Archivos de Arpaio Noticias Frontera Fund

Arpaio y 3 Subordinados son Referidos a Corte Criminal y Podrían Enfrentar la Cárcel

sheriff-joe-arpaio-blankstare
Stephen Lemons
Written by Stephen Lemons

El invierno ha llegado temprano para el Alguacil Joe Arpaio.

En la tarde del viernes, el Juez Federa Judge G. Murray Snow emitió su muy esperada orden de posibles cargos criminales para Arpaio, su Jefe Adjunto, el anterior director del Buró de Estándares Profesionales, el Capitán Bailey, y la anterior abogada de Arpaio, Michele Iafrate.

En la orden de  32 paginas, el Juez Snow pidió que el Fiscal por Arizona, John Leonardo, persiga a los 4 por presunto desacato criminal. Como le es requerido al Juez Snow bajo Ley Federal, el refirió el asunto a otro juez Federal, que será elegido aleatoriamente.

No mucho despues de que el Juez Snow emitía su juicio, un numero de caso criminal fue asignado a United States v. Joseph M. Arpaio, et al., donde un juez será seleccionado para el caso,- de acuerdo con el bloguero  Mitch Martinson de Arizona’s Politics, esa sería la Juez de Distrito de los Estados Unidos  Susan R. Bolton, famosa por bloquear en el 2010 la famosa ley anti-inmigrante SB 1070. (A menos que la Juez Bolton se disculpe del caso por alguna razón.)

Si el Fiscal de los Estados Unidos Leonardo declina el perseguir el caso, él debe informar al Juez de la decisión para que un Fiscal especial deba ser designado, si el juez decide a hacerlo. El posible castigo para el desacato criminal puede ser 6 meses en la cárcel- o más si los cargos de desacato son considerados felonías en vez de crímenes menores

El Juez Snow ya declaró a Arpaio y Sheridan culpables de desacato civil en su corte en mayo de este año, encontrando que los dos hombres habían “deliberadamente” y “voluntariamente” desafiado sus órdenes derivadas del caso de derechos civiles  Melendres v Arpaio, en el cual el Juez Snow había encontrado a Arpaio y al MCSO culpable de discriminación racial generalizada en contra de latinos.

El intencional desafío es la línea que vuelve el caso de cargos civiles a criminales bajo ley federal, y Arpaio y Sheridan cruzaron esa línea mucho tiempo atrás, de acuerdo con el Juez Snow.

Ya en diciembre del 2011, el Juez Snow emitió una orden preliminar – que más tarde se hizo permanente – donde MCSO no podía hacer cumplir las leyes de inmigración civil y no podía detener a las personas únicamente por la sospecha de que pudieran estar en el país sin autorización (que, en sí, no es un crimen).

Pero Arpaio se burló del juez, declarando públicamente que iba a continuar haciendo cumplir las leyes de inmigración y entregar a los extranjeros no criminales a la policía federal, diciendo que tenía una “política de puerta trasera” para evitar las órdenes del juez.

“Abogados y miembros de su comando le aconsejaron al Alguacil Arpaio, repetidamente, lo que era necesario para cumplir con la orden,” el Juez Snow escribe en su decisión. Sin embargo, “[Arpaio] continuó dirigiendo sus jefes adjuntos para arrestar y entregar a personas no autorizadas [a la agencia de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos] o la [Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos].”

El Juez Snow encontró que Arpaio y Sheridan ignoraron intencionalmente su orden durante 17 meses. De hecho, durante una reciente audiencia en el caso, la organización Unión Americana de Libertades Civiles, ACLU, que representa a la clase demandante de los latinos en el condado de Maricopa, reveló que tenía evidencia de que MCSO todavía no está en pleno cumplimiento de la orden judicial. Como resultado, el Juez Snow invitó a los abogados del ACLU para presentar una moción de otra posible audiencia de desacato civil.

Además, el Juez Snow dictaminó que tanto Sheridan como Arpaio habían ocultado pruebas que el Juez Snow había ordenado a ser entregadas al monitor designado de la corte. En un caso, esto implicó que 50 unidades de disco duro de material perteneciente a la supuesta investigación de Seattle, que involucró la investigación de una conspiración inexistente en contra del Alguacil (y que supuestamente implicaba al Juez Snow y muchos otros) con la ayuda de un supuesto gurú de la informática contratado por Arpaio.

