Noticias Frontera Fund Trump en la Mira

La Caravana Migrante y el Difícil Proceso de Asilo

Fotosearch_k31529960
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

Cientos de personas de países centroamericanos, principalmente Honduras, están atrapados en el puerto de entrada de San Ysidro con el corazón lleno de esperanza. Justo en la frontera entre México y EE. UU.,  madres con hijos pequeños, adultos jóvenes y algunas personas mayores, principalmente de aldeas pequeñas, están ansiosas por solicitar asilo en los EE. UU. después de recorrer miles de millas en lo que se ha llamado la Caravana Migrante. Unos 300 miembros de la Caravana han decidido solicitar asilo en México, pero otros continuaron hasta la frontera con Estados Unidos.

Se llaman a sí mismos refugiados.

Teniendo en cuenta la controversia generada por este grupo, debemos revisar algunos aspectos sobre la ley de asilo en los EE. UU. y los desafíos a los que se enfrentan los miembros de la Caravana para lograr su objetivo.

Estos son algunos de los puntos básicos:

Los refugiados son considerados solicitantes de asilo. Los refugiados son víctimas y han sobrevivido situaciones que amenazan la vida en sus países de origen y durante su viaje para buscar refugio. Es acertado decir que la gran mayoría de ellos han experimentado la victimización en varios puntos a lo largo de su viaje. Muchos han sido arrestados, encarcelados, golpeados, violados y / o torturados en base a aspectos de su identidad. Muchos han huido de sus países de origen debido a persecución política, religiosa o sectaria y / o genocidio. Pueden ser campesinos, madres, periodistas o políticos y pueden venir de países de todo el mundo.

Estados Unidos tiene una larga historia de brindar refugio a las víctimas de persecuciones religiosas o de otro tipo, comenzando con los primeros colonos europeos que se asentaron en el noroeste del país en búsqueda de libertad para practicar su religión.

Se estima que hay 15.4 millones de refugiados en todo el mundo. Según los datos del Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Justicia de los  Estados Unidos, 21,113 personas recibieron asilo en el año fiscal 2010. Pero la situación con la administración Trump es diferente.

La crisis de refugiados se ha visto exacerbada últimamente por la horrible guerra civil en Siria y el crimen generalizado, la pobreza y la violencia relacionada con las pandillas en los países centroamericanos. Agregue a eso el colapso de la economía venezolana.

A pesar de la gran necesidad de un refugio seguro para tantos, la administración Trump ha tratado de limitar la entrada de refugiados a través de la prohibición de viaje musulmán, mediante la lucha en contra de casos legales de asilo y la reducción del apoyo a los solicitantes.

Los solicitantes de asilo deben presentar una solicitud ante el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) o a un juez de inmigración si se enfrentan a la deportación. (Haga clic aquí para obtener más información sobre el proceso de solicitud de asilo).

Los miembros de la Caravana Migrante que se presentan en la frontera deben someterse a una evaluación por parte de un oficial de asilo en el puerto de entrada para lo que se denomina la “entrevista de temor creíble”. Esta entrevista implica la divulgación de sus actividades pasadas, asociaciones, experiencias de violencia y persecución, y su temor a futuras persecuciones. Si el agente considera que la historia es creíble, remitirá el caso a un juez de inmigración para una audiencia completa.

Un solicitante de asilo no goza de una presunción de credibilidad y debe documentar su caso con evidencia. La responsabilidad de probar la veracidad recae sobre el solicitante: solo así puede establecerse si la información que proporciona es verdadera, y si se le considera como refugiado.

El testimonio de los solicitantes de asilo debe ser convincente, consistente, creíble y lo suficientemente específico como para convencer a las autoridades de inmigración. Los casos se fortalecen si aportan pruebas que corroboren la historia como artículos de periódicos, declaraciones juradas de testigos o expertos, diarios, libros, declaraciones de médicos, fotografías, etc. a los jueces de inmigración.

¿Quiénes están excluido de un proceso de asilo?

  • Aquellos que han participado en la persecución de otros
  • Los solicitantes que han sido condenados por delitos graves y constituyen un peligro para la comunidad de los Estados Unidos o pueden convertirse en un peligro para las personas en los EE. UU.
  • Solicitantes que han participado en actividades terroristas
  • Personas que han sido reasentadas en otro país antes de llegar a los Estados Unidos
  • Y aquellos que no presentaron sus solicitudes dentro de un año de su llegada, en ausencia de circunstancias cambiantes o extraordinarias.

Al día de hoy, 1 de mayo de 2018, a ocho participantes en la Caravana se les ha otorgado la entrada a los EE. UU. para solicitar asilo.

Según el New York Times, abogados y otros voluntarios que están ayudando a los miembros de la Caravana han identificado alrededor de 200 casos sólidos de asilo, la mayoría de ellos niños.