Archivos de Arpaio

Arpaio y Zullo Se Empeñaban en Involucrar al Juez, Testifica Sargento

arpaiowed1200
Stephen Lemons
Written by Stephen Lemons

El Alguacil Joe Arpaio sufrió otra ronda incriminatoria de testimonios el viernes pasado durante el juicio por desacato a la corte, cuando el detective del MCSO de la llamada “investigación de Seattle” explicó cómo Arpaio y el voluntario “posse” de casos fríos” el mandamás Mike Zullo utilizó un informante confidencial para investigar al Juez federal G. Murray Snow.

El Sargento Travis Anglin, quien trabajó en el caso con Zullo y el Detective Brian Mackiewicz durante los primeros cinco meses de 2014, describió a un Arpaio enfocado en conseguir información condenatoria en contra del Juez Snow. Esto, a pesar de la supuesta intención de la investigación para averiguar si la CIA había “cosechado ilegalmente” información personal de los ciudadanos estadounidenses.

Bajo interrogatorio por el abogado de los demandantes Michelle Morín, Anglin explicó cómo tuvo conocimiento de la investigación que involucra al informante confidencial de Seattle Dennis Montgomery el 30 de diciembre de 2013, cuando su superior, el capitán Steve Bailey, le presentó a Zullo en las oficinas de investigaciones especiales de la MCSO.

Zullo dio a Anglin un discurso de que el sargento oiría repetidamente muchas veces en las próximas semanas y meses, sobre la forma en que Montgomery, un supuesto genio de las computadoras y ex subcontratista de varias agencias gubernamentales, poseía “discos duros robados por Montgomery de la CIA.”

Anglin dijo que desconfió de Montgomery desde el principio, sobre todo después de leer varios artículos en línea que presentan a Montgomery de una manera negativa.

Sin embargo, Zullo expresó confianza en Montgomery. Zullo envió a Anglin e-mails de Montgomery y envió mensajes de texto acerca del informante confidencial.

Los textos de Zullo expresaban entusiasmo de ir en contra del Juez Snow, quien había encontrado al MCSO culpable de la discriminación racial en mayo de 2013, ordenando  en octubre de ese año al MCSO a acatar varias reformas bajo la atenta mirada de un monitor designado por la corte.

Anglin dijo que guardó los textos a través de capturas de pantalla de su teléfono. En una  de ellas enviada fines de diciembre de 2013, Zullo comentaba sobre un archivo que había enviado a Anglin.

“Recibí esto de OZ hace poco tiempo”, escribe Zullo. “Él está analizando las llamadas de teléfonos celulares y luego la línea vuelve a la participación de Juez Snow. Las cosas parecen prometedoras.”

“OZ” era nombre en clave de Zullo (muy irónico) para Montgomery, dijo Anglin.

En otro texto para Anglin que Zullo envió a principios de enero de 2014, menciona que Arpaio “me llama casi todos los días queriendo las ultimas noticias.” Él le dice a Anglin que Arpaio quiere reunirse con ellos en la oficina del Alguacil “mañana a las 3:00 pm para revisar esta información.”

Anglin, dijo que la reunión de enero 2014 incluyó a los abogados de Arpaio, Tim Casey, John Masterson, y Joe Popolizio, así como al Jefe Adjunto Jerry Sheridan, Bailey, Arpaio, Anglin y Zullo, con Montgomery en un altavoz del teléfono, llamando desde Seattle.

Parte de las discusiones involucró la línea de tiempo y un diagrama de flujo producido por Montgomery, mencionando al Juez Snow varias veces en referencia a una conspiración en contra Arpaio y mezclando la  inexistente participación del Departamento de Justicia de Estados Unidos, la firma de abogados Covington and Burling y varias otras personas y entidades.

El sargento recordó ser la única persona en la reunión que preguntó a Montgomery cómo llego a incluir estos nombres mencionados en las casillas de la tabla de flujo.

Montgomery dió a los reunidos un cuento sobre los nombres que eran parte de la información recolectada por la CIA.

“[Montgomery] dijo mucho” Anglin señaló, “pero [al mismo tiempo] no dijo nada.”

El testimonio de Anglin es congruente con la información en partes de su deposición publicados recientemente por los demandantes.

