninguna credibilidad”.

Zullo ha sido citado por los abogados de los demandantes a ser depuesto el 07 de octubre, a presentar determinados documentos, y para comparecer ante el tribunal en algúna no-determinada fecha futura.

Cuando se le preguntó sobre los $ 10.000 fuera de la corte, el abogado de Arpaio, John Masterson, en primera instancia dijo que el sheriff no le había dado $ 10.000 a Zullo.

Pero “se cubrió” cuando le pregunté si Arpaio había dado al voluntario de “casos fríos” $ 10.000.

“No lo sé”, dijo. “No lo he preguntado.”

Masterson dijo Arpaio declarará sobre los $ 10.000 el viernes

Según su sitio web, el grupo voluntario llamado “Posse” del cual Zullo es “comandante” es una corporación 501 (c) 3 sin fines de lucro.

“Recuerde,” dice el sitio web del Posse, “en la mayoría de los casos, su donación al PCCh es deducible.”

Me pregunto ¿Arpaio tomó la deducción de impuestos?

Como he informado anteriormente, a Zullo se le dio un número de proveedor del condado, y sus gastos de viaje y alojamiento en Seattle fueron pagados con dinero del condado, aprobado por el Jefe Adjunto de Arpaio, Jerry Sheridan.

La investigación fue financiada principalmente con fondos Rico, pero también se utilizó el dinero del programa federal de Alta Intensidad de Tráfico de Drogas, así como de los fondos generales del MCSO.

Fuentes me dicen que su costo total podría ser de hasta $ 1 millón.

Sheridan ha testificado que la investigación costó $ 250.000, pero aún se tiene que hacer una contabilidad completa de dinero gastado en la investigación.

Los e-mails no sellados por el Juez Snow a principios de este año, dicen que a Montgomery se le pagó al menos $ 120.000 para actuar como un informante confidencial de la MCSO.

Yo no voy a volver a informar de todo lo que ya he escrito acerca de Bailey y de Anglin desafiando a Arpaio sobre la investigación de Seattle, de acuerdo con declaraciones en el caso.

Pero Seagraves dijo que Bailey y ella estaban preocupados por los gastos, debido a que estaban siendo utilizados para investigar un juez federal y debido a problemas con la “credibilidad” de Montgomery.

Desde el principio, Seagraves buscó en Google el nombre de Montgomery y compartió sus resultados con Bailey, quien telefoneó Sheridan con los resultados, según dijo.

“Este tipo podría ser la gallina de oro de los huevos de oro”, Bailey dijo que le  respondió Sheridan, según Seagraves. “Pero este tipo esta tan contaminado que ningún jurado lo iba a creer. Él no tiene ninguna credibilidad”.

Sobre el tema de las 1.500 identificadores que MCSO había descubierto en su poder, Seagraves describió una “reunión preparatoria”  que MCSO tuvo el 17 de julio, antes de una visita regular de los miembros del equipo de monitor.

Las identificaciones se encontraban en la habitación en una bolsa de plástico transparente, dijo Seagraves. El Juez Snow había ordenado a todas esas identificaciones que pertenecen a la clase demandante (es decir, los latinos) fueran entregados al monitor y el abogado de los demandantes.

En la reunión estaba la abogada del MCSO, Michele Iafrate. Seagraves dijo que hubo una discusión sobre qué hacer si el monitor preguntara si mas identificaciones inapropiadamente manejadas habían sido localizadas.

Seagraves dijo que Iafrate dijo a los funcionarios del MCSO que dirían: “no”al monitor, mientras que Iafrate investigaba si las 1.500 identificaciones caían bajo la orden del Juez Snow.

Durante una reunión posterior con el monitor, Seagraves dijo, se les preguntó a los representantes de MCSO, de hecho, si se habían encontrado otras identificadores.

Capitán Bailey respondió, “No,”  como Seagraves les instruyó.

El monitor se enteró de las identificaciones a través de otro empleado del MCSO. Eventualmente esto fue puesto en el conocimiento del juez Snow, quien ordenó que las 1.500 identificaciones fueran incautadas por los Marshals de Estados Unidos.

Durante la audiencia del jueves, el Juez Snow llevó a cabo dos o tres conferencias con todos los abogados del caso, un espectáculo divertido, con 15 de ellos hacinados alrededor de un lado del podium del Juez.

Como resultado, el Juez Snow anunció que parte del testimonio Seagraves se daría en sobre sellado, desocupando la sala del tribunal durante aproximadamente una hora.

Cuando se volvió a abrir la sala de audiencias, el Juez Snow dijo que consideraría el asunto y tomaría una decisión en cuanto a si la información debe permanecer bajo sello.

El resto de los testimonios de Seagraves se centraron principalmente en proceso de investigaciones internas de la MCSO, y los posibles remedios para sus deficiencias.

Curiosamente, Arpaio, durante su breve tiempo en el stand, señaló que estaría dispuesto a aceptar una expansión del poder del monitor sobre el proceso de investigaciones internas.

“Cualquier cosa es posible cuando se administra una gran organización”, dijo Arpaio.

El abogado Young le preguntó Arpaio sobre su oposición en el pasado para tener un monitor. En ese momento, el Juez  interrumpe el intercambio.

El Juez Snow declaró que si pensaba que el monitor era necesario para tener una mejor resultado de las investigaciones internas relacionadas con Melendres, que ordenaría que se hiciera..

“No me importa si al sheriff le gusta o no”, dijo.

Así que, ¿cuál fue el testimonio bajo sello?

Mi conjetura es que tiene que ver con la investigación criminal detective Mackiewicz, en relación con las acusaciones de que él abultaba de su pago de horas extras, mientras estaba “investigando” en Seattle y sobre en la preparacion de una computadora por Montgomery.

Documentos judiciales indican que al menos parte de la investigación de Mackiewicz está siendo manejada por la Oficina del Fiscal General de Arizona.

De acuerdo con una transcripción de los procedimientos judiciales, Iafrate señaló la participación de la Oficina del Fiscal  en una audiencia del 31 de julio frente al Juez Snow, donde declaró que la Fiscalía estaba involucrada en una “persecución penal” del asunto.

A petición de Iafrate, el Juez selló esa audiencia porque Iafrate estaba preocupada de que si la información se hacía pública, se pondría en peligro la investigación.

El Juez Snow quitó el sello de esa audiencia y de otra de agosto, después que la portavoz de MCSO Lisa Allen me confirmó que Mackiewicz estaba bajo investigación criminal, y cite sus comentarios en mi columna semanal.

Mackiewicz está en retiro administrativo pagado y vigorosamente ha negado cualquier irregularidad

Seagraves tenía mucho que decir sobre Mackiewicz en la declaracion de 339 páginas que la defensa hizo pública como parte del expediente judicial, y en el pasado, la corte había sellado porciones de una audiencia previa.

Teniendo en cuenta que la defensa misteriosamente públicó todas las declaraciones de Seagraves, en lugar de sólo las partes necesarias para sus argumentos, no veo cómo la defensa puede poner al genio en la botella ahora.

A Seagraves se le permitió retirarse como testigo al final del día, aunque los demandantes se reservan el derecho de llamarla de nuevo.

El viernes, Arpaio estará de vuelta en el estrado, probablemente durante todo el día, comenzando a las 9 de la mañana.

Para tweets durante los recesos de las audiencias de desacato, sigue @StephenLemons o busca #ArpaioContempt on Twitter.

Publicado con permiso del Phoenix New Times