DACA/DREAM Noticias Frontera Fund Trump en la Mira

La Propuesta de Trump (Miller-Kelly) Busca Cambios Substanciales a Cambio de la Legalización de Soñadores

sirako
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

El diablo está en los detalles. Esto es tan cierto en la propuesta que la Casa Blanca de Miller-Kelly-Trump está poniendo sobre la mesa, de acuerdo con las noticias de la semana pasada. En resumen, la administración ofrece a los individuos beneficiarios de DACA y algunos otros jóvenes inmigrantes elegibles o sea, los Soñadores, un camino hacia la legalización y la ciudadanía a cambio de fondos para la construcción del  muro fronterizo, además de otras medidas de aplicación de la ley de inmigración.

Si vieron un signo de esperanza aquí, lamento aplastar sus sentimientos.

Los abogados y analistas de inmigración, incluso sin tener todos los detalles, describieron la propuesta como una nota de secuestro pidiendo el rescate de cautivos. Sí. Cuando el presidente Trump eliminó a DACA, fue como si tomara como rehenes a jóvenes inmigrantes para luego permitir que su “asesor” Stephen Miller, un declarado antiinmigrante y racista, y su Jefe de Gabinete de la línea dura, John Kelly, tomaran el control de cualquier propuesta de inmigración.

Eso en sí mismo no es una buena noticia.

Puedes ver un video sobre Stephen Miller y sus posturas incendiarias aquí.

Hay mucho que no se conoce del todo sobre esta propuesta, como la forma en que se establecerá la elegibilidad para aquellos jóvenes inmigrantes que no forman parte del programa DACA pero que según la propuesta podrían ser integrados ya que la administración está considerando alrededor de 1.8 millones de personas como posibles beneficiarios. Tampoco está claro cuán dificil será el camino hacia la legalización.

Toda esa incertidumbre es a cambio de $ 25 mil millones (mil millones, no millones) para el muro fronterizo y diversas medidas que modificarían las leyes de inmigración indocumentada y LEGAL, que acelerará los procesos de deportación (lo que plantea problemas de debido proceso), eliminaria herramientas legales que los abogados de inmigración tienen que luchar por su clientes (que ya está sucediendo), y limitar la discreción de los jueces (ídem).

Los analistas legales temen que esta propuesta haga permanentes (y sean escritos como ley)  cambios administrativos legales que ya están ocurriendo en la administración a través del DOJ de Jeff Sessions, y que cambiarán sustancialmente la inmigración en los EE. UU. tal como la conocemos, sin resolver realmente ninguno de sus problemas. Hemos escrito sobre eso en el Fondo Lacey y Larkin Frontera en el pasado.

Además, la propuesta quiere limitar varias formas de inmigración LEGAL, como la lotería de visas (que trajo diversidad al sistema de inmigración) y limitar la reunificación familiar (que la administración y sus  agentes de extrema derecha llaman peyorativamente “migración en cadena”).

Irónicamente, incluso esta dañina propuesta restrictiva de inmigración no cuenta con mucho apoyo entre los seguidores de Trump, que nunca estarán satisfechos con ningún proceso de legalización para DACA-DREAMers ni para nadie.

Una cosa es segura. La propuesta de la Casa Blanca no debería ni será la última palabra. Trump puede cambiar de opinión mañana, y es muy poco probable que cualquier partidario real de los DACA-DREAMers vea este intento como aceptable.