Archivos de Arpaio

Joe Arpaio y sus Secuaces Acusados en el Reporte del Detective Vogel

Fotosearch_k7522099
Stephen Lemons
Written by Stephen Lemons

Si los peces gordos de la Oficina del Alguacil del Condado de Maricopa (MCSO) pensaban que estaban trayendo a un lacayo a través de la contratación del investigador privado Don Vogel para analizar la desobediencia de la agencia a las órdenes de un juez federal, caray, ¡Qué equivocados estaban!

Vogel, un ex detective del Departamento de Policía de Mesa, testificó la semana pasada en la audiencia de desacato del Alguacil Joe Arpaio y de 4 de sus agentes pasados y presentes. Su investigación sobre la violación del MCSO de una orden temporal de la corte lanzada en diciembre 2011 por el juez federal G. Murray Snow en el caso de los derechos civiles Melendres v. Arpaio, fue particularmente condenatoria para Arpaio y sus secuaces.

En aquel entonces, el Juez Snow ordenó a la agencia de cesar la aplicación de la ley federal de inmigración civil. A los agentes no se les permitió arrestar a ningún individuo sólo sobre la bases de sospechas de su presencia ilegal, lo que no es en sí mismo un delito, según la Corte Suprema de Estados Unidos.

(Nota: La decisión de la Corte Suprema en el 2012 sobre la ley de inmigración de Arizona SB 1070, dice: “Como regla general, no es un delito que un extranjero deportable continúe presente en los Estados Unidos. Si la policía detiene a alguien sólo en base de su posible deportación, la acción habitual para un arresto no existe. “)

Como el ex abogado de Arpaio, Tim Casey lo resumió en un reciente testimonio, los agentes deben presentar cargos estatales de arresto o liberar al individuo. MCSO no puede arrestar presuntos inmigrantes ilegales para ser recogidos más tarde por la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas o alguna otra agencia federal.

Pero Arpaio ignoró las ordines del Juez Snow del 2011, y salvo por unas pocas excepciones, sus hombres también.

No fue el único asunto a investigar por lo que Vogel fue contratado por MCSO, pero esa investigación hacia Arpaio en particular directamente implica al alguacil en un desafío deliberado a las órdenes el Juez Snow.

Irónicamente, en octubre pasado, Vogel fue recomendado como investigador externo por nada menos que el Jefe Adjunto Jerry Sheridan, después de que el Juez Snow y su monitor, Robert Warshaw, determinaron que el capitán a cargo de la Oficina de Normas Profesionales de MCSO tenía un conflicto de intereses en el caso.

Vogel pudo haber sido escogido por Sheridan pero este no jugó a ser un pelele del Director Adjunto. En cambio, el veterano detective encontró fallas en casi todos los altos mandos MCSO, incluyendo Arpaio.

“El Alguacil Arpaio falló en su responsabilidad de tener la supervisión y control adecuado de la información significativa que afecta a las prácticas de la Oficina del Alguacil del Condado de Maricopa”, Vogel concluyó en su análisis. “Es claro que él no mantuvo la supervisión y control de la información de la orden de la corte expedida el 23 de diciembre de 2011 en caso Melendres.”

El informe fue terminado en abril de 2015, poco antes de la primera ronda de audiencias en el juicio desacato a las órdenes de la corte. A pesar de que le faltaba algo de información no disponible en el momento, como la confesión de Casey bajo juramento de que Arpaio fue informado de la orden judicial preliminar el día en que sucedió y que él informó a Arpaio y otros en la MCSO lo que el requerimiento judicial significaba.

Casey declaró además que él planteó la cuestión del incumplimiento con   Arpaio después del juicio del 2012, cuando dijo que sospechaba que sus clientes no estaban siguiendo la directiva del juez.

El abogado explicó a la corte que enfrentó a Arpaio de nuevo en octubre de 2012, cuando la Unión Americana de Libertades Civiles –ACLU- se quejó en una carta de que MCSO no estaba cumpliendo la orden judicial  preliminar.

Pero Casey testificó sobre la implementación de Melendres únicamente cuando el tribunal le ordenó hacerlo.

