Guías

Pare el Fraude de “Notarios”

Chrome Legacy Window 632015 31338 PM
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

“Notorios” sería una mejor palabra para describir a los “notarios.”

Los “notarios” se pueden percibir como salvadores. Ellos prometen a las personas indocumentadas el obtener status legal a una fracción del costo de los abogados. Ellos a veces trabajan en oficinas bien puestas, hablan español, y dicen tener conexiones dentro de las agencias del gobierno Ellos producen alteros de papeles como evidencia de que han ayudado a otras personas en el mismo predicamento. Pero son estafadores.

Ha habido numerosos incidentes de notarios extorsionando dinero de los inmigrantes indocumentados, amenazándolos con reportarlos si ellos no pagan, y desparecen sin proveer los servicios que han prometido.

Los Hispanos son frecuentemente confundidos con el rol de los notarios porque en los países de Latinoamérica un notario es un abogado, pero en los Estados Unidos un notario no es necesariamente un abogado, y es en contra de la ley ofrecer consejo de inmigración- aun llenado de formas. Los notarios que proveen servicios de inmigración son, para acabar pronto, defraudadores que toman el dinero de inmigrantes que confían en ellos y no cumplen. Lo peor es que pueden complicar un caso de inmigración.

La ley de inmigración es compleja y requiere un profesional entrenado para navegar las particularidades de cada situación. Muchos inmigrantes han perdido casos porque confiaron en una persona no calificada.

Existen dos tipos de profesionales que están calificados para ayudar a los inmigrantes: abogados de inmigración y representantes acreditados.

Los abogados de inmigración necesitan estar al corriente con la barra de abogados del estado donde practican. La barra de abogados es una organización que publica listas de profesionales confiables y tiene procesos para reportar y castigar abogados sin ética.

Los profesionales acreditados, no son abogados pero asisten en ciertos procesos de inmigración. Necesitan trabajar por una organización reconocida (no lucrativa) y autorizados para trabajar por el Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA por sus siglas en Inglés). En algunas ocasiones, estudiantes de leyes formando parte de una clínica de inmigración o de una organización sin fines de lucro pueden representar a una persona. Estos estudiantes son supervisados por un abogado o una escuela de leyes, para ayudar apropiadamente a los inmigrantes.

Además, abogados de otros países no están autorizados para practicar leyes en los Estados Unidos o proveer servicios de inmigración. La práctica de la ley en los países latinoamericanos es muy diferente a los de Estados Unidos.

El sitio web Pare el Fraude Notarial ofrece consejos de cómo evitar fraudes de notario:

  • No creas si alguien te dice sobre una ley secreta de inmigración o dice que tiene conexiones o influencias especiales con alguna agencia del gobierno.
  • No le pages a nadie para que te dirija con un abogado de inmigración.
  • Aléjate de un abogado de inmigración que no tenga licencia.
  • Nunca firmes una solicitud que contenga información falsa, y trata de no firmar formas en blanco. Si tú tienes que firmar una forma en blanco, asegúrate de obtener una copia de la forma completa y checa que toda tu información es correcta antes de ser entregada.
  • Siempre obtén prueba de que los papeles se hayan entregado a inmigración; pide una copia o recibo del gobierno en el llenado de cualquier forma en tu caso.
  • Insiste en un contrato escrito que detalle cuales son los costos y gastos y asegúrate de pedir recibo, especialmente se pagas en efectivo. Si los términos de tu servicio por un abogado de inmigración cambian, pide una explicación por escrito.
  • No dejes que nadie te encuentre un patrocinador, esposo (a) para conseguir una “tarjeta verde”. Es ilegal.

Para reportar fraude de “Notario” en Arizona, sigue esta liga.