El veterano de 18 años del MCSO describió cómo, en la reunión, Arpaio preguntó a Montgomery, al parecer, en tono de broma, por qué no había sido asesinado por la CIA, teniendo en cuenta todos los datos de los que tenia posesión.

Después de la reunión, Anglin enfrentó a Sheridan con los artículos escritos sobre Montgomery y sus “problemas de credibilidad.” Anglin preguntó a Sheridan si él le estaba ordenando investigar a un juez federal.

Anglin dijo Sheridan le dijo que, de ninguna manera estaba  investigando al Juez Snow o el certificado de nacimiento del presidente Obama.

Pero Sheridan dijo a Anglin que no le dijera a Zullo lo mismo. Y hasta donde Anglin sabe, a Montgomery nunca se le dio una orden de no investigar el Juez Snow.

El sargento describió la especial relación de Zullo con el Alguacil, y cómo Zullo “tenía el oído del sheriff” y de que Arpaio tomaría el consejo de Zullo su propio consejo, por ejemplo.

Zullo y el Alguacil hablaban “todos los días o casi todos los días” por teléfono. En un momento dado, Anglin dijo que tuvo éxito en la remoción de Zullo del caso de Seattle. Incluso dijo a Zullo no iba a volver a Seattle, y luego informó a Arpaio y Sheridan acerca de lo que había hecho.

Arpaio pareció aceptar su decisión, pero después, Arpaio permitió a Zullo volver al caso.

Anglin dijo que él viajaba a Seattle “dos o tres veces al mes” a veces por una semana a la vez, a partir de su primera reunión con Montgomery el 11 de enero de 2014.

Él dijo que informaba a Arpaio después de cada viaje  “de 30 minutos a una hora.” Si Anglin no se reunía con el Alguacil de manera oportuna después de un viaje, el Alguacil lo llamaba.

Anglin dijo que el “regresaba con cualquier cosa que Montgomery hubiera producido”, tales como registros telefónicos, hojas de cálculo y números de teléfono. O le daría al Alguacil “La excusa Montgomery” por qué no había llegado más información.

Durante las reuniones, Arpaio  solía preguntar, “si cualquier información de Montgomery se refería al Juez Snow”.

Pero, Anglin dijo que nunca lo hizo.

“Generalmente, yo evitaba esas conversaciones,” dijo Anglin de los tiempos en que Arpaio exigía involucrar al Juez Snow para desacreditarlo.

El Alguacil vio a Anglin en la sede de MCSO una vez durante el período que estaba trabajando en la investigación de Seattle. Cuando Arpaio le preguntó qué estaba haciendo en Arizona, Anglin le dijo a Arpaio que todavía tenía una unidad del MCSO que supervisar.

Arpaio le dijo que la operación de Seattle “es más importante que tu unidad.”

A pesar de que Anglin hacia entregas de los pagos en efectivo a Montgomery a cambio de la información proporcionada, el informante confidencial estaba en constante necesidad de dinero. El informante confidencial pidió una vez que MCSO pagara su factura de Internet. Y cuando Anglin lo conoció, Montgomery hizo una petición para un pago adicional de $100 mil para que pudiera construir un superordenador.

Anglin dijo que MCSO nunca dio a Montgomery los $ 100.000. Aun así, Sheridan ha testificado que él aprobó la compra de $ 50.000 en equipo computacional para Montgomery.

De acuerdo a los registros del MCSO, a Montgomery se le pagó más de $ 120.000. Sheridan ha declarado que toda la operación costó $ 250.000, pero mis fuentes dicen que el total puede ser hasta cuatro veces esa cantidad.

En una reunión donde Zullo estuvo presente, Anglin expresó al Alguacil sus preocupaciones acerca de la dirección de la investigación, diciendo  que la operación “no pasaría la prueba de titular de periódicos.”

Zullo no estuvo de acuerdo y Arpaio ordenó a Anglin continuar con el caso.

Las cosas llegaron a un punto crítico en mayo de 2014, cuando Anglin aconsejó Arpaio a “distanciarse de Zullo y Dennis Montgomery.”

¿La respuesta de Arpaio?

“Me preguntó quién coño me pensaba que era”, dijo Anglin. “Luego me dijo que Zullo era un hombre inteligente que había` resuelto “el caso del certificado de nacimiento de  [Obama].”

El 21 de mayo de 2014, Sheridan llama Anglin para decirle que “el Alguacil ya no me quería en el caso.”

