Noticias Frontera Fund

Fondos para la Educación, La Proposición 123 y Cómo los Estudiantes Latinos Reciben la Menor Parte del Pastel

Fotosearch_k8601173

Cuando se trata de la escasez de fondos para la educación en Arizona, los Latinos son el mayor y más vulnerable grupo de estudiantes. Esas son malas noticias para todos en el estado.

Cuando los votantes de Arizona vayan a votar en la elección especial de 17 de mayo para decidir la suerte de la controversial Proposición 123- Prop 123, ellos se preguntarán, “¿Qué tan desesperados estamos por obtener fondos para las escuelas?”

La Proposición 123 dividiría 3.5 billones de dólares entre las escuelas de kínder hasta el grado 12 (las escuelas k-12) en el transcurso de la próxima década- con fondos que son muy necesarios para un estado que está en el número 50 en la nación en inversión de fondos escolares.

Pero los dólares se obtendrían tomando más dinero anualmente del fideicomiso de propiedades del gobierno, que está dedicado a fondear a la educación estatal.  El retiro de esos fondos extra crecería de un 2.5 a un 6.9 por ciento- muy probablemente mayor porcentaje de retiro de lo que tomaría para que el fideicomiso se repusiera.

Es esencialmente como pedir prestado para la cuenta de ahorro para ir a la Universidad del hijo menor para pagar la colegiatura de la Universidad del hijo mayor.  Si no puedes encontrar la manera de llenar la cuenta, vas a tener muchos problemas en los próximos años.  Pero si tu estas desesperadamente necesitando dólares ahora, ¿Qué opciones tienes? Y nuestros estudiantes desesperadamente necesitan dólares.

En el 2011, Arizona gastó $8,806 por estudiante K-12 (incluyendo todos los fondos federales, estatales y locales), comparado con el promedio nacional de  $12,411 por estudiante, poniéndonos en el número 47th de 50 estados en cuanto a gastos por la educación a nivel nacional. En 2013, clasificado sólo por los fondos estatales dedicados a la educación, Arizona estuvo al final de la lista nacional en gasto por estudiante.

Tú puedes leer sobre las razones para votar por Prop. 123 aquí, y razones para rechazarla aquí, y el debate pro y en contra aquí.

Sea lo que suceda, el grupo que estará mayormente afectado por la manera en que se distribuyan los fondos escolares serán los estudiantes Latinos.

En el 2010, cerca de 90 por ciento de los Latinos menores de 25 años no habían obtenido un diploma universitario.

“Tenemos una tendencia,” dijo el investigador de la Universidad Estatal de Arizona Dr. David García, en una plática reciente patrocinada por la organización Arizona Latino School Board Association (Asociacion Latina de Asociaciones de Consejos Escolares). “Más y más los fondos se están separando del nivel estatal al nivel local…. Y cuando analizas los fondos locales para las comunidades latinas, tu puedes apostar de que los fondos no son equitativos y son injustos.”

Eso es porque los fondos públicos de las escuelas del grado K-12 están hechos de una combinación de dólares federales, estatales y fondos locales. Los fondos locales que llegan de los impuestos a la propiedad, los bonos, overrides, etc. Los valores de la propiedad de comunidades Hispanas son mucho más bajos.

Los distritos de escuelas elementales en comunidades con menos latinos pueden generar ingresos por impuestos a la propiedad que son casi tres veces más altos por estudiante que el valor de propiedad de las comunidades Latinas, de acuerdo con el estudio del Dr. García que será publicado próximamente.

“La pelea más grande que tenemos en la educación es la pobreza. Las comunidades pobres son menos estables y es la inestabilidad es lo que es más perjudicial a los estudiantes.”

La tendencia de Arizona de depender de los fondos locales también significa que las escuelas les piden a los padres que saquen de sus bolsillos para pagar por actividades extra-curriculares. En esos casos, las familias de vecindarios Latinos están también en desventaja porque ellos típicamente tienen menos ingresos. En los distritos escolares con un alto porcentaje de Latinos, 85 por ciento de los estudiantes califican para almuerzos gratis o de tarifa reducida, comparada con el 43 por ciento de otros distritos.  Las escuelas en distritos de bajo nivel socio-económico obtienen una rebanada más grande de los fondos del estado en un esfuerzo para compensar esa diferencia. Pero aun así, cuando sumas los fondos estatales y locales, los estudiantes en los distritos predominantemente Latinos reciben 300 dólares menos por estudiante que los estudiantes en otros distritos.

Afortunadamente, algunos fondos federales compensan por esa discrepancia.  Aun así, las escuelas predominantemente Latinas tienen que lidiar con retos más grandes que otras escuelas- con recursos similares.

“La pelea más grande que tenemos en educación es la pobreza,” García dice. “No es el asunto que los estudiantes que viven en pobreza tienen menos recursos. El asunto principal es que los estudiantes viviendo en pobreza con sus familias y sus comunidades son menos estables que los de otras comunidades. Y esa inestabilidad es la más perjudicial para los estudiantes en lo que se relaciona en completar su educación.”

Muchos estudiantes en comunidades Latinas se enfrentan a una mezcolanza de otros retos. Muchos están apenas aprendiendo el idioma inglés. La mayoría de los padres no saben navegar el sistema educativo americano. Si ellos o sus padres son indocumentados, sufren constantemente el estrés de la deportación. Su estatus migratorio y falta de dinero pueden prevenirlos en aspirar a la educación superior efectivamente.

Pero  el éxito de los estudiantes Latinos es vital para todos en Arizona- sin importar el grupo étnico o creencias políticas.

Los Latinos son el grupo demográfico de más rápido crecimiento en el estado. Pero su nivel educativo promedio y su ingreso son substancialmente más bajo que el de los blancos.  En 2010, cerca del  90 por ciento de Latinos de 25 años o más no completaron un grado universitario, comparado con 69 por ciento de los blancos. Para el año 2030, esos números no están proyectados en cambiar.

En el mundo de hoy, el diploma universitario se ha convertido en más y más esencial- tanto para los individuos como para la economía que colectivamente crean.  Si la mayoría de la población del estado tiene menos ingreso, ellos gastarán menos y contribuirán menos en impuestos, lo que hace el crecimiento económico más débil y consume fondos públicos disponibles.

Un estudio estimó que si Arizona pudiera reducir el número de personas que no terminan la escuela preparatoria (high school) a la mitad, esos jóvenes colectivamente pueden ganar un ingreso extra para el estado de 31 millones de dólares anualmente y gastar 23 millones más por año.

Para mejorar la educación, Arizona debe implementar educación pre-escolar de alta calidad para todos, y priorizar escuelas en comunidades Latinas. Debe de poner énfasis en la calidad del material enseñado y añadir clases más rigurosas. Debe reconocer que las escuelas de más necesidad necesitan más recursos económicos- tanto financieros y humanos. Debe proveer una línea continua de estudiantes que van a la escuela preparatoria y luego a la educación superior.

Mientras tanto, ¿qué puede hacer el público para cambiar la situación y mejorar las oportunidades de éxito de los estudiantes? “Lo primero y más importante,” dice el Dr. García, “votar.”