Archivos de Arpaio

Melendres v. Arpaio

arpaiommm

MELENDRES V. ARPAIO

Siguiendo a nuestros arrestos ordenados por el Sheriff  Joe Arpaio, el Condado de Maricopa  entró en una negociacion legal donde se nos ofreció cerca de  $4 milliones de dólares. Nosotros usamos ese dinero para apoyar a a organizaciones que luchan por los derechos de los Hispanos en nuestro estado.

La información siguiente es un resúmen de la demanda presentada por la Unión de Lebertades Civiles de Arizona que nota los abusos del Sheriff  Arpaio a nuestros vecinos.   Este reino de terror orquestrado por el  Sheriff  y aplaudido por los votantes explica porqué necesitamos extender una mano amiga a quienes trabajan en apoyo a la comunidad Mexico-Americana, así como a los inmigrantes que buscan una mejor vida.

LOS DEMANDANTES

Manuel Jesús de Ortega Melendres salió tambaleándose del edificio de Inmigración y Control de Aduanas con la boca completamente seca, con las muñecas hinchadas, palpitantes por haber estado esposado por la espalda.

Su dolor era temporal. Su miedo no.

Él había pasado nueve horas en custodia – cinco de ellas en celdas de detención. No le dieron comida ni agua. No le leyeron sus derechos. No le dijeron qué delito había cometido.

Debido a que no había cometido ningún delito.

Esa mañana, Melendres – un maestro de escuela jubilado de México – se subió a una camioneta de una iglesia de Cave Creek que ayudaba a los jornaleros a encontrar trabajo. La Unidad contra el Tráfico Humano de la oficina del sheriff del condado de Maricopa (MCSO) que había estado espiando a la iglesia, instruyó a un alguacil para seguir al vehículo y “tratar de desarrollar una causa probable para detenerlo.”

El alguacil detuvo a la camioneta por exceso de velocidad. No le dio al conductor blanco ninguna multa pero sí pidió a los pasajeros latinos su documentación. Melendres mostró una visa estadounidense válida y permiso, sin embargo fue registrado, acosado, esposado, y se le mantuvo en custodia sin causa.

Él tenía derecho a vivir y trabajar en los Estados Unidos, pero fue tratado como un criminal, al igual que los demás demandantes en el caso.

Manuel Nieto y Velia Meraz, ambos ciudadanos estadounidenses, fueron sacados a punta de pistola por agentes del MCSO después de que condujeron hasta una tienda con las ventanillas del auto bajadas, cantando música en español. Los ciudadanos estadounidenses David y Jessika Rodríguez fueron detenidos por un oficial del MCSO que exigió ver la tarjeta del seguro social del Sr. Rodríguez y le dio una multa por conducir en un camino cerrado, mientras que auto tras auto conducido por blancos fueron dejados pasar con sólo una advertencia.

En 2008, los demandantes, representados por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y el Fondo de Defensa Legal y Educación Mexico-Americana (MALDEF), presentaron una demanda colectiva contra el alguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio, la MCSO, y el Condado de Maricopa por perfil racial sistemático de latinos durante paradas de tráfico.

LA DECISION

En un desfile de ruedas de prensa y comunicados de prensa a través de los últimos años, el sheriff Joe Arpaio no dio excusas de su visión para la MCSO: “Nos estamos convirtiendo rápidamente en una agencia de lucha contra la inmigración ilegal”, anunció en 2007. En otra conferencia, admitió, “La nuestra es una operación, ya sea bajo ley estatal o federal, para perseguir a los ilegales, no el crimen… vas tras ellos y los encierras.”

Para avanzar en su objetivo, Arpaio lanzó una línea telefónica para que el público pudiera alertar a la MCSO de presuntos inmigrantes indocumentados. Puesto que no hay forma en que un ciudadano casualmente pueda determinar si alguien tiene la ciudadanía estadounidense, la línea directa y sistema de correo electrónico de la MCSO ha inevitablemente atraído sospechas basadas únicamente en la raza.

Una mujer de Sun City que oyó que se hablaba español en un McDonald’s le pidió a Arpaio que librara el área de los inmigrantes ilegales. Otro individuo le envió un correo electrónico al sheriff, diciendo: “Si tienes la piel oscura, entonces usted tiene la piel oscura. Por desgracia ese es el aspecto del ilegal mexicano que está aquí ilegalmente… Traen sus inmundicias aquí rompiendo nuestras leyes… ¡le ruego que venga a la zona de Calle 29 y Greenway Pkwy y llévese a todos!”

Dirigida en parte por esta insistencia de motivos raciales, los agentes de MCSO llevaron a cabo “patrullas de saturación” en las zonas donde se congregan los latinos. Siguieron vehículos saliendo del área expresamente con el fin de pararlos por violaciones de tráfico, a veces tan leves como daños mínimos en un parabrisas. Los oficiales inspeccionaban los documentos de los ocupantes – incluso los pasajeros que no habían cometido ninguna falta – y detuvieron a los que sospechaban que estaban en el país ilegalmente.

El análisis estadístico reveló en el tribunal que los agentes de MCSO asignados para trabajar en patrullas de saturación tenían un 50 por ciento más probabilidades de parar a los latinos que los agentes que no participaron en las patrullas de saturación, en los mismos días.

Estas prácticas son ilegales. En mayo de 2013, el juez del Tribunal de Distrito de EE.UU. G. Murray Snow determinó que el Sheriff Arpaio y sus oficiales estaban atacando a los latinos a través de la discriminación racial y detenciones ilegales. Las políticas de la MCSO violan la Cuarta y Decimocuarta Enmienda de la Constitución, así como el Apartado VI de la Ley de Derechos Civiles de 1964.

