Archivos de Arpaio Noticias Frontera Fund

Juez Snow: Arpaio Cometió Perjurio, Acusación Criminal Está por Llegar

Inflable Joe. Imagen: Frontera Fund
Inflable Joe. Imagen: Frontera Fund
Stephen Lemons
Written by Stephen Lemons

Afuera de la Corte Sandra Day O’Connor de los Estados Unidos en Phoenix, los oponentes del Alguacil Joe Arpaio ofrecieron a los transeúntes música de mariachi en vivo y cantos de “arresta a Arpaio, no a la gente,” e inflaron un globo gigante con la figura de su enemigo esposado y con uniforme rayado de presidiario.  

Pero dentro de la corte, para el final de la sesión de cinco horas, Arpaio permanecía ileso y no esposado, aun cuando el Juez federal G. Murray Snow señaló que su caso sería muy probablemente referido para acusaciones criminales y estuvo de acuerdo con los abogados de los acusadores que Arpaio cometió perjurio mientras testificaba durante el juicio de desacato a la corte de 21 días, el año pasado.

Recientemente, el Juez Snow declaró que Arpaio, su jefe adjunto Jerry Sheridan, el Sargento Joe Sousa, y el anterior Jefe Ejecutivo Brian Sands eran culpables de desacato civil por el desafío de la Oficina del Alguacil del Condado de Maricopa –MCSO por sus siglas en inglés- a las órdenes del juez que se derivan del caso de derechos civiles Melendres v. Arpaio, en el cual Arpaio y su agencia fueron encontrados culpables de haber cometido amplia discriminación racial en contra de los latinos del Condado de Maricopa. En un documento de 162-paginas “de descubrimiento de hechos,” el juez Snow declaró que Arpaio, Sheridan, y otros en el MCSO “voluntariamente” e “intencionalmente” desafiaron a las órdenes de la corte y fueron deshonestos con la corte y el monitor designado para vigilar a la agencia.

El propósito de la audiencia del martes fue para discutir los remedios por las violaciones y el desacato, y la posibilidad de referir a Arpaio y a los otros a la oficina del Procurador de los Estados Unidos por desacato criminal, lo que podría llevar a sentencias de prisión.

Durante la audiencia, el Juez Snow dijo que consideraba 4 individuos para referirlos a acusaciones criminales de desacato: Arpaio; Sheridan; el anterior líder de la unidad de asuntos internos del MCSO (conocido como el Buro de Estándares Profesionales), Capitán Steve Bailey; y la abogada de muchos años del MCSO, Michele Iafrate.

(Para aquellos no familiarizados de las circunstancias, se alega que Bailey e Iafrate engañaron al monitor de la corte sobre la existencia de más de 1,400 identificaciones inapropiadamente confiscadas a los individuos que agentes del MCSO detenían o arrestaban, muchos de ellos latinos. Engañar al monitor es potencialmente una ofensa criminal, castigable hasta por 5 años de prisión. El Juez Snow directamente habló con la abogada a este punto diciendo, “Ms. Iafrate, yo creo que usted debería obtener consejo legal,” pero él también dijo que podría referir el asunto concerniente a ella a la Barra de Abogados del Estado de Arizona para procedimientos disciplinarios.)

En una respuesta a los descubrimientos del Juez Snow, la Unión Americana de Libertades Civiles-ACLU, la cual representa a los demandantes, pidió al Juez Snow en un documento a referir a Arpaio y a Sheridan al Procurador General para una investigación y posible acusación por perjurio, obstrucción de justicia, mentir al monitor de la corte, y otros crímenes federales. El  ACLU también solicitó que el Alguacil sea multado personalmente con $300,000 como parte del remedio civil. La abogada del ACLU Cecilia Wang presentó esos asuntos durante la audiencia, llanamente diciendo que “se ha cometido perjurio” de parte de Arpaio y Sheridan durante su testimonio el pasado año.

Snow, quien estuvo parado en el pódium durante todos los procedimientos, estuvo de acuerdo. Pero el jurista notó que el Departamento de Justicia estaba “en la mesa demandantes”, ya que el Departamento de Justicia- DOJ por sus siglas en inglés- fue permitido de unirse al caso el año pasado. “[Si] el DOJ quiere proceder con cargos criminales basados en mis investigaciones,” Snow dijo, “ellos pueden”.

