Noticias Frontera Fund

¿Deben los Soñadores Pagar Colegiatura Dentro del Estado?

IMG_0851

“Hemos matado al dragón de nuevo,” dijo el abogado Daniel Ortega durante la conferencia de prensa, rodeado de estudiantes. “Todas esas iniciativas anti-inmigrantes se mueren una a una.”

Ortega se refería a la decisión de la Corte Superior del Condado de Maricopa el 5 de Mayo de 2015 para permitir que los jovenes inmigrantes aprobados por el proceso llamado Acción Diferida para los Jóvenes Traídos en la Infancia – Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA)-pudieran pagar colegiatura dentro del estado en los 10 colegios comunitarios del condado.

Para sorpresa de mucha gente, el siguiente día, el Consejo de Regidores de Arizona – Arizona Board of Regents – votó para otorgar colegiaturas dentro del estado a esos soñadores, en las 3 universidades públicas del estado. Otro dragón fue derrotado.

Pero antes de que el humo se hubiera aclarado, los oponentes de los soñadores empezaron a lanzar fuego de nuevo.

Russell Pearce, quien fuera senador estatal y autor de la ley  SB 1070, escribió una pieza de opinión en el periódico Arizona Republic el 10 de Mayo, llamando la decisión del Juez Arthur Anderson “un ataque al respeto a las leyes y una cachetada a los votantes.”

Pearce se refería a la Propuesta 300, un referéndum aprobado por los votantes en 2006 que negaba a los estudiantes indocumentados la habilidad de pagar colegiatura dentro del estado o recibir ayuda financiera. Ya que la colegiatura fuera del estado cuesta tres veces más que la colegiatura para estudiantes fuera del estado, esto efectivamente hizo prohibitivo a los estudiantes indocumentados asistir a los colegios comunitarios y a las universidades del estado.

Pero después de que la administración del presidente Obama instituyó el proceso de DACA en 2012, el Distrito de los Colegios Comunitarios de Maricopa – Maricopa Community College District – determinó que a los estudiantes que obtienen DACA, alivio de deportación y un permiso de trabajo, pueden pagar colegiatura dentro del estado, mientras que sean residentes del condado.

En  2013, “el estado – principalmente Tom Horne, quien creía que él era el estado– estuvo en desacuerdo con el Distrito de los Colegios Comunitarios de Maricopa y lanzó una demanda en su contra”, dijo el abogado Ortega.

Así empezó lo que Ortega, un abogado en el caso, llama “una tremenda batalla legal” que se extendió a los consejos administrativos y los campus universitarios a través del estado.

“Fue nuestra responsabilidad, los estudiantes, nuestros aliados, nuestro equipo legal, nuestros profesores, de salir a protestar y decir  “No. Esto no está bien. Esto no es justo,’” dijo Korina Iribe, una activista comunitaria con la Coalición del Acta del Sueño de Arizona – Arizona Dream Act Coalition.

“Nuestros éxitos no les quitan nada de sus éxitos. Cuando (los soñadores) tienen éxito, el estado tiene éxito.”

La semana pasada el Juez Anderson determinó que la propuesta 300 de Arizona no niega beneficios públicos a inmigrantes a quienes están en el país legalmente. Ya que el gobierno federal considera a los estudiantes que les concede DACA como legalmente presentes en los Estados Unidos, y  que la ley federal – y no la ley estatal – determina quienes tienen presencia legal, el estado debe reconocer a esos estudiantes como legalmente presentes en Arizona y por lo mismo calificar para colegiaturas dentro del estado.

Otros opositores escribieron en los medios sociales, quejándose de que los jóvenes traídos ilegalmente como niños a los Estados Unidos por sus padres pagarán ahora menos colegiatura que los ciudadanos que vienen de otros estados. Pero los que apoyan esta decisión, argumentan que los jóvenes han estudiado duro en las escuelas de Arizona mientras sus padres contribuyen a la economía de Arizona pagando impuestos.

Los que apoyan a los soñadores también dicen que es mal estrategia económica el negar a miles de estudiantes que quieren avanzar en su educación, contribuir a la fuerza de trabajo y pagar impuestos, la oportunidad de hacerlo.

“Yo pienso que realmente es tiempo de considerar nuestra inversión en estos jóvenes”, dice el abogado Ortega. Nosotros los hemos visto crecer desde el kindergarten hasta High School para decirles, ‘No. Ahora no puedes asistir a la Universidad. O, tú puedes pero vas a pagar mucho más que todos los demás.”

“Todos somos  Arizonenses,” dijo German Cadena, un candidato a Doctorado por la universidad estatal de Arizona (ASU), cuyos padres lo trajeron a los Estados Unidos de Venezuela a los 15 años. “Nuestros éxitos no les quitan nada de sus éxitos. Si nosotros tenemos éxito, el estado tiene éxito”.