“El hacer paradas de tráfico y detenciones porque son latinos es inconstitucional y simplemente antiamericano”, dijo Cecilia Wang, directora del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la Union Americana de los Derechos Civiles (ACLU).

EL ENCUBRIMIENTO

El 30 de abril de 2014, agentes del Departamento de Policía de Phoenix respondieron a una llamada de robo en la casa del miembro de la Unidad de Contrabando Humano del MCSO, Charley Armendáriz. Encontraron al hombre de 40-años de edad, vestido sólo con calzoncillos y disparando un arma de pimienta a ladrones imaginarios en su cochera.

Durante una búsqueda posterior de la casa, la policía encontró drogas, cientos de documentos de identidad falsos, información de conductores con apellidos hispanos, y 900 horas de video que Armendáriz hizo durante paradas de tráfico.

Unos días más tarde, Armendáriz se suicidó ahorcándose.

La evidencia encontrada en la casa de Armendáriz, algunas de las cuales se remonta a 2007, debería haberse presentado a la corte, pero nunca fue. No era la primera vez que el MCSO oculta evidencia.

En 2010, el juez Snow sancionó a la MCSO por la destrucción de documentos que pudieron haber confirmado que Armendáriz y otros agentes de MCSO robaron a presuntos inmigrantes indocumentados objetos de valor. Snow dijo que podía inferir que la evidencia destruida incluyó denuncias ciudadanas racialmente cargadas y registros incriminatorios de las paradas de tráfico.

Todavía se está examinando la evidencia sobre Armendariz, pero esto plantea nuevas preguntas. ¿Estaba él actuando ilegalmente por su cuenta, o estaba bajo instrucciones de ocultar pruebas? Y ya que otros oficiales de MCSO fueron grabados en detenciones de tráfico, ¿por qué fue que las imágenes nunca se presentaron a la corte? El Juez Snow dice que el hecho de que Arpaio haya retenido previamente evidencia plantea la cuestión de “si el Sheriff pudo haber facilitado el intento de supresión de grabaciones adicionales.”

DESACATO PENAL

En diciembre de 2014, el juez Snow presidió en una sala repleta, repartiendo la crítica con el juicio frío que corresponde a su nombre. Frente a él, en los bancos de madera estaba el alguacil Joe Arpaio.

“Tengo algunas preocupaciones profundas, y me alegro de que [Arpaio] esté aquí para escucharlos”, dijo Snow. “Creo que ha habido algunas violaciones graves que requieren que este tribunal tome medidas.”

En diciembre de 2012, Snow había prohibido de manera permanente la MCSO de detener, retener o detener a los ocupantes latinos de vehículos exclusivamente sobre la base de la sospecha de que están en el país sin autorización. También ordenó la MCSO usar el origen hispano como factor en la toma de decisiones de orden público.

Sin embargo, Snow anunció: “Esta orden judicial no se comunicó al personal en la Unidad contra el Tráfico Humano.” Como resultado, la MCSO continuó sus prácticas inconstitucionales por otros 18 meses.

Tal vez no sea sorprendente. Documentos y testimonios revelan la atmósfera de la MCSO de chovinismo y actitud arrogante hacia la ley federal. Durante el juicio, correos electrónicos ofensivos que circularon dentro de la MCSO, emergieron. Uno comparó a los mexicanos a los perros; otra mostró a dos hombres borrachos que se desplomaban sobre sillas con la leyenda “yoga mexicano”.

Arpaio, quien se describe como “perro de publicidad”, guarda montones de cartas de agradecimiento de los constituyentes, entre ellos uno que presentó a la corte declarando: “HAZ UN BARRIDO DE MESA, AZ!!! SE NECESITA terriblemente!!! El jefe de policía de Mesa, AZ arrastra las pies … añade el hecho de que el jefe del sindicato de la policía de Mesa es un hispano. “En esa carta, Arpaio anotó un mensaje a su secretaria de “darle las gracias por el apoyo … Voy a ir a Mesa “.

Juez Snow reprendió a Arpaio por priorizar su popularidad sobre la ley, diciendo que a Arpaio “le encanta tener enfrentamientos con la corte federal, porque cada vez que lo hace, su popularidad sube.”

Debido al flagrante desprecio de MCSO a las órdenes del tribunal, así como la destrucción de evidencia crucial, Snow anunció en diciembre que está considerando cargos de desacato penal contra Arpaio y MCSO. Snow en primer lugar realizará un procedimiento de desacato civil. Si Arpaio se considera en desacato civil pero ninguna solución civil para las violaciones se puede encontrar, Snow dijo que se referirá el asunto al Fiscal Federal para cargos criminales.

“Estamos contentos por el resultado de este caso”, dice Dan Pochoda, director legal de la ACLU de Arizona. “La gente de la comunidad son los que se benefician mas, sin duda, con la terminación de algunas de estas patrullas de saturación a gran escala y los recursos utilizados por MCSO. Pero también ha habido algunas claras respuestas negativas por el sheriff y algunos de sus principales funcionarios”.

Es por todas estas razones que el Fondo Frontera Lacey y Larkin está dedicando $ 3.7 millones de dólares a organizaciones de apoyo a los derechos de los inmigrantes los cuales han sufrido el miedo, la intimidación y el acoso por perfil racial inconstitucional a manos de MCSO.