Noticias Frontera Fund

El Equipo Forense de Colibrí Viaja para Indentificar a los Perdidos en el Desierto

colibri
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

Es inimaginable pensar en el dolor y el sufrimiento de aquellas familias que han perdido a seres queridos en el desierto, después de embarcarse en un peligroso viaje a través de la cruel frontera entre Arizona y México. Las cifras son desconcertantes: la Patrulla Fronteriza de EE. UU. registró más de 7,216 muertes de supuestos migrantes entre los años fiscales 1998 y 2017.

Muchas familias, diseminadas a través de América del Sur, América Central y hasta el norte de los Estados Unidos, han sufrido durante meses o incluso años sin saber el destino de sus hijos, hijas, hermanos o hermanas. Los dolientes siempre esperan que sus seres queridos estén vivos, pero temen que sus restos se encuentren entre los miles hayados en el desierto.

El Centro Colibrí para los Derechos Humanos es un grupo de jóvenes activistas que combinan la ciencia y el activismo en derechos humanos para identificar los restos almacenados en enormes refrigeradores de aquellos seres que han sido encontrados en el desierto.

Cuidadosa y metódicamente, el personal de Colibrí recibe informes detallados de las familias a través de llamadas telefónicas, los medios sociales y conversaciones cara a cara. También recopilan datos forenses de los restos encontrados en el desierto y los objetos que los rodean, almacenando la información en una base de datos. Luego revisan sistemáticamente los datos para unir las descripciones de los desaparecidos con las pistas de los restos. Después de una probable conjunción de datos, el equipo busca la certera verificación a través de pruebas de ADN.

Estamos luchando por las vidas de los migrantes diciendo que son importantes y ayudando a sus familias en su búsqueda de reclamarlos como personas reales. -Robin Reineke

Colibrí actualmente tiene registros de más de 2,400 personas desaparecidas vistas por última vez al cruzar la frontera de México con Estados Unidos.

Gracias a una donación recibida hace un año de la Fundación Howard G. Buffet, el equipo Colibrí de antropólogos y activistas forenses ha podido viajar a ciudades en los EE. UU. para recolectar muestras de ADN de las familias de los desaparecidos, que en muchos casos no pueden viajar porque tienen miedo, son indocumentados y carecen de recursos financieros. Lea un artículo de The Washington Post sobre cómo esta donación ayudó al equipo de Colibrí a avanzar en su misión.

Utilizando iglesias y centros comunitarios como centros de operaciones, sin publicidad, los activistas se reúnen con las familias de los desaparecidos con la esperanza de cerrar su búsqueda.

“Nuestro trabajo impugna la afirmación de que las vidas [migrantes] no importan”, dice la cofundadora y directora ejecutiva Robin Reineke, Ph.D. “Hacemos eso todos los días. Estamos luchando por las vidas de los migrantes diciendo que son importantes y ayudando a sus familias en su búsqueda de reclamarlos como personas reales”.

Con este nuevo enfoque financiado, el equipo de Colibrí llega a las familias que se han puesto en contacto con ellos y programan citas para tomar muestras de ADN en lugares como San Francisco, Los Ángeles, Nueva York, Phoenix y Tucson. Hasta el momento, han recolectado más de 370 muestras que han ayudado con la identificación de más de 30 personas.

Para la clínica que se llevó a cabo en Phoenix, Arizona, Frontera Fund pudo encontrar apoyo de The Arizona DREAM Act Coalition y Chicanos por la Causa, que generosamente donaron su espacio y recursos durante la reunión con las familias y el muestreo de ADN.

Con esta subvención, el equipo de Colibrí espera visitar más ciudades en los EE. UU. para continuar haciendo emparejamiento de datos forenses y antropoligicosn con el ADN y brindar a las familias al menos una sensación de paz.

Además, junto con el trabajo de identificación forense, el equipo documenta las historias de las personas desaparecidas y sus familias, por lo que se honra y atesora la singularidad de sus vidas.

Lacey y Larkin Frontera Fund es un orgulloso socio del trabajo de Colibrí.