Noticias Frontera Fund

DAPA, DACA y la Corte Suprema. Lo Que Necesitas Saber

Fotosearch_k4998048

Las acciones ejecutivas del Presidente Obama para los inmigrantes indocumentados están bajo ataque.   Aquí está la esencia del asunto, en términos sencillos.

El lunes 18 de abril, la Corte Suprema de los Estados Unidos comenzará a escuchar los argumentos en el caso Estados Unidos v. Texas- United States v. Texas, el cual determinará el destino de un número estimado de 4 millones de inmigrantes indocumentados.

Dos iniciativas están en el centro de la discusión:

  1. DAPA, el cual proporcionaría permisos de trabajo y alivio de la deportación a padres indocumentados de ciudadanos Americanos o padres de residentes legales.
  2. Expansión de DACA, la que daría permisos de trabajo y alivio a la deportación a los Soñadores que tuvieron más edad que la permitida para solicitar DACA en la versión del 2012.

La nación ha estado esperando el resultado de este caso desde febrero del 2015, cuando Texas y otros 25 estados bloquearon DAPA y la versión expandida de DACA justo unos días antes de que se hubiera implementando, argumentando que violaban la Constitución y la Ley Federal. Desde entonces, las iniciativas- y las familias que se verán directamente afectadas- han estado en limbo.

Aquí esta una guía abreviada de lo que necesitas saber y como los resultados afectarán a la comunidad inmigrante.

Primero que nada, ¿me necesito preocupar si califico por la Acción Diferida (DACA) original del 2012?

No. Esta demanda no reta a la acción diferida original de DACA. El Secretario de Seguridad Nacional ha anunciado, “Los individuos pueden continuar solicitando DACA o la renovación de DACA, de acuerdo con las guías establecidas en el 2012.”

Entonces, que dicen los estados que están poniendo la demanda que está mal con DAPA y la versión extendida de DACA?

Los 26 estados dicen que las iniciativas violan:

  1. La “Clausula de Cuidar”de la Constitución de los Estados Unidos, la cual dice que el Presidente debe “cuidar de que las leyes sean ejecutadas fielmente.” Básicamente significa que el presidente debe seguir las leyes federales. Los estados alegan que el Presidente Obama está diciendo que está bien estar en el país ilegalmente, así que él está violando las leyes de inmigración.
  2. El Acta de Proceso Administrativo (APA), la cual establece reglas de como las leyes deben ser implementadas. Los estados dicen que el Presidente Obama ha abusado su poder al empujar política pública de inmigración sin la aprobación del Congreso y sin seguir ciertos procesos como el asegurarse que la ley esté en forma preliminar (borrador) y que haya permitido al público presentar comentarios, antes de implementarse.

¿Violan DAPA y la versión expandida de DACA la Constitución?  

DAPA y DACA son órdenes presidenciales ejecutivas. A pesar de que la Constitución no da explícitamente la autoridad de elaborar órdenes ejecutivas al presidente, ha pasado cientos de veces en el pasado.

La orden ejecutiva más famosa es la del presidente Lincoln, la Proclamación de Emancipación, que liberó a los esclavos. (Los miembros conservadores del Congreso tampoco estuvieron muy contentos con esa orden).

La defensa argumentá que desde 1956, cada presidente de los Estados Unidos ha usado su poder en acciones ejecutivas para conceder alivio inmigratorio temporal a diferentes grupos de individuos, en total en 39 instancias.

La Corte Suprema también ha decidido en el caso del 2012 Arizona v. United States, que uno de los principales características del Sistema de inmigración es que concede a los oficiales de inmigración “amplia discreción” para decidir quien puede estar en el país y quien debe ser deportado. La corte, esencialmente reconoce que no hay soluciones blanco y negro para muchos casos, y que los oficiales de inmigración deben tener espacio para  para que puedan tomar las mejores decisiones. DAPA y la versión extendida de DACA caen bajo la sombrilla de “amplia discreción”.

¿Cuáles son los posibles resultados?

Primero, los ocho jueces de la Corte Suprema deben decidir si los 26 estados tienen “razones” de poner una demanda al gobierno Federal. Para tener “razones” sólo un estado necesita probar de que sufrirá daños debido a la implementación de DAPA o la versión extendida DACA.

Texas argumenta de que será dañado al tener que gastar $130 dólares por persona en la expedición de licencias de manejar para los individuos potencialmente beneficiados con DAPA y la versión extendida de DACA, lo cual suma millones de dólares. El gobierno federal básicamente dice: ¿De verdad? Administrar cualquier ley cuesta dinero. No nos puedes demandar por cada ley basado en ese argumento.  

De hecho, es posible de que los jueces de la Suprema Corte digan entre sí. ¡Esperate! Si Texas tiene “razón” para demandarnos por $130 dólares por persona, entonces cada estado puede demandarnos por cada pequeña cosa. Como resultado, los jueces pueden decidir que los estados no tienen razón para demandar al gobierno federal y desechar el caso permanentemente.  Si esto pasa, el bloque temporal en contra del DAPA y DACA podrá ser levantado.

El gobierno puede entonces empezar a procesar solicitudes para la versión extendida de DACA muy rápidamente (ya que el proceso ya está siendo implementado). El lanzamiento de DAPA tomaría más tiempo para preparar.

Si la Corte Suprema decide que los demandantes Si tienen razón para demandar pero no cree que es una violación de la Constitución o del Acta de Procesos Administrativos, entonces DAPA y la versión expandida de DACA  pueden continuar. Sin Embargo, la corte en Texas puede ir a determinar que las órdenes del presidente son inconstitucionales. Si esta decisión fuera apelada, el caso puede rebotar al Quinto Circuito de Apelaciones y de nuevo a la Corte Suprema.

Si, por otro lado, la Corte Suprema está de acuerdo con los estados y no permite la extension de DACA y DAPA,  el caso se podría ser aventado de regreso a la corte del distrito. Si la corte del distrito es apelada, el caso puede volver de nuevo a la corte del Quinto Circuito y a la Corte Suprema. Se espera que la Corte Suprema tome una decisión para junio del 2016.