Noticias Frontera Fund

Es 2015. Desecha la palabra “A” y la Palabra “I”

Fotosearch_k3299442

Si ves o lees las noticias estos días, tu pensarías que estamos en medio de una invasión marciana como la de “La Guerra de los Mundos” cuando los que hablan de los extranjeros e inmigrantes sin documentos se refieren a ellos como “aliens” que significa también extraterrestre.

“Los ‘aliens’ son responsables de una parte desproporcionada de los crímenes serios en el país”. ”Ilegales son arrestados en Alabama” “11 millones de ilegales ‘aliens’ ya están en el interior de los Estados Unidos.”

Cuando los inmigrantes sin documentos son detenidos, se les asigna un numero llamado ‘A’. ‘A’ como la palabra “alien”. El plan de inmigración de Donald Trump menciona la “palabra ‘A’ 12 veces”. Una de las herramientas de control de inmigración que tiene ICE (Immigration and Customs Enforcement) es llamada ‘Criminal Alien Program’, y los documentos de inmigración están llenos de términos como residente no permanente ‘alien’. En el último año, CNN ha usado los términos inmigrante ilegal 1,995 veces.

Es imposible tratar a alguien como ser humano cuando los llamas “alien”.

El recientemente elegido primer ministro de Canada, Justin Trudeau, designo a un número igual de mujeres y hombres en su gabinete. Cuando se le preguntó porqué, él contestó simplemente, “Porque es 2015.”

Vamos a dejar las palabras “alien” e“ilegal” de la conversación de inmigración. Sólo porque es 2015.

“No hay ser humano quien, como resultado de desear construir una major vida, debe ser llamado o declarado ilegal.”

Unos pocos politicos, activistas y organizaciones de medios ya han tomado cartas en el asunto y actuado como que ya es 2015.

En octubre de este año, el Congresista Texano Joaquín Castro introdujo una legislación llamada Correcting Hurtful and Alienating Names in Government Expression (CHANGE) Act – Corrigiendo Denominaciones que Lastiman en las Expresiones del Gobierno (el Acta CHANGE). Si se llega a pasar, esta acta reemplazaría “illegal alien” con “undocumented foreign national” en las leyes federales y la literatura.

En agosto del  2015, el gobernador de California, Jerry Brown, firmó legislación que borraba la palabra “alien” del código de trabajo del estado.

Hace dos años, la organización de noticias Associated Press – la cual no es sólo un servicio noticioso pero dicta la terminología usada en la mayoría de las revistas y periódicos- anunció que no permitiría que se le llamara a una persona “ilegal” o “inmigrante ilegal”.

“No hay ser humano, quien, como resultado de un deseo de construir una vida mejor, deba ser llamado o declarado ilegal” dijo el director de cine  Alejandro Gonzalez Iñárritu en la Gala de Arte y Film en noviembre.

“Ningún ser humano es ilegal,” dijo el premio Nobel de la Paz Elie Wiesel. “Los seres humanos pueden ser bellos o más bellos, pueden ser gordos o delgados, pueden estar bien o mal, pero ¿ilegales? ¿Cómo es que un ser humano puede ser ilegal?

Cuando una persona comete un crimen violento, no lo llamamos ilegal. Cuando un empleador contrata a un trabajador indocumentado, no lo llamamos empleador ilegal.

Una persona que está en los Estados Unidos ilegalmente ha cometido una  falta menor civil. Esta persona le falta el papeleo necesario. Esta persona no es, en su naturaleza, un ilegal.

Desechar etiquetas degradantes no es simplemente una accion de buenos modales o lo que se llama “political correctness”. Los sobrevivientes del Holocausto como  Elie Wiesel saben del poder de los términos deshumanizantes.  Los Nazis llamaron a los Judíos, ratas. Las milicias genocidas de Sudan llamaron a la gente de Darfur perros y burros. La mayoría de los colonizadores llamaron a los nativos “salvajes”. En la Segunda Guerra Mundial, los soldados Británicos y Americanos llamaron a los Alemanes Krauts, Fritz o Jerry. En la guerra de  Vietnam, soldados Americanos llamaron a cada vietnamita, hombre, mujer, “Charlie,” y la directiva militar fue de “Matar a Charlie.”

Hacemos esto porque es más fácil hacer daño a las personas o quitarle sus derechos cuando vemos sus vidas menos preciosas, como seres humanos individuales. Estudios Psicológicos muestran que la deshumanización de las personas incrementa la posibilidad de que se cometa violencia en contra de ellas.

Cuando los astronautas ven el mundo desde arriba, ellos no ven fronteras, porque las fronteras no existen naturalmente. Una persona no altera su naturaleza de ser legal o ilegal, al pararse en una línea invisible. Y a pesar de que la vida puede existir en otros planetas, no hay “aliens” en la tierra. Sólo existen seres humanos.earth-11008_1280