Noticias Frontera Fund

La Nativista que Instigó el Odio a los “Bebés Ancla” Antes que Trump y Coulter

dallacroce1200
Stephen Lemons
Written by Stephen Lemons

Gracias al contendiente por el partido Republicano a la presidencia de los Estados Unidos Donald Trump y la comentarista de extrema derecha Ann Coulter, el odio a los  “bebes ancla” está de moda.

Pero la nativista del área de Phoenix Michelle Dallacroce, fundadora y presidenta de la organización  Madres En Contra de los Ilegales, quiere que sepas que ella odiaba a los “bebes ancla” antes que ese odio fuera…umm… cool.

“Tanta gente esta subiéndose al carro, como si ellos hubieran descubierto el asunto”, ella se quejó en una entrevista reciente. “Nadie quería tocar este asunto cuando yo estaba hablando de esto. Yo era la única.”

Para ser claros, el término “bebés ancla” es peyorativo e incorrecto. De acuerdo con la Enmienda Catorce de la Constitución de los Estados Unidos, todos los niños nacidos en esta tierra son ciudadanos Americanos por nacimiento, con raras excepciones.

De hecho, no existe mención de la paternidad en la parte de la Enmienda Catorce que dice: “Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos, y sujetos a su jurisdicción, son ciudadanos de los Estados Unidos y del estado en el que residen.”

En estos días, aquellos que no están  “sujetos a la jurisdicción” pueden incluir a los niños nacidos en los Estados Unidos de diplomáticos extranjeros.

Inmigrantes indocumentados y sus hijos nacidos en los Estados Unidos están definitivamente sujetos a las leyes americanas, a pesar de las contorsiones históricas y lógicas de aquellos que argumentan en su contra. Estos niños no tienen inmunidad diplomática.

Ni tampoco teniendo a un niño en este país le ofrece una “ancla” realista ya que los ciudadanos Americanos no pueden patrocinar a su familia para una “tarjeta verde” hasta que son adultos.

Lo que es mucho tiempo para esperar la recompensa.

Pero lo que siempre ha sido una visión extremista de ver a los niños nacidos en los EU de padres con presencia ilegal ha encontrado nueva vida en la retórica tóxica de Trump y Coulter.

Trump ha declarado que terminar con el derecho a la ciudadanía por nacimiento es parte de su plan de inmigración, llamándolo un ‘imán” para la inmigración ilegal e insistiendo que, a pesar del lenguaje tan claro de la Enmienda Catorce, los “bebes ancla” no son ciudadanos de los Estados Unidos.

Coulter critica la práctica en su despectivo libro, Adiós, America: The Left’s Plan to Turn Our Country Into a Third World Hellhole, diciendo que “está basado en un principio constitucional falso” “producto intelectual de los que empujan una amnistía“.

Dallacroce, cuyas declaraciones y actividades han sido denunciadas por la Liga Anti-Difamación y la organización Southern Poverty Law Center, apunta que ella ha estado hablando de asuntos de la Enmienda Catorce desde 2006, cuando ella registró a su organización con Arizona Corporation Commission.

“Ahora Ann Coulter ha escrito un libro sobre eso,” ella se burla. “Quizá deba yo patentarlo.”

Dallacroce, quien alguna vez aspiró a ser comediante y actriz, le dio al clavo al sentimiento anti-inmigrante del 2006 y navegó la ola nativista a la infamia, apareciendo en Fox News en múltiple ocasiones hasta que se retiró en 2008, supuestamente por falta de fondos.

Pero ella nunca se fue completamente, apareciendo con grupos nativistas en protestas aquí y allá y auto-publicando un libro en el 2012 crítico de la investigación de Joe Arpaio en la veracidad del certificado de nacimiento del Presidente Obama. Esto aun cuando había apoyado al Alguacil en el pasado y haber pertenecido a su grupo de voluntarios llamado posse.

Ahora, con la llegada de Trump especialmente, ella se siente “vindicada” de una manera, e ignorada de otra.

A pesar de que no siente cariño por Coulter, a ella le gusta Trump y dice que ella votará por él si la primaria Republicana se llevara a cabo hoyLa ama de casa madre de dos hijos, clama que ella ha sido marcada para no participar en Fox News por sus creencias sobre la Enmienda Catorce, que ella dice a Fox News no le parecen adecuadas.  El canal de noticias conservador en cable se ha convertido en una de sus blancos favoritos durante sus declaraciones en YouTube.

