Noticias Frontera Fund

Nuevo Programa Ayuda a Estudiantes de Primera Generación a Alcanzar el Éxito

ALAS_pyramid_2

Una joven DREAMer lanza un proyecto para que estudiantes como ella tengan un camino para llegar a la Universidad, y puedan tener acceso a carreras profesionales.  

Durante toda su joven vida, a Jessica Rubio le dijeron que mantuviera sus expectativas bajas. La Universidad no es para estudiantes indocumentados, los padres le dijeron, así que ella tenía que terminar la escuela secundaria, aceptar cualquier oportunidad que llegara a su camino, y eventualmente, regresar a México.

Cualquiera que conoce a la graduada de la universidad hoy, pensaría que eso es ridículo. Activa y educada, la chica de 23 años está muy ocupada, haciendo todo con la actitud profesional de alguien que administra una organización, porque eso es exactamente lo que hace.

El pasado otoño, bajo la tutela del Centro de Liderazgo Vecinal– Center for Neighborhood Leadership, Rubio creó ALAS (Academic and Leadership Accelerator for Service- Acelerador Académico y de Liderazgo). El programa de 8 meses prepara a los estudiantes de bajos ingresos, que son la primera generación de cursar estudios superiores, a prepararlos para asistir al colegio comunitario y a la Universidad y llevar una vida de servicio para sus comunidades.

El primer grupo de 20 estudiantes se graduó del programa, basado en el  Colegio de Phoenix, el 7 de Mayo, equipándolos con habilidades y confianza.

“Nosotros le hemos dado a los estudiantes la mentalidad de que no está bien tener expectativas bajas,” dice Rubio.  “Que no está bien decir, ‘Yo sólo voy a terminar la High School y buscar un trabajo’, Queremos que eleven sus expectativas, porque creemos en ti”.

El programa presenta retos, dice Rubio. Los estudiantes se reúnen en grupo dos sábados durante el mes de 9:00 am a 5:00 pm y dos veces al mes para hablar con Jessica. A ellos se les pide que completen 30 horas de servicio comunitario y que asistan a eventos como visitas a la legislatura estatal y el consejo de la ciudad. En los 5 meses finales de programa, a los estudiantes se les une con un mentor en el área profesional que trabaja en el campo que ellos desean abordar. Los estudiantes aprenden a navegar el sistema de colegios y universidades, a estratégicamente planear sus metas y manejar sus finanzas. A ellos se les hace meditar sobre sus propios valores para descubrir las misiones personales y visualizar el cambio que quieren ver en sus comunidades. Entonces ellos investigan sobre los colegios comunitarios y la Universidad que comparten sus valores y misiones personales.  Finalmente ellos investigan la Carrera que les ayudara a cumplir esa visión.  “Ha sido una jornada interesante,” dijo Rubio. “Este grupo de estudiantes es muy especial. Nosotros hemos creado un lazo muy fuerte con todos y es impresionante el ver el crecimiento que ellos han hecho en el programa”.

Un estudiante del último año de high school dijo que sin el programa ALAS ella no se hubiera podido graduar a tiempo.

Un estudiante pensó que sus sueños de ir a la universidad eran imposibles porque tenía calificaciones bajas de 1.3 GPA. Pero durante su tiempo en ALAS, él pudo subir un punto completo de GPA. “Ahora el ir a la Universidad es una meta realista para él,”  dijo Rubio.

Los padres de otra estudiante esperaban que ella se embarazara y que se saliera de high school. Ahora, Rubio dice, “la estudiante dice: ‘Para nada. Yo no me voy a salir. No me voy ha embarazar. Yo tengo esos valores y voy a realizar mis sueños de obtener una educación, y yo voy a asegurarme de que mi hermano pequeño también vaya en el camino de la educación’”.

12189959_525737014272322_3299928941578795864_n

Los estudiantes también se sintieron empoderados al aprender del proceso por el cual se hacen las leyes, visitando a la legislatura, e incluso protestando una legislación que cortaría fondos para la educación. “Nunca les habían dicho, ‘Tu puedes hacer la diferencia si vas a esta reunión’ ‘Tu voz es importante’” dijo Rubio. “Ahora están diciendo ‘Si esto me va a afectar a mí, yo necesito estar en el proceso y hacer un impacto’. Ellos son más conocedores de lo que pasa en la ciudad y el estado. Ellos se dan cuenta del poder que tienen.”

Cerca de la mitad de los estudiantes de ALAS han recibido la acción diferida conocida como DACA. El resto son ciudadanos americanos. Pero todos son estudiantes de primera generación de asistir a la educación superior.

El enfoque de ALAS no es escoger a los mejores tomando clases avanzadas, ni escoger a los más malos estudiantes. En contraste, el grupo se enfoca en estudiantes intermedios que generalmente no se les da mucha atención. “Ahí estuve,” dice Rubio. “Yo fui una buena estudiante, pero no estaba dentro de los mejores, pero de todas maneras, no me dieron mucha información.”

Sólo en el último mes del último año de high school de Rubio, la consejera de su escuela high school le dijo que llenara su solicitud para ir al colegio comunitario. La consejera recordaba un sólo ejemplo de una estudiante indocumentada que se le habían otorgado una beca, así que animó a Rubio a tratar.

Ya que a Rubio se le concedió la acción diferida- DACA, trabajaba 40 horas a la semana y asistía al colegio de tiempo completo, mientras que sus amigos y familia le preguntaban porque ella estaba tirando su dinero en la educación. Ahora ya no dicen eso. Sus padres están ahora animando a otras personas a ir al colegio comunitario y a la universidad “El trabajo que estoy haciendo con el programa está cambiando las expectativas de los estudiantes, y entonces ellos pueden cambiar esas expectativas en su propia familia y en la comunidad’, ella dice. Está cambiando las expectativas de nuestra propia cultura, que es lo que finalmente va hacer que mejoremos”

Tu puedes aprender más de ALAS en su página de Facebook, y en el sitio web del Centro de Liderazgo Comunitario- Center for Neighborhood Leadership.

Los profesionistas que se quieran convertir en mentores también están invitados a contactar a Jessica Rubio al número 602-432-9500 o  jessica@azcnl.org.