DACA/DREAM Noticias Frontera Fund

MAVNI: Quieren Servir al País Pero Cancelan sus Contratos

MAVNI
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

Como hemos informado anteriormente en Lacey y Larkin Frontera Fund, los jóvenes inmigrantes que quieren servir en las fuerzas armadas de los EE.UU. a través de un programa llamado MAVNI no están recibiendo el apoyo que tú supondrías recibirían.

El Pentágono ha decidido cancelar abruptamente cientos de contratos de enlistamiento ya firmados que involucran a jóvenes inmigrantes que prestan servicios bajo el programa de Acceso Militar Vital al Interés Nacional (MAVNI por sus siglas en inglés). Este programa permite que los jóvenes inmigrantes se inscriban si tienen habilidades especiales importantes para la seguridad nacional, como fluidez en un idioma o dialecto de importancia geopolítica, o capacitación médica específica.

Poner fin a esos contratos pone a muchas de estas personas nacidas en el extranjero en peligro de deportación.

Después de sufrir debido a meses de retrasos en el procesamiento del papeleo que les permitiría participar plenamente en el ejército, pasando por filtro tras filtro de verificación de antecedentes, los inmigrantes encontraron que el Pentágono ha puesto el programa en un paro abrupto.

Un número limitado de DREAMers o Soñadores también se inscribieron en el programa, viéndolo como una oportunidad para la protección y una vía para legalización rápida que no existe para ellos.

No está claro si el Pentágono está desechando o posponiendo el programa, como una reacción similar al anuncio de que se eliminaría la DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Niñez).

De cualquier manera, los reclutas están experimentando tristeza y decepción.

Según algunos observadores, el paro del programa es una respuesta a un proceso de enlistamiento oneroso que incluye extensas investigaciones de antecedentes. Esto se debe al énfasis que la administración Trump ha puesto en empujar a todos los individuos nacidos en el extranjero a través de un proceso de investigación ridículamente extenso que se transforma en una actitud racista.

Por el contrario, la aptitud de los ciudadanos estadounidenses para servir en las fuerzas armadas rara vez es cuestionada, aunque puedan ser sospechosos conductas antiamericanas. Tomemos el caso de Guillaume Cuvelier, de 29 años, quien tiene una historia bien documentada de adherirse a las posiciones de extrema derecha y de mantener alianzas con militantes rusos en Ucrania, enemigos de los Estados Unidos.

La habilidad de Cuvelier para unirse al Ejército plantea preguntas sobre el proceso de reclutamiento y si los solicitantes ciudadanos son examinados a fondo antes de que sean capaces de alistarse, en contraste con el exhaustivo proceso de selección para personas de color.

“Los reclutas inmigrantes ya son examinados mucho más que cualquier otro recluta”, dijo a The Washington Post Naomi Verdugo, un ex oficial de reclutamiento para el Ejército en el Pentágono.

Como era de esperarse, los aliados de los reclutas han presentado varios litigios contra las prácticas discriminatorias del Departamento de Defensa con la demanda Kirwa v. DoD.

Continuaremos analizando los desarrollos de esta situación.