Guías

Inmigración y Armas no Combinan Bien

Fotosearch_k9086406
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

Mariano Meza-Rodríguez se peleó en  bar y fue arrestado en el lugar. En un momento antes, es posible él estuvo en posesión de un arma de fuego, pero todo lo que la policía pudo encontrar fueron balas de una pistola calibre .22.

Él fue acusado de un cargo de crimen mayor federal, hallado culpable y sentenciado. Después de servir tiempo en prisión, Marino Meza-Rodríguez fue deportado.

Meza-Rodriguez tenía fuertes lazos con su comunidad pero un pasado turbulento. Él era un inmigrante indocumentado que vino a los Estados Unidos a la edad de 4 años, creció en Milwaukee y asistió a las escuelas públicas del área. El también tenía un historial de problemas con la ley, que después vino a atormentarle.

El derecho de la Segunda Enmienda a portar armas parece incluir un lenguaje amplio, pero los inmigrantes indocumentados e incluso los jóvenes que han recibido la Acción Diferida conocida como DACA tienen que ser conscientes de que la ley federal dice que es un crimen que un “extranjero ilegal” posea un arma y restringe la posesión de armas a los ciudadanos y residentes permanentes.

En los Estados Unidos, la ley federal que regula quién puede poseer, fabricar y transportar armas de fuego se llama la Ley de Control de Armas.

La Ley de Control de Armas prohíbe la posesión o tenencia de armas de fuego a:

Los criminales convictos en tribunales estatales o federales

Todos los fugitivos de la justicia

Cualquier persona que es adicta o utiliza cualquier sustancia controlada

Cualquier persona con una enfermedad mental o cualquier persona que haya sido institucionalizada.

Retiro sin honra de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos

“Extranjeros ilegales” o cualquier persona con una visa de no-inmigrante

Cualquier persona que ha renunciado a su ciudadanía de los Estados Unidos

Cualquier persona con una orden de restricción en contra de ellos

Cualquier persona culpable de violencia doméstica o de un delito

Como puedes ver, no hay un lenguaje específico en la ley que se refiera a los que han recibido la acción diferida.

Al igual que en el caso de la mariguana, los inmigrantes deben tener en cuenta que hay diferentes y superpuestas leyes que afectan a la posesión de armas de fuego, como las leyes federales y estatales así como ordenanzas locales, que no están siempre sincronizadas.

Está claro que hay significantes riesgos legales al poseer incluso municiones y por supuesto armas de fuego, cuando no se es residente legal o ciudadano.

Meza-Rodríguez apeló la condena. En julio de 2015, el Tribunal del Séptimo Circuito de Apelaciones de los Estados Unidos dijo que incluso los inmigrantes indocumentados pueden ser parte de “la gente” protegidos por la Carta de Derechos, aunque confirmó la condena del hombre. Esta decisión está en oposición con cuatro decisiones de cortes federales de circuito que dieron fallos relacionados con los inmigrantes y armas de fuego. Comentaristas legales sugieren la cuestión de si los inmigrantes indocumentados tienen derechos de la Segunda Enmienda ahora podría ser enviado al Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

Meza-Rodríguez, quien alguna vez fue residente de Milwaukee y ahora es considerado un criminal convicto, nunca podrá regresar a los Estados Unidos.

Como siempre, si tienes alguna pregunta sobre este tema o eres arrestado, consulta con un abogado de inmigración, y en este tipo de casos, con un profesional legal con amplia experiencia en derecho penal. Aquí está nuestra guía Lacey y Larkin Frontera Fund para la selección de un buen abogado.