Noticias Frontera Fund

La Protección que los Soñadores Demandan de sus Universidades y Colegios

Los DREAMers de Arizona celebran victorias. Ahora exigen claridad en las muestras de apoyo. Foto: Lamp Left Media
Los DREAMers de Arizona celebran victorias. Ahora exigen claridad en las muestras de apoyo. Foto: Lamp Left Media
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

Fotografía: Lamp Left Media.

Muchos miembros de la comunidad respondieron con entusiasmo cuando presidentes de universidades y colegios de todo el país emitieron declaraciones prometiendo proteger a estudiantes indocumentados.

Ya para diciembre 15 del 2016, más de 500 presidentes de colegios y universidades tanto públicos como privados a través de los Estados Unidos han publicado declaraciones en apoyo de los estudiantes indocumentados, y la cuenta de más apoyo continúa.

Puedo decir que la respuesta fue muy positiva ya que nuestro artículo en Lacey y Larkin Frontera Fund sobre la declaración del presidente de la Universidad Estatal de Arizona, Michael Crow, para proteger DREAMers fue bien recibido, justo antes del Día de Acción de Gracias.

El movimiento para tranquilizar a los estudiantes de que estarán protegidos de la aplicación extrema de las leyes de inmigración en los campus surgió como respuesta a la elección de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos el 8 de noviembre de 2016. Sus promesas de crear una “fuerza de deportación” causó temor y desconcierto entre todos los inmigrantes indocumentados.

El Centro Pew de investigación estima que hay entre 200,000 y 225,000 estudiantes universitarios indocumentados en los Estados Unidos. La mayoría de ellos han recibido un alivio momentario de la deportación bajo el programa del presidente Obama llamado DACA (Acción Diferida para los Traídos en la Infancia).

Los líderes estudiantiles están agradecidos por las declaraciones, pero sabiendo las realidades de la política, también exigen que las universidades y los colegios especifiquen claramente qué tipo de protecciones están ofreciendo.

Listos, los muchachos.

Asi mismo, la organización National Immigration Law Center (NILC) sugiere que las universidades agreguen lenguaje específico a las declaraciones.

Las universidades deben:

Limitar el intercambio de información de estudiantes y familiares con las autoridades federales de inmigración

Restringir el acceso de los agentes de inmigración a los campus

Prohibir la seguridad del campus de colaborar con las autoridades federales de inmigración

Proporcionar recursos e información para los estudiantes inmigrantes y sus familias

Los jóvenes inmigrantes quieren que las instituciones educativas tomen medidas más proactivas para apoyarlos. Penosamente, sólo el 49 por ciento de los inmigrantes indocumentados entre 18 y 24 han asistido a la universidad o alcanzado educación superior, en comparación con el 71 por ciento de todos los residentes de los Estados Unidos en su grupo de edad, debido a las dificultades extremas que vienen con su situación.

Las universidades y los colegios deben facilitar el acceso de los estudiantes indocumentados a la educación superior para aprovechar el poder estos jóvenes inteligentes educados en los Estados Unidos. Es una inversión que como país no podemos perder.