Colibrí Centro de Derechos Humanos

La frontera sur de la nación se ha convertido en un osario repleto de restos no identificados de migrantes. A pesar de que la inmigración no autorizada ha mostrado tendencias decrecientes o permanece estadísticamente plana, el índice de muertes de migrantes sigue siendo desproporcionadamente elevado. La razón: Los migrantes perecen al aventurarse en terrenos cada vez más aislados y traicioneros, para evitar la aprehensión. A pesar de que algunos de los restos son recogidos y almacenados en refrigeradores y marcados no identificados, las familias tardan años para identificar a sus familiares desaparecidos. Algunas familias no los han encontrado todavía.

El Centro Colibrí para los Derechos Humanos, en la encrucijada de la ciencia de vanguardia y los derechos humanos, busca ayudar a estas familias con su Proyecto de Migrantes Desaparecidos. Colibrí produce informes forenses de las familias; coordina con grupos sin fines de lucro y antropólogos forenses; organiza los datos de las pistas de los muertos y desaparecidos en toda la frontera México-EE.UU; y ayuda a los médicos forenses a identificar los restos, que a menudo son devueltos a las familias.

“Nuestro trabajo desafía el concepto de que las vidas (de los inmigrantes) no importan”, dice la Directora Executiva Robin Reneike. “Nosotros hacemos eso cada día. Estamos peleando por la vida de los inmigrantes, y ayudando a sus familias en la tarea de reclamarlos como personas reales”, concluyó.

colibricenter.org