Archivos de Arpaio

El Voluntario “Posse” de Arpaio Lanza su Furia Contra los Abogados y el Juez

Zullo
Mike Zullo, voluntario "Posse" de Arapio, durante los buenos tiempos de la investigación especial de Seattle
Stephen Lemons
Written by Stephen Lemons

El comandante “Posse” de Casos Fríos del Alguacil Joe Arpaio, Mike Zullo, está más enojado que Donald Trump en una convención de mariachis.

La ultima moción de Zullo en el caso de desacato a la corte de Arpaio frente al Juez Federal Judge G. Murray Snow, ataca al Juez Snow, a la Unión de Libertades Civiles -ACLU, a la firma de abogados Covington and Burling, y al anterior asistente del Procurador General Lanny Breuer, quien en algún tiempo fue líder de la División Criminal del Departamento de Justicia.

¿Qué tiene que ver Breuer en el caso de desacato civil de Arpaio?

Umm…nada, salvo que Breuer, fue uno de los nombres que se añadió a la falsa conspiración anti-Arpaio que el informante confidencial  del MCSO, el ex contratista de la CIA y supuesto genio de las computadoras Dennis Montgomery, ayudó a Arpaio a cocinar, por aproximadamente $120,000 dólares en pagos en efectivo.

Verás, hay mucho descontento mal dirigido en el la letanía de quejas que Zullo incluyó pro se, queriendo decir que Zullo actualmente se está representando a sí mismo.

Él se queja del ACLU por oponerse a su petición de una extensión para buscar un abogado que lo represente y promete apelar la reciente decisión del Juez Snow de negarle a Zullo su petición para una extensión, dirigiendo ademas su furia en contra de los abogados de la firma Covington and Burling, por ser co-abogados con el ACLU y cobrar gastos legales después de demostrar que el MCSO es culpable de ejercer perfil racial en contra de los Hispanos en la demanda Melendres v. Arpaio.

Nota a Zullo: Eso es como las demandas funcionan: El perdedor paga los gastos legales. También, no tiene nada que ver contigo.

La supuesta razón por la más reciente moción de la corte de Zullo es de buscar un amparo de Snow para que Zullo pueda apelar la negación del juez en la solicitud de retraso de 30 días para conseguir un abogado.

Pero es difícil imaginar que el Juez Snow sea receptivo a la moción dado que él dedica tanto tiempo a atacarlo.

Por ejemplo, Zullo arrastra el asunto de que el cuñado del Juez Snow está trabajando en la oficina de Washington, D.C. de Covington and Burling, cuando Covington and Burling es una mega-firma, y tiene más de 850 “abogados, consejeros a través del mundo”, de acuerdo con su sitio web.

Lo que quiere decir que el cuñado de Snow es uno entre muchos.

De hecho el asunto del cuñado fue comentado por demandantes en el 2012, pero Arpaio mismo puso la tapadera al asunto.

“Yo tengo confianza en este juez y en el sistema judicial, y no le estoy pidiendo al juez que sea removido del caso,” Arpaio le dijo a la prensa local en ese tiempo. “En mi opinión, esta es una jugarreta de los demandantes para retrasar el juicio.”

El asunto salió a relucir otra vez este año, después de que Arpaio perdió el caso Melendres en el 2013, cuando los abogados de Arpaio trataron y fallaron de hacer que el juez se retirara del caso por supuesto conflicto de interés.

Zullo suciamente insinúa que el Juez Snow le está haciendo un favor a la firma de abogados de su cuñado cuando el juez  “ordenó el pago de un millón de dólares de gastos legales a la firma de Covington and Burling.”

Es el tipo de generalizaciones que uno puede esperar de alguien de extrema ideología, que se alimenta de ridículas teorías conspiratorias de la extrema derecha.

Pero el problema de Zullo, supuestamente, es que él no tiene un abogado pagado por el Condado de Maricopa. Y ese es un asunto en el que no tienen nada que ver el Juez Snow, los demandantes o el Departamento de Justicia.