En el momento que Vogel estaba haciendo su investigación, el detective no contó con la cooperación de Casey  debido a la confidencialidad entre cliente-abogado. De hecho, Vogel se topa con una pared cuando pide los registros de facturación de Casey, obteniendo evasivas perpetuas de los demandados.

Sólo cuando se quejó a la Oficina del Fiscal del Condado y consiguió su propio abogado para solicitar los registros, Vogel recibió copias redactadas de la facturación.

Pero esto fue después de que hubiera entrevistado al Alguacil y la fecha límite para la investigación de Vogel no permitió entrevistas adicionales.

Casey no facturó nada el 23 de diciembre de 2011, aunque se acordó de llamar directamente Arpaio en ese día. Otros altos mandos recibieron un correo electrónico en esa fecha, el cual Casey describió como “seguimiento a mi reciente llamada telefónica” acerca de la orden judicial preliminar .Incluido al correo electrónico estaba una copia de la orden de la corte. Arpaio muy convenientemente no usa  correos electrónicos. Pero él admitió haber visto las noticias de la televisión y haber leído los periódicos incluyendo el New Times.

Vogel: ¿Lees el periódico?

Arpaio: Sí.

Vogel: ¿Usted leyó el New Times?

Arpaio: De vez en cuando. Cuando estoy en él, lo que pasa una vez a la semana.

Vogel: Si cualquiera de estas cosas en el periódico acerca [ de la orden del Juez en Melendres], ¿es razonable pensar que lo habría visto?

Arpaio: Sí. De hecho, yo creo que todo el mundo lo vería.

New Times, The Arizona Republic, y otros medios reportaron sobre la orden de la corte. Además, Arpaio tiene una oficina completa de información pública que lo mantenía informado de todo.

Parece poco probable que Casey hubiera enviado a todo el alto mando de MCSO un correo electrónico el 23 de diciembre 2011 sin haberle llamado a Arpaio también.

Sin embargo, Arpaio declaro de que se enteró de la orden “varios meses” después de la orden del juez.

Al igual que un capo de la mafia de antaño, Arpaio organiza las respuestas de su oficina para que él pueda decir que no tiene conocimiento, en caso de que sea interrogado bajo juramento. Esa táctica no le ha trabajado muy bien durante los procedimientos de desacato, con su abogado y muchos de sus lacayos indicando que Arpaio estaba firmemente en control de su organización.

El sargento Travis Anglin, el capitán Steve Bailey y el teniente Kim Seagraves, todos ellos han contado como Arpaio reaccionó airadamente a los desafíos a su autoridad.

Jefe Adjunto Jack MacIntyre le dijo a Vogel  que él “, explicó la orden al Alguacil Arpaio en enero de 2012”, durante una de sus reuniones de personal administrativo de los Lunes.

En la forma en que MacIntyre lo describe, a Arpaio no le gustó lo que tenía que decir.

“[El Alguacil] dijo: ‘¿Eso significa que no podemos hacer más operaciones?'” MacIntyre recordó para Vogel. “Y me dijo que la orden judicial preliminar dice que no se puede detener o arrestar a cualquier persona sólo sobre la base de la presencia [ilegal] en este país.”

MacIntyre dice que él dijo la misma cosa dos veces sobre la orden, para hacer llegar el punto principal.

Pero después de eso, MacIntyre, quien es abogado, produjo excusas de “no mi  negocio” y no dio seguimiento como él debió haberlo hecho, de acuerdo con Vogel.

Aunque la orden judicial preliminar no hubiera caído “bajo su nombre en el  organigrama de MCSO”, de acuerdo con Vogel, MacIntyre todavía era un jefe, y, por su rango debió haberse asegurado que MCSO estaba cumpliendo con la orden del tribunal.

El subjefe admite haber leído la orden del Juez Snow en Mayo de 2013 en Melendres, donde el juez encontró al MCSO culpable de discriminación racial. Esa orden discute la decisión de la corte en el 2011, haciéndola permanente.

Cuando se le pregunta porque no tomó cartas en el cuando leyó la orden, Sheridan dijo, “Tal vez eso no hizo sonar la campana”.

