Guías

Cómo Buscar y Encontrar a un Buen Abogado de Inmigación

Fotosearch_k26572903
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

Muchos inmigrantes se muestran renuentes a contratar los servicios de un abogado de inmigración y sólo lo hacen si están en peligro inminente de deportación.

Sin embargo, un buen abogado vale cada dólar que se paga por sus servicios y puede salvar a la persona de la detención y la deportación.

Por el contrario, un mal abogado (o en el peor de los casos, un fraudulento “notario” que se hace pasar por abogado) puede poner a las personas en problemas con  los servicios de inmigración de los Estados Unidos –USCIS (United States Citizen and Immigration Services), tomar el dinero que tanto trabajo les costó reunir y arruinar las oportunidades de estar en los Estados Unidos.

Un abogado de inmigración en los Estados Unidos es un profesional que tiene un doctorado en Jurisprudencia llamado Juris Doctor y quien además se ha especializado en leyes de inmigración. Este individuo ha pasado un riguroso examen con la barra de abogados, ha sido aceptado, como buen miembro de la asociación de la barra de su estado, y se apega a los códigos de ética de esa asociación.

Contratar los servicios de un buen abogado es una tarea real que requiere cierto conocimiento.

Lacey and Larkin Frontera Fund hace esta tarea un poco más fácil al crear esta guía para ayudar a las personas a seleccionar a un profesional quien pueda dar buen servicio:

Tómate tu tiempo. Si tu situación de inmigración puede estar en peligro en cualquier momento, o para ponerlo más directamente, a menos que seas ciudadano de los Estados Unidos, debes de tomar tiempo de investigar y buscar a un buen abogado de inmigración antes de que enfrentes una amenaza de deportación.  Es más fácil y menos riesgoso si tú te das tiempo de investigar y comparar las credenciales profesionales y los servicios, en vez de contratar a alguien desde la cárcel o desde un centro de detención.

Aléjate de los Estafadores. Probablemente ya estas familiarizado con el termino Notario. Los notarios en los países latinoamericanos son abogados, pero esto no es el caso en los Estados Unidos. Algunos estafadores se aprovechan de esta situación y se hacen llamar “notarios” pero carecen las habilidades de realizar trabajos de inmigración.  No seas víctima de un fraude.

Checa en las credenciales profesionales antes de darle dinero al alguna persona y contratarlo o contratarla.

Busca referencias, pero con precaución. Pregunta a familiares y amigos sobre buenos abogados. Sin embargo, sé cauteloso debido a que algunos abogados pagan a personas para recomendar sus servicios. Busca referencias sin compromiso.  También puedes usar el sitio web de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración- American Immigration Lawyer Association (AILA) para obtener los nombres de abogados en tu área.

Verifica las credenciales de los abogados. La mejor manera de asegurarse de que las persona es calificada para manejar casos de inmigración es checar su nombre en el sitio web de la Barra de Abogados de tu Estado.  Aquí está la liga para el sitio web de la Asociación de la Barra de Abogados de Arizona donde puedes poner el nombre del abogado en la sección “Find a Lawyer” y obtener información específica sobre su práctica, incluyendo si esta persona ha sido sujeta a acciones disciplinarias.

Entrevista a varios abogados. Antes de seleccionar a un abogado, habla con unos cuantos. Favorece al abogado que describe tu situación de una manera realista, incluyendo riesgos y oportunidades. Ten en mente que las entrevistas pueden costarte.

Haz preguntas. Prepárate a hacer preguntas, no sólo relacionadas con tu caso, pero sobre pagos sobre servicios, comunicación entre él o ella y sus ayudantes legales. No temas hacer preguntas sobre su experiencia profesional.

Con el tiempo, recursos y conocimiento a tu lado, tú estarás preparado para hacer una decisión educada mientras buscas un profesional para tu caso.