De hecho, la posición tomada por el condado es que no tienen que lidiar con Zullo. Esto a pesar de que los abogados que ahora lideran la defensa de Arpaio- John Masterson y Joe Popolizio de la firma Jones, Skelton, Hochuli — habiendo dado a todos la impresión, incluyendo a la corte, Zullo y los medios, que ellos representaban a Zullo.

De hecho, a finales de septiembre, Masterson llenó una moción con la corte para parcialmente rechazar una orden de entrega de documentos de los demandantes, buscando documentos de Zullo.

Técnicamente, Masterson hizo esto en representación de Arpaio pero la moción se relaciona como Zullo estaba siendo incomodado con la orden de entrega de documentos, lo cual sometió al posse voluntario a  “una carga excesiva.”

El trabajo del abogado Masterson logró una orden de entrega modificada de documentos de los demandantes a Zullo.

Entonces, durante el 6 de octubre cuando se llevó a cabo una conferencia de estatus telefónica, el colega del abogado Masterson, Joe Popolizio informó a la corte y a los demandantes que él “como que era” el abogado de Zullo.

Popolizio dijo que estaba en contacto con Zullo sobre cumplir la orden de la entrega de documentos. Y parecía afirmar que él representaba a  Zullo cuando los demandantes le preguntaron.

Snow buscó clarificación, y Popolizio ofreció la siguiente explicación:

“Estoy representándolo, su señoría,” Popolizio dijo a la corte. “Con él, tu sabes, privilegio protegido y dentro de los estatutos del Estado de Arizona como agente representativo o empleado de la oficina del Alguacil, pero con relación a representación personal como otra persona tiene en esta demanda, no.”

Esto es similar a la respuesta que Masterson dió en octubre 8 cuando el New Times le preguntó si Jones, Skelton representaba a Zullo.

Masterson respondió que, sí, Jones, Skelton estaba representando a Zullo, en el sentido de que Zullo, es un posse voluntario y estaba siguiendo las órdenes de Arpaio mientras estaba involucrado en la investigación de Seatlle y, entonces, estaba bajo la autoridad del Alguacil.

Ahora muévete a la fecha de octubre 23, cuando Zullo se presenta para dar sus declaraciones fuera de la corte en el caso de desacato, sólo para invocar la Quinta Enmienda para evitar la auto-incriminación, porque, él dice, los abogados de Jones, Skelton’s recientemente le han informado que no serán sus abogados.

“Hasta hace dos días, yo pensé que iba tener representación legal a mi disposición,” Zullo le dijo al abogado de los demandantes Stanley Young. “Se me ha hecho saber de que no la tengo.”

Zullo ha entregado los documentos relacionados con la investigación de Seattle a la firma de Jones, Skelton, y ha pedido que se detengan 87 artículos a los demandantes, porque deben estar protegidos por las Enmiendas Quinta y Cuarta y a sus privilegios de debido proceso judicial.

El Juez Snow ya había dicho que no cree que la Quinta Enmienda aplica para los documentos en cuestión, pero el Juez está dispuesto a considerar los argumentos de Zullo, con o sin abogado.

En esta moción pro se (por el mismo), Zullo declara que necesitaba tiempo para negociar con el condado para que pagaran por un abogado.  En lo que respecta al grupo de Jones, Skelton, Zullo declaró “esos abogados han violado mis derechos constitucionales.”

El Juez Snow deshechó esa moción así que Zullo interpuso otra, la cual ataca a aquellos mencionados arrriba, pero guardando especial furia en contra de la firma Jones, Skelton, acusándolos de “falsas declaraciones” diseñadas a “inducirme fraudulentamente a entregar los documentos.”

Zullo tiene un buen punto, en que el posse voluntario opera bajo la autoridad del MCSO y debe ser cubierto bajo la póliza de seguro de la agencia, referida como “manejo de riesgo.”

Pero el caso de Melendres no es un caso de manejo de riesgo, debido a que no se está buscando  el pago de daños, pero una que busca formas de conducta alterada en la práctica policiaca.