Cuando el monitor tuvo conocimiento de la existencia de los discos duros, el Juez Snow ordenó su confiscación a través del US Marshal. Del mismo modo, cuando  MCSO no presentó más de 1,459 identificaciones, muchas apropiadas ilegalmente de los latinos durante paradas de tráfico, y trató de ocultarlas del monitor de la corte, el Juez Federal ordenó que estos también fueran asegurados por el US Marshal. En el caso del capitán Bailey, el supuestamente mintió al monitor de la corte acerca de la existencia de las identificaciones, diciendo que se había hecho con el asesoramiento de la abogada del MCSO Iafrate. Pero la abogada Iafrate negó que hubiera dicho a  Bailey, Sheridan, y otros de engañar al monitor de la corte sobre la existencia de las identificaciones, si se les preguntaba directamente.

El Juez Snow no se tragó sus excusas. Bailey “conocía los requisitos de las órdenes de esta Corte,” e incluso si Iafrate le pidió mentir al monitor de la corte, que es un brazo de la corte, “[un] consejo de abogado en estas circunstancias no constituye una defensa a un cargo de desacato criminal. “En cuanto a la abogada Iafrate,” asesorar a un cliente de violar las órdenes de un tribunal se califica como desacato criminal”.

Pero las acusaciones en contra del Capitán Bailey y la abogada Iafrate son suaves al lado de las malas acciones de los verdaderos potentados de la mentira, Arpaio y Sheridan. Durante una audiencia de junio el Juez Snow dijo que Arpaio y Sheridan habían cometido perjurio durante su testimonio de 21 días de desacato civil en 2015.

Sheridan supuestamente ha hecho declaraciones falsas a la corte y al monitor en más de una ocasión, que sería imposible repetir aquí por su longitud. Por ejemplo, después de que ordenó a un subordinado de enviar un correo electrónico masivo sobre los vídeos que los agentes del MCSO habían grabado durante paradas de tráfico – contraviniendo las órdenes del Juez Snow para recoger todos los videos discretamente – Sheridan mintió al monitor, culpando a su subordinado de la orden, hasta que finalmente tuvo que admitir haber dado la orden de enviar el correo electrónico él mismo.

Ambos hombres mintieron al tribunal acerca de la intención y el alcance de la investigación financiada llamada Seattle-RICO, expuesta por primera vez por el New Times en 2014. El Juez Snow se enfrentó de una manera notable a Arpaio haciendo referencia al artículo del New Times sobre la fraudulenta investigación de Seattle, cuando Arpaio estaba testificando ante él durante el juicio desacato civil del 2015. Cuando el Juez Snow le preguntó si lo estaba investigando o investigaba una conspiración que lo involucraba, Arpaio dijo que no. Pero montañas de pruebas y evidencia  presentadas durante el juicio contaron una historia diferente.

En la orden del  viernes el Juez Snow explica que bajo la ley federal, no puede utilizar el presunto falso testimonio de los dos hombres como base para su remisión a desacato criminal. Sin embargo, él invita al Procurador de los Estados Unidos para explorar la posibilidad de cargos criminales, para ambos hombres sobre la base de perjurio y obstrucción de la justicia.

El Juez Snow escribe:

Esta Corte ha encontrado, conforme a la norma civil de prueba, que el Sheriff Arpaio y Director Adjunto Sheridan efectuaron deliberadamente una serie de declaraciones falsas bajo juramento. También hay causa probable para creer que muchas, si no todas las declaraciones fueron hechas en un intento de obstruir cualquier investigación sobre más irregularidades o negligencias… Por lo tanto, aunque el falso testimonio puede proporcionar una base potencial para una persecución penal, no puede ser considerado separadamente como desacato.

Además de su falta de honradez, Arpaio y Sheridan manipularon el sistema de asuntos internos para “crear resultados predeterminados”. También retuvieron material e información a los abogados de la clase demandante e hicieron todo lo posible para bloquear las soluciones impuestas por el Juez Snow para evitar seguir el patrón de discriminación por perfil racial de MCSO. El Juez Snow observa en su orden que Sheridan y Arpaio tienen “una historia de ofuscación y  subversión de las órdenes de este Tribunal que es tan antigua como este caso y que no se detuvo después de que ellos mismos se convirtieron en sujetos de desacato civil.”

