Noticias Frontera Fund

Como Ayudar a los Refugiados a Salir del Infierno

Fotosearch_k30802536

Millones de refugiados están huyendo terrible violencia en Centroamérica. Esto es lo que los Estados Unidos – y usted – puede hacer para ayudar.

Algunas partes de América Central se parecen el mismo infierno – un submundo dominado por demonios de los narco-cárteles  donde el asesinato, la violación esclavizan a la gente a través de la violencia y la drogadicción. Estos demonios coluden con policías y funcionarios corruptos del gobierno para desatar el caos con impunidad.

Millones de hombres, mujeres y niños centroamericanos han huido de esta pesadilla. Desde 2010, los Estados Unidos y México han aprehendido casi 1 millón de inmigrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras. De ellos, 800.000 han sido deportados, incluyendo más de 40.000 niños. Muchos deportados han sido asesinados a su regreso.

La respuesta de los Estados Unidos ha sido, en gran medida, de exasperación. Muchos estadounidenses ven a los menores que cruzan nuestra frontera sin sus padres como pequeños demonios – diablillos no deseados con las manos extendidas, pidiendo dádivas. Los que quieren resolver el problema se enfrentan a una pregunta abrumadora: ¿Cómo se reforma al mismo infierno?

“Si Estados Unidos es serio acerca de ayudar a Guatemala, Honduras y El Salvador, no debe ser tímido para exigir cambios estructurales.”

Hemos elaborado una lista de las maneras que puedes ayudar personalmente a los refugiados centroamericanos, además de las acciones que los Estados Unidos puede tomar para ayudar a los solicitantes de asilo que tocan nuestra puerta y garantizar que, en el futuro, no tendrán que huir.

  • Ofrecer tu tiempo como voluntario y/o donar dinero al Proyecto Florence de Derechos de los Refugiados e Inmigrantes. Esta organización sin fines de lucro con sede en Arizona ofrece representación legal sin costo y presentaciones de Conozca sus Derechos a los migrantes adentro de los centros de detención, incluyendo a los menores no acompañados procedentes de América Central.
  • Apoyar a Niños Necesitados de Protección (KIND), una organización sin fines de lucro con sede en Washington, que representa a niños inmigrantes y refugiados no acompañados.
  • Escribe una carta a tus representantes en el congreso de los Estados Unidos para pedirles que los Estados Unidos deje de pagar a México millones de dólares para deportar a los centroamericanos, y aumentar el número de refugiados permitidos en los Estados Unidos a los niveles autorizados antes del 11 de Septiembre del 2001, y proporcionar ayuda estratégica para Centroamérica. En su sitio web, Sonia Nazario, autora del libro El Viaje de Enrique, ganador del Premio Pulitzer, proporciona un ejemplo que puedes utilizar para elaborar la carta.
  • Recibir en tu hogar a un niño refugiado. Este es un gran compromiso y requiere un proceso de certificación largo, pero para muchas personas, la familia es el mejor regalo que pueden dar. El Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados conecta a aspirantes a guardianes legales con los programas de refugiados de menores en todo el país.
  • El gobierno de Estados Unidos debe apoyar a las organizaciones religiosas que proveen santuario a los refugiados centroamericanos. En la década de 1980, el Reverendo John Fife comenzó el Movimiento Santuario para albergar centroamericanos refugiados de la guerra civil, en las iglesias y templos. Desde entonces co-fundó No Más Muertes, que proporciona refugio temporal y las necesidades básicas a los migrantes en un campamento en la zona fronteriza y en Southside Presbyterian Church de Tucson. Pero el gobierno de Estados Unidos considera algunas de estas actividades caritativas ilegales y a menudo las debilita. En su lugar, el gobierno debe alentar a los grupos religiosos para patrocinar refugiados.
  • Al igual que el sistema europeo para responder a los refugiados sirios, los Estados Unidos deben organizar un sistema para el envío de los refugiados centroamericanos en todo Estados Unidos, Canadá, y los países latinoamericanos más seguros.
  • Según el Dr. Kevin Casas-Zamora del centro de Diálogo Interamericano, los Estados Unidos deben financiar la Alianza para la Prosperidad en el Triángulo del Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras). El Congreso está considerando actualmente apoyo a la alianza, cuyo objetivo es estimular los sectores productivos de los países, el desarrollo de oportunidades de trabajo para las personas, y reconstruir las instituciones judiciales.
  • Los Estados Unidos también debe ayudar a los países centroamericanos a impulsar sus economías mediante el fomento de acuerdos de libre comercio, según Casas-Zamora. Además, nuestro país debe trabajar con Centroamérica para desarrollar proyectos de energía renovable y de tecnología que pueden fortalecer sus economías a largo plazo.
  • El Salvador, Guatemala y Honduras deben trabajar de forma independiente para eliminar la corrupción y fomentar los controles en sus gobiernos. Pero los Estados Unidos también puede insistir en que estos países reformen sus sistemas de aplicación de procedimientos y de derecho e introducir una reforma fiscal avanzada. “Si Estados Unidos es serio acerca de ayudar a Guatemala, Honduras y El Salvador”, dice Casas-Zamora, “no debe ser tímido para exigir esos cambios estructurales”.

Para obtener más información sobre lo que puedes hacer para ayudar a los refugiados centroamericanos, visite esta página de recursos y guías de la socióloga y experta Elizabeth Kennedy.