Noticias Frontera Fund Trump en la Mira

La Tecnología de Reconocimiento Facial Invade las Fronteras y Puertos de Entrada

monitoring-1305045_1920
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

Parece salido de una novela de ciencia ficción, pero es el estado de la vigilancia invasiva en los EE. UU. y es real.

En noviembre de 2016, una semana después de las elecciones presidenciales, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos fotografió sin despertar gran furor entonces a alrededor de 1,400 conductores que cruzaban la frontera de Nogales, Arizona a México. El siguiente enero, capturaron imágenes de otros 1,400 conductores en la frontera de Anzalduas, Texas. El gobierno utilizó estas imágenes para desarrollar una tecnología experimental de reconocimiento facial diseñada para rastrear a las personas que ingresan y salen del país. El público no fue informado de estas actividades.

Basado en ese programa piloto, CBP desplegará el llamado Vehicle Face System (VFS) en agosto en Anzalduas. Está programado para escanear las caras de los conductores y pasajeros que entran o salen del país durante un año.

Las autoridades compararán las imágenes con pasaportes, visas y otros documentos almacenados en “propiedades del gobierno”, dijo la portavoz de CBP Jennifer Gabris a la publicación The Guardian.

El asunto es ahora responder a la pregunta: “¿Con qué precisión pueden las cámaras capturar imágenes de personas dentro de los vehículos y unirlas a los registros del gobierno?”

Como si esa pregunta no fuera lo suficientemente preocupante, la respuesta, cuando se trata de escanear faciales típicos, es aún más aterradora: La tecnología de reconocimiento facial es realmente mala para reconocer rostros.

Durante un incidente en Gales (Reino Unido) en el que la policía escaneó a una multitud de 170,000 personas, se descubrió que la tecnología de reconocimiento facial tiene un índice de 92 por ciento de falsos positivos. Eso significa que el 92 por ciento de las personas que identificaron como criminales no eran criminales.

Y esto se pone peor. La tecnología de reconocimiento facial funciona mejor cuando se identifican a hombres blancos. Es menos preciso con mujeres y cualquier persona con piel más oscura.

El reconocimiento preciso de rostros es aún más difícil cuando las cámaras miran a través de los parabrisas de los automóviles, que generalmente están afectados con reflejos móviles. CBP ha pasado años tratando de combatir este problema.

Es realmente aterrador contemplar cuántas personas podrían ser acusadas falsamente de contrabando u otros delitos de inmigración porque fueron identificadas erróneamente por una cámara de seguridad.

Pero abróchense los cinturones porque esto empeora.

Este programa es parte de un despliegue de vigilancia más amplio llamado programa de entrada / salida biométrica. Como parte de este programa, CBP actualmente está probando tecnología de reconocimiento facial en ocho aeropuertos: Atlanta, Miami, Las Vegas, Washington Dulles, Chicago O’Hare, JFK de Nueva York y dos aeropuertos de Houston.

El programa de entrada / salida biométrica fue diseñado para verificar las identidades de los titulares de la visa en los aeropuertos. Pero CBP ha indicado que también podría comenzar a escanear las caras de los ciudadanos de Estados Unidos a medida que vuelven a ingresar al país o pasan por los puestos de control de la TSA. CBP dice que esto es parte de un plan “para mejorar la experiencia del viajero” a través de la biometría.

Los grupos de libertades civiles, como era de esperar, están profundamente preocupados por estos acontecimientos.

“Esta es una forma para que el gobierno federal rastree a las personas, supervise quién va a dónde y qué hace allí”, dijo Mitra Ebadolahi, un abogado de la ACLU, a The Verge. “En una sociedad libre, todos deberíamos poder vivir nuestras vidas de forma segura sin ser vigilados y atacados por el gobierno federal”.