Noticias Frontera Fund

Como los Muros Incrementan la Inmigración

Border Wall
El muro fronterizo cerca de Sasabe, Arizona. Foto: Carmen Cornejo para Frontera Fund

Alguien debería mandarle a Donald Trump y a Viktor Orbán un memo.

Mientras que el candidato presidencial clama por una muralla fronteriza de 2,000 millas, y el Primer Ministro Húngaro manda poner alambres de púas en la frontera con Serbia, un par de estudios recientes  revela que las murallas fronterizas contradictoriamente incrementan las poblaciones de inmigrantes indocumentados.

Los economistas Todd Pugatch y Sarah Bohn examinaron las consecuencias de cuadriplicar el número de agentes en la frontera de los Estados Unidos y México entre los años 1994 y 2011.

Ellos encontraron que en Arizona hay 33,000 más indocumentados que si no hubiera agentes, muros, drones y detectores de movimiento. Eso es porque la seguridad de la frontera ha cambiado la inmigración de Texas a California hacia otros estados.

“Lo que nuestro estudio está mostrando, es que, en un tiempo determinado, los inmigrantes están en dispersión”. Pugatch dijo en una declaración. “Es como apretar un globo. La cantidad total de aire es la misma pero la forma es la que cambia”.

Durante este tiempo la población total de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos se elevó de 5.7 millones en 1995 hasta alcanzar el pico de 12.2 millones en 2007 antes de que se estabilizara en 11.3millones.

Screen Shot 2015-09-04 at 2.01.13 PM

Así es que, el gobierno de los Estados Unidos gastó 130 billones de dólares en seguridad fronteriza por dos décadas, y aun así, la población se incrementó en 5.5 millones de personas.  Los que  abogan por los muros argumentan que muchos más migrantes hubieran entrado a los Estados Unidos sin el incremento en seguridad. Pero la seguridad de la frontera, de hecho, causó el incremento en la inmigración, dice el estudio que será recientemente publicado por la Universidad de Princeton y la Universidad de Guadalajara.  .

Antes de los años 1990, la gente fluía libremente como viento a través de la frontera invisible. Entre 1965 y 1985 los estimados muestran que el 86 por ciento de los migrantes que entraron a los Estados Unidos se compensaba por otros inmigrantes que dejaban el suelo Americano libremente.

Pero el incremento en la seguridad hizo extremadamente difícil, mortífero y caro, mientras los migrantes fueron llevados a cruzar áreas cada vez más remotas y los carteles de las drogas tomaban el control del tráfico humano.

Eso no paró a los migrantes de venir a los Estados Unidos, dice el estudio, pero si previno que los migrantes se atrevieran a regresar.

Lo que antes fue una migración en dos sentidos, definida por las temporadas de trabajos, se convirtió en una jornada en un sentido. Y en vez de regresar a sus familias en el sur de la frontera, muchos inmigrantes optaron por traer a sus conyugues e hijos a los Estados Unidos para establecerse, muchas veces procreando hijos Americanos.

Como resultado, la reforzada seguridad fronteriza ha añadido aproximadamente 4 millones de personas indocumentadas  a la población de los Estados Unidos, el estudio concluye. Al mismo tiempo, ha llevado a la muerte más de 6,000 personas.

Entonces, no es muy lógico que los políticos que busquen gastar decenas de billones de dólares construyendo, cuidando y manteniendo un muro fronterizo.  Primero, esos políticos están tratando de mantener afuera a esas personas que contribuyen billones de dólares en los Estados Unidos. Segundo, el muro incrementaría la población indocumentada de los Estados Unidos, desafiando el propósito de la estructura. Y finalmente las paredes son destructivas, inhumanas, y anti-Americanas.

Pero los políticos no están promoviendo las murallas por razones lógicas. Ellos lo están haciendo para tomar ventaja de los temores de las personas. Y esperan que un pueblo temeroso no razone más allá de la retórica o de las simples matemáticas.