DACA/DREAM Noticias Frontera Fund Trump en la Mira

Los Soñadores Beneficiarios de DACA que no Necesitan Permiso de Trabajo

Carla Chavarria working at Fair Trade Cafe in Phoenix. Photo: Frontera Fund.
Carla Chavarria working at Fair Trade Cafe in Phoenix. Photo: Frontera Fund.
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

Primero de una serie sobre empresarios DREAMers.

Carla Chavarría bosteza mientras escribe en su laptop. Ella ha estado trabajando todo el día para mantener la entrega de proyectos para sus clientes. “Trabajo duro para todos ellos”, dice.

Delgada y fuerte, Carla es una ávida entusiasta del levantamiento de pesas Olímpico que puede levantar más que su peso en el gimnasio sólo por diversión y para estar en forma.

Ella es beneficiaria de DACA y fundadora de YCM / Ocho, una agencia de diseño gráfico y de marketing con un punto de vista de los jóvenes milenarios y cofundadora de Ganaz Apparel, una empresa de línea de ropa deportiva, junto con su amiga Máxima Guerrero.

Carla estaba haciendo trabajo de diseño gráfico para clientes como inmigrante indocumentada antes del 15 de junio del 2012, cuando el presidente Obama anunció la creación del programa de Acción Diferida para los Taídos en la Infancia, mejor conocido como DACA. Ese mismo año, llenó los documentos para la creación de su negocio.

Puedes ver un video de Carla y su pasión por el arte, diseño gráfico y marketing, aquí.

Como todos los jóvenes indocumentados, Carla está triste porque el presidente Trump está eliminando DACA, pero no necesita el permiso de trabajo como la mayoría, una tarjeta llamada Documento de Autorización de Empleo (EAD) porque ella es su propio jefe.

… a menos que Trump diga que quiero deportar a Carla … mi negocio continuará.

“Siento que el final de DACA me afecta porque veo gente alrededor de mí (preocupada y triste), pero no he usado el permiso de trabajo para muchas cosas”, dice Carla.

Luego reflexiona:

“Me afecta porque pienso: ¿y si el gobierno quiere usar la información que les dí para buscarme y deportarme?”

Carla es uno del creciente número de jóvenes inmigrantes empresarios y dueños de negocios.

Una encuesta en el 2016 encontró que el 6 por ciento de los beneficiarios de DACA encuestados son dueños de negocios. Esta tasa de creación de empresas es mayor que la del público estadounidense en general, con un 3.1 por ciento, y toda la población inmigrante, con un 3.6 por ciento. Las empresas creadas por los jóvenes inmigrantes incluyen empresas de tecnología, tiendas de artesanías en línea, fotografía, servicios de diseño gráfico, servicios de preparación de impuestos, estilistas, entre otros.

Carla también está creando empleos. Ella administra un puñado de contratistas o freelancers, la mitad de ellos también beneficiarios de DACA.

¿Qué hace Carla con su tarjeta de empleo o EAD? La tengo en una carpeta con todos los documentos de DACA. La usé una vez para comprar una casa, dice con orgullo.

Carla tiene sólo 24 años.

YCM es una agencia que atiende a alrededor de 80 clientes, muchos de ellos recurrentes y es una celebridad local, reconocida con premios y menciones en revistas y periódicos.

¿Qué va a pasar después de que DACA (potencialmente) se haya eliminado gradualmente? El negocio continuará, “a menos que Trump diga ‘quiero deportar a Carla’. A menos que eso suceda, mi negocio continuará”.

Lacey and Larkin Frontera Fund te ofrecerá más historias de Soñadores emprendedores.