Noticias Frontera Fund Trump en la Mira

Oficiales en Centros de Detención Abusan a Menores, Afirma un Reporte de ACLU

hiding-1209131_1920
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

Esta semana, Donald Trump insultó a otro grupo de inmigrantes: los niños no acompañados, la mayoría de los cuales huyen de la violencia extrema en Centroamérica. “Se ven tan inocentes”, dijo Trump en una reunión sobre inmigración. “No son inocentes”.

El mismo día, se publicó un informe que revela quién no es realmente inocente: Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de los EE. UU., que ha perpetrado abusos generalizados y horribles contra los niños detenidos.

El informe de la organización Unión Americana de Libertades Civiles-ACLU se basa en más de 30,000 páginas de documentos gubernamentales obtenidos a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA), que data de 2009 a 2014.

“La mala conducta demostrada en estos registros es impresionante, como lo es la completa falla del gobierno para responsabilizar a los funcionarios que abusan de su poder”, anunció Mitra Ebadolahi, la abogada del Proyecto de Litigios Fronterizos de la ACLU. “El abuso que tiene lugar por parte de los funcionarios del gobierno es reprobable y antiamericano”.

Los impactantes documentos alegan que los funcionarios de CBP:

  • Golpearon a un niño en la cabeza tres veces
  • Dispararon una pistola de aturdimiento eléctrica contra un niño, haciéndolo caer al suelo, temblando, con los ojos vueltos hacia atrás
  • Atropellaron a un joven de 17 años con un vehículo de patrulla, y luego lo golpearon varias veces
  • Amenazaron con violar a una niña de 16 años, deportar a su familia y poner a su hijo en cuidado de crianza
  • Obligaron a un niño de 13 años a pasar 24 horas en una sala de metal fría como el hielo, vistiendo solamente calzoncillos.
  • Negaron permiso a los niños detenidos para pararse o moverse libremente durante días y amenazaron con enviar a niños que se enfrentaron al confinamiento solitario en una habitación pequeña y helada
  • Se le negó atención médica a menor embarazada cuando ella reportó dolor, resultando en un aborto.
  • Sometió a una niña de 16 años a una inspección corporal en la que “extendieron con fuerza las piernas y le tocaron las partes íntimas con tanta fuerza que gritó”
  • Dejó a un bebé prematuro de 4 libras y a su joven madre en una celda sucia y llena de gente llena de enfermos, en contra del consejo médico
  • Arrojó el certificado de nacimiento de un niño y lo amenazó con abuso sexual por parte de un adulto varón detenido.

“El hecho de que estos niños ya eran tan vulnerables -la mayoría viajaban solos con la esperanza de escapar de la violencia y la pobreza en sus países de origen- hizo que las acciones ilegales e inhumanas reflejadas en los documentos fueran aún más angustiantes”, dijo Claudia Flores, directora de Human Rights Clinic en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago, cuyos estudiantes de derecho ayudaron a examinar los documentos.

“Es aterrador pensar que los horribles abusos descritos en estos documentos pueden continuar y quizás empeorar durante la administración de Trump”

Los documentos también prueban que los funcionarios de los EE. UU. estaban al tanto de estos abusos mientras ocurrían, pero se negaron a investigar adecuadamente los casos, responsabilizar a los agentes o promulgar cualquier tipo de reforma. Por lo tanto, es escalofriante considerar qué abusos están ocurriendo bajo la administración actual, que defiende abiertamente el trato cruel de los inmigrantes, incluida la espantosa práctica de separar a los padres de sus hijos (y luego a veces perder la pista del paradero de los niños).

“Es aterrador pensar que los horribles abusos descritos en estos documentos pueden continuar y quizás empeorar durante la administración de Trump”, anunció Astrid Dominguez, directora del Centro de Derechos Fronterizos de la ACLU. “Es inaceptable que no existan mecanismos para arrojar luz sobre los abusos del CBP y garantizar la rendición de cuentas”.

“Todos los seres humanos merecen ser tratados con dignidad y respeto independientemente de su estatus migratorio”, dice la abogada de la ACLU, Ebadolahi, “y los niños, en particular, merecen una protección especial”.