“Él era ajeno a la decisión de la Corte del Noveno Circuito de Apelaciones” donde sostenía la orden judicial preliminar de octubre del 2012. (El Noveno circuito también después confirmó la decisión del 2013 de la del Juez Snow) Dijo que nunca leyó los correos electrónicos enviados a el sobre la orden del 2011 y afirma que Casey nunca discutió con eso con él.

Sin embargo, los oficiales de rango inferior del MCSO parecen que capturaron el  mensaje. El teniente Joe Sousa de la Unidad de Contrabando Humano ordenó al sargento Brett Palmer a comenzar a desarrollar escenarios de entrenamiento basados en la nueva orden. Palmer hizo esto, pero el entrenamiento aparentemente nunca se llevó a cabo.

Palmer dice, unos 30 días después de la orden judicial del 23 de diciembre 2011, Arpaio le ordenó detener a unos individuos hasta que el Alguacil pudiera llegar con los medios de comunicación para un show mediático.

Pero Palmer dijo que los detenidos no podían ser detenidos con cargos estatales, y él le informó al Alguacil de que si seguía deteniéndolos estaba en violación de la orden de la corte del 2011.

Los dos hombres discutieron. Arpaio, en última instancia, cedió.

Entonces el sargento entregó a los detenidos a la Patrulla Fronteriza, debido a que ICE se había negado a tomarlos.

El relato de Palmer fue respaldado sargento de la HSU, Michael Trowbridge, que piensa que los detenidos en esa ocasión eran menores de edad.

“El Alguacil dijo, mantenga a esos niños hasta que llegue ahí con los medios de comunicación”, Trowbridge le dijo a Vogel.

Trowbridge también recuerda a Palmer invocando la orden judicial del 2011 en contra de Arpaio.

Arpaio dijo que no recordaba el incidente, pero no negó que hubiera ocurrido.

El alguacil dijo: “Si yo hice esto”, él lo hizo “para enviar un mensaje” que el ICE no aceptaría los detenidos.

El incidente ilustra otra instancia en la cual Arpaio fue informado de la orden del tribunal y sin embargo estaba ansioso por ignorarla.

En su informe, Vogel dice que MCSO no siguió la orden del 2011 “porque personal ejecutivo no le dio la atención necesaria.”

Vogel testificó que había sugerido la elaboración de una cargo administrativo en contra del Alguacil Arpaio pero le dijeron que en el MCSO eso no sucedería.

En cambio, nadie recibió castigos por la violación de la orden del juez. El Subjefe Mike Olson, subalterno de Sheridan, fue elegido para tomar la decisión final.

Y Olson revirtió todas los descubrimientos de mala conducta de los jefes del MCSO.

Vogel dijo que estaba ” en shock” de que nadie del MCSO hubiera sido hecho responsable.

Es obvio por su informe y la transcripción del interrogatorio que hizo a Arpaio, que Vogel no quería dejar fuera de responsabilidad a Arpaio o al MCSO.

Esto, a pesar del hecho de que había sido recomendado por Sheridan para hacer esta investigación del MCSO.

Vogel fue también fue el detective llamado por Casey para investigar los supuestos comentarios hechos por la esposa del Juez Snow en el año 2012 en el sentido de que el Juez odiaba a Arpaio y lo quería fuera de su puesto.

La investigación de Vogel resultó en que la alegación fuera archivada, ya que se determinó que esta no era fiable e inutilizable.

Cuando la participación de Vogel en la investigación de la mujer del juez Snow fue descubierta, parecía que esto provocaría un conflicto de interés del resto de las investigaciones que hacía a petición de MCSO.

En respuesta, el monitor de la corte expresó confianza en las investigaciones de Vogel como la que Involucra a la orden judicial, y Vogel se quedó en el caso.

Dado lo que ha producido, parte de lo cual es publicado en este artículo, la fe del monitor de la corte Warshaw en las habilidades de Vogel han sido bien puestas.

Nota: Las audiencias en contra de Arpaio se encuentran en receso hasta el jueves 27 de octubre.  

Publicado con permiso del Phoenix New Times.

Traduccion, Carmen Cornejo