Noticias Frontera Fund Trump en la Mira

Pequeña Muere Después de Ser Liberada de Centro de Detención

toddler 1
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

Una política de inmigración equivocada, como la de separar a los niños de sus padres o encarcelar a las familias por violaciones a la ley de inmigración, sólo augura graves situaciones y no es lo mejor para este país, pues representa una afrenta clara a los derechos humanos.

Como tristemente se esperaba, han surgido informes de supuestos abusos sexuales a menores mientras se encuentran bajo el cuidado de contratistas del Departamento de Seguridad Nacional- DHS- como Southwest Key; la medicación forzadas de niños y adolescentes;  y condiciones abismales dentro de las instalaciones donde se “almacenan” seres humanos.

Ahora, una madre está demandando al gobierno federal por 40 millones de dólares por la muerte de su pequeña hija, quien falleció como consecuencia de una infección no tratada correctamente contraída dentro de las instalaciones del Centro de Detención Familiar de Dilley, en el sur de Texas.

Yazmin Suárez, una joven madre guatemalteca, cruzó la frontera en busca de asilo en los Estados Unidos solo para ser detenida en Dilley junto con su hija, Mariee, en marzo de 2018.

Ella ya había pasado la primera prueba de búsqueda de asilo en los Estados Unidos, que es la llamada “Entrevista de Miedo Creible”.

El Centro de Detención Familiar Dilley es el más grande de los 3 centros de detención familiar para inmigrantes indocumentados en el país, con capacidad para albergar a 2,400 personas.

Según la historia relatada a los reporteros, la pequeña Mariee, de 18 meses, desarrolló una infección y síntomas respiratorios debido a condiciones insalubres en el centro y la falta de atención médica adecuada. Ella murió de neumonitis viral seis semanas después de ser liberada de las instalaciones junto con su madre, según describe un informe de VICE NEWS.

Los abogados, que ahora manejan la demanda contra el gobierno federal, dijeron que Mariee no fue tratada adecuadamente durante casi un mes, durante el cual su madre solicito ayuda médica. La niña se recuperó un poco pero sufrió reveses y cuando quedó claro que no estaba mejorando, ICE liberó tanto a la madre como a la pequeña.

Al salir del centro de detención, Yazmin buscó tratamiento médico inmediato para su hija quien fue hospitalizada hasta que fue desconectada de un respirador en el Hospital de Niños de Filadelfia, donde murió.

Aunque algunos medicos han testificado que los registros de cuidado de ICE son consistentes con un curso de acción normal para una enfermedad respiratoria, los defensores de los inmigrantes señalan rápidamente que las condiciones de encarcelamiento masivo para las familias ponen a las personas en riesgo médico.

“Las enfermedades respiratorias florecen en un contexto de hacinamiento”, dijo Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Baylor College of Medicine en Houston. “Ahora estás agregando este terrible nivel de estrés psicosocial a los niños que también podría dañar su sistema inmunológico, haciéndolos más susceptibles a los virus y las bacterias”.