Noticias Frontera Fund

La Pesadilla de una Soñadora, Tercera Parte – Puente v. Arpaio

Puente-membership

Noemí se convierte en demandante.

No es accidental de que los estatutos en las leyes de Arizona 13-2008 y 13-2009 hacen del robo de identidad un crimen agravado (felonía). “Esos… estatutos en las leyes fueron puestos a propósito para crear crímenes agravados y para que las personas convictas de ellos no tuvieran esencialmente la oportunidad de aplicar por un estatus migratorio y ser deportados” dijo Steve Kilar representante de medios de la Unión de Libertades Civiles de Arizona (ACLU of Arizona).

Cuando el abogado criminal de Noemí– que no estaba entrenado en asuntos migratorios – le dijo a ella que se declarara culpable de un cargo agravado bajo esos estatutos, Noemí firmó el trato. Haciendo eso, ella podría cerrar la puerta final de sus opciones, porque con una felonía, ella no podría calificar para la Acción Deferida para aquellos traídos como menores de edad a los Estados Unidos (DACA).

“Yo nunca pensé que vendría el día en que veríamos a Arpaio… en la corte, en vez de la otra manera. Perdimos el miedo e hicimos posible que esta demanda pasara, y ahora otros en la comunidad no tendrán que sufrir como nosotros.”

Tan pronto como firmó su documento, los guardias de la prisión llamaron su nombre. “¡Cincuenta y cuatro, Cincuenta y cuatro!”

A ella la llevaron a las instalaciones de ICE (U.S. Immigration and Customs Enforcement) donde le dieron un número nuevo, un número A. “A” es por “alíen” – extranjero.

La prisión en ICE era más comoda, y su madre y hermana podían visitarla. De todas maneras, Noemí dice, “había días cuando me sentía triste y lloraba como “Quiero irme a la Casa.’ Cuando hablaba con mi mamá ella siempre decía, ‘He hablado con muchos abogados y ellos me dicen que no hay nada que puedan hacer por tí, que te van a deportar.’

El plan era que ICE la iba a dejar en la frontera, y que un amigo de la familia la llevaría a la casa de su tío en Juárez – zona cero de homicidios en contra de mujeres. Ella trataba de resignarse a eso.

Entonces su mamá habló con un abogado que dio a Noemí un pronóstico más positivo: una oportunidad de 1% de quedarse en el país.

Su día en la corte de inmigración era en una semana. Los procedimientos se llevaron a cabo rápidamente. El juez aventó una serie de palabras legales. “La única cosa que entendí,” recuerda Noemí, “fue que dijo, ‘¿Están ustedes de acuerdo que el caso sea desechado?’”

Noemí se congeló en su confusión. Un guardia le dijo, ‘¿Entiendes?’

“No.”

‘Vas a regresar a tu casa.’

“¿Mi casa? ¿Dónde?”

Buena pregunta. ¿Donde está el hogar del Soñador? La cárcel había sido llamada su “casa”. México era su lugar de nacimiento pero era totalmente extraño para ella. Noemí solo sabía de un verdadero hogar.

‘Háblale a tu familia y diles que te esperen. Tú te vas a casa.’

¿Cuánto costó encarcelar a Noemí?
Noemí estuvo 60 días en la Carcel del Condado de Maricopa Y cinco semanas en un centro de detención de Immigración de ICE. El costo a los contribuyentes por prisionero es de $68 dólares al dia, de acuerdo con el Instituto de Justicia Vera.
La detención en los centros de ICE es de $161 dólares por dia, de acuerdo con la Unión de Libertades Civiles.
($68X60)+($161X35)= $9,715
Los contribuyentes gastaron casi 10,000 dólares encarcelando a una chica que quería ganarse $465 dólares.

Hoy, Noemí es casi libre. No puede trabajar o ir a la escuela. Ella no puede aplicar para DACA. “Ellos dicen que éste es un país libre”, ella dice. “Sin embargo para una persona como yo… tienes límites para todo” Ella hace trabajo voluntario en Puente, una organización que busca la justicia para los inmigrantes, mientras espera la decisión del juez en la demanda Puente v. Arpaio, de la cual es demandante.

En Junio 2014, Puente, representado por la Unión de Libertades Civiles de Arizona ACLU, presentó una demanda en contra del Sheriff Joe Arpaio por usar dos leyes de robo de identidad para conducir más de 80 redadas en lugares de trabajo. En los últimos años, las cortes han arrebatado las armas de cumplimiento de leyes migratorias a Arpaio, una a una. Esos estatutos son los últimos remanentes del arsenal de batallas.

En Enero 2015, el juez David Campbell ordenó un alto a esas prácticas, prohibiendo a Arpaio a conducir más redadas de trabajos bajo esas leyes.

Después de esta decisión, Noemí anuncio, “Yo nunca pensé que vendría el día en que veríamos a Arpaio… en la corte, en vez de la otra manera. Perdimos el miedo e hicimos posible que esta demanda pasara, y ahora otros en la comunidad no tendrán que sufrir como nosotros.”

Pero el mandato no cambia su destino. Aún. La meta final de la demanda es limpiar de los crímenes agravados a los inmigrantes que fueron encontrados culpables bajo las leyes- inmigrantes como Noemí.

Algunas veces la gente que tiene los nueve dígitos critica las acciones de Naomi. Pero ella ve a su alrededor, al corredor de las puertas cerradas- la prisión virtual de la Soñadora – y se pregunta “¿Qué es lo que hubieras hecho si estuvieras en mis zapatos?”.