La abogada Wang argumentó “que los demandantes tienen interés en ver que la justicia se lleve a cabo,” animando al Juez Snow a referir a Arpaio y a Sheridan al Procurador de los Estados Unidos por perjurio.

El abogado civil de Arpaio, John Masterson, contestó que eso sería inapropiado, porque la oficina del Procurador de los Estados Unidos seria fuertemente influenciada e inclinada en acusar si un juez de distrito quería que lo hiciera.

Las acusaciones de perjurio son notablemente difíciles de probar, y con rareza son señaladas, varias fuentes legales dicen al New Times.

Sin embargo, si es convicto de perjurio, Arpaio puede enfrentar 5 años de prisión. En sus investigaciones de los hechos, el Juez Snow declaró que Arpaio engañó a la corte, cuando, durante el juicio civil, el Juez Snow le preguntó a Arpaio si había investigado a la corte sobre una loca conspiración anti-Arpaio que involucraba al juez Snow, el Departamento de Justicia, al anterior procurador de Justicia Eric Holder, y muchos otros.  Arpaio replicó con una negativa, y repitió la respuesta en un documento que subsecuentemente fue enviado a la corte bajo penalidad de perjurio.

De hecho, el New Times originalmente reportó en 2014, que Arpaio estaba llevando a cabo una llamada “investigación de Seattle” con la ayuda de un supuesto gurú de las computadoras basado en el estado de Washington. Snow usó los artículos del New Times de la investigación de Seattle al cuestionar a Arpaio y después a Sheridan, llevando a un posible perjurio a los dos.

El abogado criminal de Arpaio, el anterior Procurador de los Estados Unidos Mel McDonald, abordó al juez, diciéndole que sería “devastador para el Alguacil y la oficina del Alguacil si la referencia criminal fuera hecha.”  McDonald dijo que Arpaio se presentaba frente al juez con “el corazón roto y en espíritu de contrición”  y observó que la multa de $100,000 a Arpaio, ofrecida para pago de indemnización (al mismo tiempo que Sheridan), era equivalente a un año de salario del Alguacil.

Snow no se conmovió con la actuación de McDonald, citando la posibilidad de que Arpaio pueda solicitar fondos de sus fanáticos. “$100,000 viniendo de donaciones no es un castigo suficiente…para prevenir este tipo de mala conducta,” dijo el juez Snow.  Antes, el juez había señalado que él podría ordenar que todo el peso de las políticas disciplinarias del  MCSO fueran aplicadas a investigaciones que se “vuelvan a hacer” de los comandantes del MCSO, con castigos que incluyen hasta el despido.

Estas re-investigaciones cubrirán las averiguaciones de asuntos internos de Sheridan y otros jefazos del MCSO ya que el Juez Snow ha determinado son inválidas porque la jerarquía del MCSO abusaba el sistema para evitar el castigo.

Pero, el Juez Snow dijo, él no podía aplicar esas mismas reglas disciplinarias a Arpaio, quien ha sido elegido a oficina pública y estaba exento de eso.  Arpaio era el más culpable de los acusados, dijo el Juez Snow y sin embargo, no lo podía tocar en un procedimiento civil,” porque cualquier multa que se le levante será pagado por donaciones o fondos de defensa legal, y no de los bolsillos del Alguacil.”

En otras palabras, el Juez Snow parecía implicar, que él no tenía otra opción pero hacer una referencia a cargos criminales. El juez, de la misma manera dejó muy poca duda de que el estará abollando a Sheridan de la misma manera. Pero levantó otro espectro para Sheridan y sus subordinados: la amenaza de que serán despedidos. Si las políticas disciplinarias del MCSO dictaran que Sheridan y los otros sean despedidos, entonces serían despedidos, dijo el Juez Snow.

En respuesta, Masterson indicó que la defensa objetará al juez la “toma de ese poder” señalando el castigo determinado por el  MCSO.

Sin embargo Masterson concedió muchos puntos en la larga discusión de reformas que se harán en el proceso de investigaciones internas, el cual el Juez Snow describió como fatalmente contaminado y lleno de conflictos de interés.  El Juez Snow indicó que él le quitaría a Sheridan y Arpaio de su poder sobre cualquier investigación interna que concierna a miembros de la clase demandante, dando autoridad a su monitor o a una tercera entidad. El ACLU también quiere que el Juez Snow ordene que el monitor o una tercera entidad tengan autoridad sobre futuras implementaciones de las órdenes de la corte, al imponer lo que el ACLU se refirió como   “administración entregada limitada” de la agencia, con el monitor o una tercera entidad con poder otorgado para ordenar que se hagan cumplir los reglamentos y las órdenes de la corte.