De hecho, ella cree que tiene alguna influencia inadvertida sobre las declaraciones sobre la ciudadanía por nacimiento de Trump, ya que ella asistió a la conferencia en el Centro de Convenciones de Phoenix donde se presentó como la presidenta de “Madres en Contra de los Ilegales” y le dio su tarjeta.

“Quizá él estaba pensando sobre [el derecho a la ciudadanía] en ese tiempo,” ella acepta. “Pero él no lo estaba haciendo en todos sus reuniones.”

En su último e-mail, Dellacroce ofrece una versión novelera de porque los niños nacidos de padres con estatus ilegal en los Estados Unidos no son ciudadanos Americanos.

Ella señala que bajo la Constitución Mexicana, un hijo de padres Mexicanos es de hecho ciudadano. Entonces, los niños “ancla” son ciudadanos Mexicanos in utero y no se pueden convertir en ciudadanos Americanos.

“Ellos son ciudadanos Mexicanos antes de nacer, ella insiste.  Por supuesto que pueden ser deportados”.

Pero como todos los que claman los que se oponen a lo que dicta la Enmienda Catorce de la Constitución y juicios subsiguientes de la Corte Suprema de los Estados Unidos, esa especulación se disuelve bajo el escrutinio.

El abogado de inmigración  Johnny Sinodis de la firma Salvatierra Law Group en Phoenix dice que un ciudadano Americano nacido de padres Mexicanos puede fácilmente obtener un certificado de nacimiento Mexicano listando su lugar de nacimiento a los Estados Unidos.

Como resultado, el niño podrá tener doble ciudadanía, dice Sinodis.

“Y el hecho que tenga ciudadanía doble no significa que eso invalide la ciudadanía Norteamericana”, él explicó recientemente.

Él señalo el caso de la Suprema Corte de los Estados Unidos de 1980 llamado  Vance v. Terrazas como uno que refleja la noción de que un ciudadano Mexicano nacido de padres Mexicanos de alguna manera cancela una ciudadanía por otra.

De hecho, la ciudadanía doble es permitida bajo las leyes Mexicanas, Americanas e Internacionales.

El abogado Mexicano Héctor M. de Ávila González del bufete De Avila Law Firm que trabaja en Sacramento, California, es un consultor para los abogados Americanos en esos asuntos y es él mismo una persona con doble ciudadanía.

“Yo soy Americano cuando estoy en los Estados Unidos,” él explicó cuando lo llamé solicitando comentario.  “Y soy Mexicano cuando estoy en México. No significa que puedo usarlas de una manera aleatoria. Existen algunos parametros de visa.”

De Avila deshecha las nociones de Dallacroce que conciernen a la ciudadanía doble, llamándolas completamente falsas.”

México, como los Estados Unidos y otros muchos países de América, hacen parte suya la ciudadanía por nacimiento.

Y por los niños Americanos nacidos de padres Mexicano en los Estados Unidos, el estatus migratorio de sus padres no tiene importancia, dice De Avila, a pesar de que a él no le gusta que digan que ellos “automáticamente” se convierten en ciudadanos Mexicanos.

“Yo diría que ellos tienen el derecho de convertirse en ciudadanos Mexicanos porque son hijos de padres Mexicanos”, él dice. “Yo no digo que es automáticamente, porque tiene que ser reconocida.

“La manera en que consigues el reconocimiento es—- tú vas al Consulado Mexicano, los padres van, y ellos dicen, “Queremos que sepas que nuestro hijo, nacido en los Estados Unidos, es ciudadano Mexicano.’ Allí está el proceso.”

Es un proceso que alguien puede seguir en cualquier punto en la vida, en tanto que el individuo pueda probar que al menos uno de los padres es Mexicano o tiene ciudadanía Mexicana.

Dallacroce no es abogada, aunque ella dice que trabajó en una oficina de abogados por muchos años. (¡Hey! Se acerca, ¿no?) Ella cuestiona los motivos de cualquiera que no esté de acuerdo con ella en este asunto.

“Las gentes que tienen diferente opinión son esos abogados que están torciendo el asunto, porque ellos tratan de obtener algo de esa gente”, ella dice, “esas gentes”, refiriéndose a los indocumentados.

Por ahora, ella sólo quiere un poco de reconocimiento por empedrar el camino para esos nativistas que llegaron luego.

“Eso es lo que realmente odio ahora”, ella se queja. ”Nadie da el crédito a quien se lo merece.”

Published with Phoenix New Times’ permission.

Translation by Carmen Cornejo.