Sin embargo, el Condado está pagando por todos los gastos legales de aquellos asociados con el juicio de desacato a la corte de Arpaio, salvo por los abogados criminales, los cuales todos los cinco co-demandados han asegurado.  Richard Walker, el representante del condado en el juicio de desacato, presentó una respuesta a la moción de Zullo diciendo:

“Basados en la información disponible en el presente al Condado y a los actual procedimientos del Condado, el Condado no considera que el Señor Zullo sea elegible para ayuda legal pagada por el Condado.”

Cuando el New Times le preguntó al portavoz del fiscal del condado Jerry Cobb que explicara si era del entendimiento de que Zullo “cree que necesita representación legal para enfrentar posibles cargos criminales.”

Él dijo, “el condado no pagará por abogados criminales”.

Respecto a consejo legal civil para el voluntario “posse”, Zullo “no ha pedido por representación, y no se ha hecho una decisión de no representarlo,” Cobb declaró.

Haciendo a un lado los ataques exagerados e ideológicos de Zullo, el comandante “posse” tiene un buen caso para ser representado, a menos en su etapa civil, a cuenta del Condado de Maricopa.

Por ejemplo, el detective Brian Mackiewicz ha testificado que Zullo estaba bajo su  línea de comando mientras que el par estaba en Seattle, supervisando el trabajo de Dennis Montgomery.

Zullo también recibió órdenes directas de Arpaio, como se evidencia por el hecho de que Arpaio lo envía a San Diego a finales del 2013 para seguir una supuesta declaración de un fotógrafo amigo de Arpaio de que los teléfonos de él y su esposa Ava estaban siendo interceptados por el Departamento de Justicia.

Arpaio asignó a Zullo y a Mackiewicz al asunto de Seattle, ¿ves? Y el sargento Travis Anglin, supervisor de Mackiewicz por tarte del tiempo en el que estuvieron en Seatlle, testificaron que en algún momento este removió a Zullo del caso, sólo para que Arpaio lo pusiera de regreso en el caso.

El Jefe Adjunto del MCSO Jerry Sheridan firmaba los gastos de transportación, hospedaje, y gastos de viaje para Zullo. Los documentos del MCSO también muestran que a Zullo le fue asignado un número de proveedor con el condado, expresamente para que se le pudiera pagar per diem mientras estaba en Seattle de $71 por día.

Tú sabes, como si fuera empleado del condado.

Por supuesto, los gastos de Zullo son unos de los muchos otros incurridos por Arpaio en el curso del caso Melendres, que una vez que se compute habrán costado al Condado más de 50 millones para el final de año fiscal 2016.

De acuerdo con Sheridan, la investigación de Seattle costó al menos $250,000.

El portavoz del Condado Fields Moseley dice que el Consejo de Supervisores no ha ordenado una auditoria de la investigación de Seattle, como lo hizo en el 2012 con la excursión de Zullo y Mackiewicz a Hawaii para investigar al certificado de nacimiento del Presidente Obama.

A pesar que el viaje a Hawaii costó sólo una fracción de la operación de Arpaio en Seattle.

¿Ahora, sorpresivamente, el condado ha descubierto su responsabilidad fiduciaria al rehusarse a pagar por el abogado de Zullo?

Algunas cosas nunca cambian. El Consejo de Supervisores públicamente se acobarda temeroso de Arpaio, mientras que este año se vio forzado a incrementar los impuestos a la propiedad para llenar el hoyo fiscal que Arpaio ha dejado.

Que los votantes del condado se sintieran más ofendidos sobre el pantano de Melendres y el innecesario gasto de dinero público por un Alguacil seria útil para forzar a los Supervisores a actuar.

En ausencia de ese enojo, el Consejo le permite a Arpaio a hacer lo que él quiera.

Zullo es el último testigo de los demandantes, si es que logran de hacerlo declarar. La defensa tiene un par de testigos, y entonces el caso se cerrara después de los argumentos orales.

Entonces estos juegos se terminarán, mientras que esperamos la decisión del Juez Snow de que si refiere este caso con Arpaio y Sheridan al Fiscal de los Estados Unidos para posible procesamiento criminal.

Publicado con permiso. Phoenix New Times.