Además, los demandantes y la defensa acuerdan en principio a un sistema de compensación a las víctimas de Arpaio y del MCSO por su desacato a las órdenes de diciembre del 2011 del Juez  Snow que bloqueaban al Alguacil de hacer cumplir las leyes civiles de inmigración y detener a las personas porque se creía que estaban en el país ilegalmente, aun cuando no eran sospechosos de haber violado ninguna ley criminal.

Un fondo de $500,000 dólares fue establecido, y los individuos que puedan demostrar que fueron detenidos o arrestados en violación de las órdenes preliminares del Juez Snow del 2011 podrán recibir 1,500 o más por haber sido detenidos.

La abogada Wang y el ACLU afirmaron que tienen evidencia de que MCSO continúo la violación de la orden de bloqueo preliminar después de que el Juez Snow la hizo permanente en 2013. Anteriormente se pensaba que cientos de personas pudieron haber sido afectadas durante ese periodo donde el MCSO se burló del bloqueo preliminar desde los fines de diciembre del 2011 hasta  mayo del 2013. Pero la revelación de la abogada Wang, la cual ella dice ACLU dedujo de los records obtenidos del Departamento de Seguridad Nacional a través de una petición de libertad de información, parecía que abría una Caja de Pandora de reclamos adicionales de detenciones ilegales y arrestos. El ACLU solicitó otro procedimiento civil para abordar este asunto.

Al final de esta audiencia, el Juez Snow orden que las partes trabajen en un comunicado conjunto sobre el departamento de investigaciones internas para el 14 de junio, y otro memorándum o documentos relacionados con revisiones a los procedimientos y políticas del MCSO para el 30 de Junio. Sobre el asunto de las multas y de la referencia potencial a cargos de desacato criminal, el Juez Snow pateó el carro de  Arpaio mas allá, diciendo que él hará esa determinación en una fecha futura.

Afuera de la corte, cuando se le pregunto si Arpaio terminará en prisión, Masterson dijo que no y que él todavía creía que un “castigo civil apropiado, adecuado” es posible.  Pero el abogado concedió que Arpaio no podía ser sancionado bajo la disciplina del MCSO, él insistió que la multa de  $100,000 que Arpaio ofreció para pagar era suficiente “pellejo en el juego” para satisfacer a la corte.

La abogada Wang estaba firme en que la investigación criminal era necesaria debido a los “crimines que se han cometido.”  Y en cuanto al argumento de McDonald de que ese proceso sería devastador para Arpaio y el condado, ella respondió. “Hay muchas personas en el condado que han sido dañadas y aterrorizados por esos alguaciles por su desacato a las leyes federales y las ordenes de esta corte, y ellos están también en este condado y merecen justicia.”

Por su parte, McDonald insistió que su cliente no ha cometido perjurio.

New Times señaló que un ordinario agente de la ley sería despedido si él o ella mintieran durante el curso de una investigación interna. Dado que el Juez Snow ha determinado que Arpaio ha sido deshonesto, aun si McDonald no piensa que se elevó al nivel de perjurio, ¿no requeriría que  Arpaio renunciara?

“El Alguacil no ha sido deshonesto,” respondió McDonald. “Él no es un individuo deshonesto, y los votantes del Condado de Maricopa, si no les gusta, están libres de votar por alguien más.”

De hecho, el Alguacil está corriendo su campana de re-elección este año con la esperanza que lo lleve a su séptimo año en la oficina. Dada su resistencia de Teflón del pasado, la referencia inminente a cargos criminarles no será suficiente para darle su merecido políticamente, particularmente cuando los fiscales sean miembros de la Oficina del Procurador de los Estados Unidos locales quienes han sido cautelosos hasta el punto de la inacción cuando se refiere a cualquier caso a menos que sea visto como seguro.

A este punto, sólo el espectáculo de Arpaio siendo paseado esposado le pondrá punto final a su carrera con certeza. Y como el Juez Snow hasta ahora ha escogido no ejercer su autoridad para citar a  Arpaio por desacato directo y darle a él un día o dos tras las rejas adicionalmente a remedios civiles y referencia a cargos criminales, al público les es dado algo que se parece a una carrera entre dos tortugas: la partida inevitable del Alguacil por causas naturales o el prospecto de una acusación federal criminal.