Noticias Frontera Fund

El Primer Equipo Olímpico de Refugiados Ofrece Esperanza a la Humanidad

Chrome Legacy Window 882016 92418 AM

Por primera vez en la historia10 atletas Olímpicos se unirán para representar no a un país, pero a los 60 millones de refugiados en el mundo.

El Equipo Olímpico de Refugiados viene de diferentes países y habla diferentes lenguajes, pero comparten esperanza, entereza y el deseo por la paz- materializando el espíritu Olímpico de una manera más contundente que cualquier otro equipo.

“Esto será el símbolo de esperanza para todos los refugiados del mundo, y dará a conocer al mundo la magnitud de la crisis,” anuncio Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional.  “Es también una señal a la comunidad internacional que los refugiados son seres humanos que enriquecen a la sociedad. Estos atletas refugiados demostraran al mundo que a pesar de tragedias inimaginables que han enfrentado, cualquiera puede contribuir a la sociedad sus talentos, habilidades y fuerza del espíritu humano.”

Conoce algunos de los miembros de este inspirador equipo compitiendo en las Olimpiadas de Rio, las cuales comienzan el viernes 5 de agosto.

Yusra Mardini, 18, estaba huyendo de Siria, un pais terriblemente castigado por la guerra, en un frágil bote lleno de refugiados cuando el bote se descompuso en el mar Mediterráneo. Así que ella y su hermana se lanzaron al agua y nadaron por 3 horas y media, guiando al bote a la seguridad y salvando a sus compañeros refugiados. Ella competirá en nado de estilo libre.

La madre de Popole Misenga fue asesinada cuando el chico tenía 6 años de edad durante una guerra en la República Democrática del Congo. Con el tiempo aprendió judo, viajó a través del Atlántico, y se trasladó a un barrio pobre de Río de entrenar. El judoca de 24 años de edad, competirá en sus primeros Juegos Olímpicos en su ciudad de adopción.

Yolande Mabika, 28 años, también había huido de la guerra en la República Democrática del Congo. Ella fue abusada por su entrenador de judo, que la encerraba en una jaula cuando perdía competencias. Al competir en el Campeonato Mundial de Judo en Río en 2013, su entrenador le confiscó el pasaporte y limitó su acceso a los alimentos (como era su costumbre). Ella escapó de su hotel, y luego regresó a rescatar a Popole Misenga del mismo hotel. Brasil les concedió a ambos la condición de refugiados en 2014.

Rose Nathike Lokonyen huyó del Sur de Sudán a los 10 años y se trasladó a un campo de refugiados en Kenia. Hasta hace un año, a los 23 años de edad, la corredora nunca había competido en una carrera y ni siquiera tenía zapatos para correr. Sin embargo, un maestro en el campo de refugiados vió su talento y la animó a entrenar. Ella va a correr en el concurso 800 metros en los Juegos Olímpicos de Río.

Tú puedes conocer más acerca de los Atletas Olímpicos refugiados en el sitio web de la Agencia de la ONU para los Refugiados.