El Juez Snow observa que su monitor ha reportado que después de tres años desde que la Corte ordenó una larga lista de reformas internas graduales para la MCSO, “el Alguacil ha realizado sólo el cumplimiento de 63% de sus obligaciones de la Fase I y el 40% de sus obligaciones en la Fase II . “El Juez Snow cita a su monitor, Robert Warshaw, para afirmar que” seguimos encontrando apoyo, de bien intencionados, personal civil y oficiales juramentados  de las unidades administrativas y de operación de MCSO. Lo que falta es el compromiso firme e inequívoco de reforma por parte del equipo de liderazgo de MCSO – más notablemente el Alguacil Arpaio y el Director Adjunto”.

El juez escribe que ver como Arpaio “arrastra los pies” al implementar las reformas ha causado el revisar y endurecer los remedios del tribunal para MCSO, lo que aumenta las funciones del monitor “a expensas de los contribuyentes del condado.”

“Existe de poca a ninguna consecuencia personal para el Alguacil”, escribió el Juez Snow,  señalando que el Condado de Maricopa indemniza a servidores públicos por desacato civil y al propio sheriff, como funcionario electo, las penalidades no se llevan a cabo con el mismo estándar como un jefe adjunto ordinario. El alguacil “por lo tanto no está sujeto a la política de disciplina del MCSO o al recurso civil de esta Corte,” el Juez Snow se lamenta, y agrega: “Esta falta de consecuencia personal sólo anima a su continuo incumplimiento.”

Queda por verse si Arpaio, que ahora tiene 84 años, sufrirá una “consecuencia personal,” al menos política de sus acciones. Aunque las encuestas recientes dan al rival de Arpaio, el demócrata Paul Penzone, una ligera ventaja en su desafío para el puesto de alguacil, este liderazgo se mantiene dentro del margen de error, y el último informe de finanzas de campañas de Arpaio mostró que cuenta con  $ 4.1 millones de dólares en la mano, en comparación de $ 138,000 Penzone.

El Juez Snow parece pensar que Arpaio va a ganar la reelección, y utiliza la resistencia de Arpaio en el cargo como una razón por la que el asunto debe pasar a su fase penal para el Alguacil: Arpaio “puede estar a cargo de MCSO en el futuro previsible”, y el juez tiene ” agotadas todas las otras opciones para obtener el cumplimiento “.

Existe también el desánimo por de ser un año de elecciones, y la desilusión de que la oficina local del Fiscal de los Estados Unidos se ha ganado la reputación de inacción. Añade a esto el ritmo de tortuga del poder judicial federal, además de la edad de Arpaio, y muchos enemigos de Arpaio no tienen ninguna garantía de que se haga justicia. Es por eso que la decisión del Juez Snow, aunque bienvenida, sigue siendo insatisfactoria en muchos niveles.

También es decepcionante, teniendo en cuenta que en una audiencia de junio en el caso, el Juez Snow telegrafió, aparentemente por enésima vez, que iba a poner en cinta a Arpaio y a Sheridan. Sólo las derivaciones penales para Iafrate y Bailey abrigaban alguna duda.

En una orden separada, el Juez Snow detalla un plan para la compensación de las personas detenidas por la violación del MCSO del mandato de la corte. Esto implica la creación de un fondo de $ 500,000 (para empezar) por parte del condado, y, para los que puedan demostrar que fueron detenidos ilegalmente, un sistema de arbitraje con posibles premios de entre $ 500 a $ 10,000, dependiendo de la cantidad de tiempo que la persona fue detenida y otros factores.

En esa orden, el Juez Snow  negó una solicitud de los demandantes de que Arpaio se viera obligado a financiar parte de la compensación de su propio bolsillo, escribiendo que los demandantes “proporcionan autoridad legal insuficiente para ese paso”, y que “suponiendo que la Corte tenía la autoridad para tomar su juicio contra Arpaio en su capacidad oficial… parece proporcionar sólo un beneficio simbólico en el mejor de los casos”.

Pero los símbolos son importantes, también. Arpaio carece de vergüenza por sus malas acciones en el cargo. Y después de soportar más de 20 años de su gobierno, muchos en el Condado de Maricopa se conformaran con cualquier símbolo que puedan conseguir. Por desgracia, tal como están las cosas, la espera sólo se hace más larga.