Pero en julio de 2014, Anglin ayudó a Mackiewicz con un proyecto relacionado, analizando “una muestra de 40 a 50 nombres” de la lista de “víctimas” de la supuesta extracción ilegal de registros bancarios personales en el Condado de Maricopa proveniente de datos proporcionados por Montgomery.

Anglin dijo que la mayoría de estas personas fueron contactadas y gran parte de la información fue verificada.

Sin embargo, había un nombre que no estaba en ninguna lista, según la información de Anglin: El del Juez G. Murray Snow.

Anglin dijo que nunca vio ni oyó el nombre del Juez Snow en relación a los supuestos datos bancarios que la CIA supuestamente había cosechado. Tampoco el Juez Snow fue contactado por MCSO.

Sin embargo, Arpaio ha declarado que la información sobre el Juez Snow estaba en la lista de los 150.000 nombres de víctimas de robo de identidad.

Durante el interrogatorio, el abogado defensor Joe Popolizio hizo todo lo posible para enturbiar las aguas, logrando que Anglin admitiera que él no había examinado cada uno de las “decenas de miles” de nombres en la lista de las víctimas del Condado Maricopa.

Dado el profundo involucramiento de Anglin en la investigación Seattle, parece poco probable que Anglin nunca pudo haber oído el nombre del Juez Snow conectado a la información bancaria. Es decir, si el testimonio anterior de Arpaio fuera veraz.

Arpaio repetidamente ha declarado que el Juez Snow era uno de muchos jueces locales en la lista de víctimas de Montgomery. Aunque Arpaio sólo pudo recordar el nombre del Juez Snow, no las de otros jueces. Y el Alguacil admitió que el Juez no se había sido contactado por MCSO sobre su estatus como supuesta víctima.

El Juez Snow preguntó a Anglin si Zullo  se había quedado atrás para discutir el asunto del certificado de nacimiento de Obama con Montgomery cuando Anglin y Mackiewicz salieron de la habitación en Seattle. Anglin dijo que sí.

Popolizio pidió a Anglin a resumir el objetivo de la investigación Seattle.

“Para determinar si la CIA había cosechado ilegalmente información del público estadounidense”, dijo Anglin. “Y si Dennis Montgomery estaba en posesión de esa información”.

Lo que significaría MCSO estaba investigando a la CIA, de acuerdo con esta historia.

Al principio de su testimonio, Anglin habló de la “conversación informal” que Montgomery tuvo con la Oficina del Procurador General de Arizona, bajo la dirección del anterior procurador Tom Horne.

Arpaio mismo ha testificado que él programó dos o tres de estas reuniones en la oficina del Fiscal General y asistió a una. El objetivo, él confirmó, era conseguir inmunidad para el informante confidencial de parte del Fiscal General.

En mayo, confirmé con la nueva administración que había habido una reunión con Montgomery en la oficina del Fiscal General el 11 de diciembre de 2013.

¿Porque Montgomery necesitaba inmunidad?

Debido a la preocupación de que Montgomery pudo haber adquirido las 50 unidades de disco duro de manera ilegal.

Ahora, los expertos contratados por MCSO han dicho que los discos duros no tienen ningún valor y no contienen información importante.

Anglin, dijo que a Montgomery le fueron dado plazos para demostrar que él tenía datos recolectados por la CIA. El sargento le consiguió a Montgomery una extensión de su fecha límite en cierto momento. Pero Montgomery nunca produjo la información prometida, y la oferta de la inmunidad aparentemente caducó.

El testimonio de Anglin el viernes demostró que Arpaio y Sheridan se esforzaron mucho (y profundamente) para elaborar una historia de portada sobre la investigación de Seattle, incluso operando investigaciones paralelas, para ocultar las pistas de la investigación sobre una conspiración que involucra al Juez Snow.

Otros declararon el viernes. El teniente Joe Sousa terminó su testimonio desde el día anterior, y el ex investigador de asuntos internos sargento David Tennyson estuvo en el estrado al final del día.

Las audiencias de desacato a la corte de Arpaio están previstas en reanudar mañana martes, 13 de octubre a las 9 am.

Sigue los tweets de @stephenlemons y @fronterafund para la ultima informacion sobre las audiencias.

Publicado con permiso del Phoenix New Times

Traduccion Carmen Cornejo