Noticias Frontera Fund Trump en la Mira

Políticos Desdeñan el Trabajo Inmigrante, A Pesar del Aumento de Demanda

Fotosearch_k9508100
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

La propuesta migratoria de ciertos republicanos no aprecia el trabajo de las personas que llevan comida fresca a tu mesa, ni la de las personas que atienden a los ancianos en casas de reposo, ni a las personas que hacen que nuestras oficinas estén limpias y podamos trabajar en confort.

Con la típica visión elitista de muchos de los Republicanos, los Senadores Tom Cotton (R-AR) and David Perdue (R-GA), lanzaron una propuesta migratoria llamada RAISE Act hace más de una semana, que rechaza la reunificación de familias para favorecer a la inmigración de “personas calificadas”, y no propone soluciones para legalizar a los millones de indocumentados que se encuentran en EU contribuyendo a la economía.

Esto a pesar de que la industria de servicios, de agricultura, hospitalidad, entre otras que dependen de una mano de obra no calificada, y están incrementando en la necesidad de estos trabajadores.

Pero ya sabemos que los políticos de derecha y la administración de Trump no leen ni entienden estadísticas y pretenden ignorar la importancia de los trabajadores que realizan las tareas más físicamente demandantes.

Al tiempo que esto ocurre, los negocios de Trump siguen solicitando la importación de mano de obra no calificada, dando un ejemplo más de su típica hipocresía.

La verdad, no podría esperarse algo bueno del RAISE Act. Entre los individuos que ayudaron a escribirlo está el asesor presidencial Stephen Miller que es una persona de dudosas credenciales intelectuales y que siempre entreteje comentarios y conceptos racistas y de supremacía blanca en sus presentaciones.

La propuesta legislativa RAISE entre otras cosas:

  • Cortaría el número de inmigrantes legales, refugiados y terminaría con la “lotería de visas”.
  • Favorecería un sistema de inmigración basada en “méritos” como el hablar inglés, que los solicitantes puedan sostenerse a sí mismos y que puedan desempeñar trabajos que “contribuyan a la economía” y está en contra de programas de re-unificación familiar.

El periódico New York Times escribe que los trabajos que el RAISE Act desdeña, en realidad son indispensables para el crecimiento de la economía Americana, y usa datos de la organización de investigación estadística Pew Research para comprobarlo.

Este artículo señala que 8 de las 15 ocupaciones que experimentarán más demanda en los próximos años, no requieren grados de escolaridad, y asegura que los trabajadores no calificados no deprimen a la economía, sino que también aumentan el consumo y demanda de bienes y servicios fortaleciendo el crecimiento económico.

Así mismo inmigrantes (documentados o no) realizan un buen porcentaje de estos trabajos no-calificados (hasta un 26%, por ejemplo en la agricultura). Sigue esta liga para apreciar las estadisticas. 

Los inmigrantes que realizan trabajos no-calificado permiten que ciudadanos, aun sin educación, asciendan en la escala laboral y puedan acceder a trabajos un poco más especializados donde el sólo hecho de hablar inglés les permite interactuar con clientes, u otras actividades similares.

La buena noticia es que el RAISE Act no tiene posibilidades de reunir los votos necesarios en el Congreso, y últimamente los congresistas están poco a poco eliminando poder a Trump firmando leyes para prevenir acciones de este.  Esta lucha interna de poder quizá lleve a una ventana de oportunidad de una verdadera reforma de inmigración bipartidista, si es que las estrellas se alinean, y ciertos políticos empiezan a pensar y actuar en su legado.

Como siempre, Lacey and Larkin Frontera Fund te presenta comentarios sobre lo que pasa en inmigración. ¡Síguenos en los medios sociales!