Noticias Frontera Fund Trump en la Mira

¿Por qué las Familias Continuarán Separadas?

black-and-white-blur-boy-679438
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

En las últimas semanas, más de 2,300 niños han sido separados de sus padres inmigrantes o solicitantes de asilo, a menudo arrancados de sus brazos o arrebatados cuando los oficiales les dijeron a sus padres que les daban un baño. Estos niños y bebés han sido enviados por todo el país a centros de detención, albergues y familias de acogida. Parece que no existe un método para hacer un seguimiento de ellos o reunirlos con sus familias.

El 20 de junio, Trump firmó una orden ejecutiva para detener la práctica perversa de la separación familiar. “Mantenemos a las familias unidas, y esto resolverá ese problema”, anunció Trump.

No resolverá el problema.

Lo más inquietante es que la orden ejecutiva no ofrece ningún plan para reunir a las familias ya separadas, y la administración confirmó despiadadamente que no hará ningún esfuerzo especial para hacerlo. Dado que, el año pasado, el Departamento de Salud y Servicios Humanos perdió 1,500 niños no acompañados, y que algunos de los padres recientemente separados de sus hijos ya han sido deportados, y que algunos de estos bebés son demasiado pequeños para hablar, parece inevitable que algunas de estas familias nunca se volverán a ver.

Esta es una tragedia asombrosa, casi demasiado cruel para imaginar.

La organización de apoyo legal ACLU (American Civil Liberties Union) ha presentado una demanda contra la separación familiar en la que “hemos pedido que los miles de niños que ya han sido separados se reúnan inmediatamente con sus padres”, anunció Lee Gelernt del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la ACLU. “Estos niños pequeños están sufriendo inconmensurablemente, y necesitan reunirse. La orden ejecutiva ignora cruelmente esa parte del problema”.

La práctica de cero toleancia en esteroides. 

La administración ha indicado que ahora detendrá a todas las familias, incluso si son solicitantes de asilo o no representan un riesgo de fuga de los procesos legales.

Casi igual de perturbador, la orden ejecutiva mantiene en vigencia la política de cero tolerancia de la administración. Esto significa que continuarán enjuiciando al 100 por ciento de las personas que cruzan la frontera ilegalmente, incluso si buscan asilo. (Recuerde que muchas familias que legítimamente buscaron asilo en los puertos de entrada fueron rechazadas cruel e ilegalmente por la Patrulla Fronteriza, y muchos padres separados de sus hijos estaban siguiendo el proceso legal de buscar asilo.) La administración ha indicado que ahora detendrá a todas las familias, incluso si son solicitantes de asilo o no representan un riesgo o peligro de fuga.

“La orden ejecutiva también es profundamente preocupante, ya que parece sugerir que, aunque ahora mantendrán juntos a los padres y a los niños, simplemente van a encerrar a todas las familias, como crear cárceles familiares e incluso construir más “, dijo Gelernt. “Eso es realmente problemático, y estaremos demandando eso porque no creemos que una familia deba ser encerrada si no es un riesgo de fuga o un peligro para la comunidad”.

La administración de Trump no tendría problemas para detener a todos los que crucen la frontera, dice la ACLU. Recuerda que las corporaciones de prisiones privadas, que están acumulando dinero gracias a la proliferación de centros de detención y cárceles, son importantes donantes de la administración y los políticos de Trump en todo el país. No es accidental que los Estados Unidos sea la nación que busca el mayor encarcelamiento de individuos.

Pero la administración y esta orden ejecutiva pronto enfrentarán un problema, explicó la abogada de inmigración Ava Benach en Facebook: “La solución que han surgido -para detener a padres e hijos juntos- se encuentra con un problema en exactamente veinte días, cuando la ley dice que los niños deben ser liberados”.

La ley, determinada por la decisión judicial en el caso Flores v. Reno de 1997, limita el tiempo que el gobierno federal puede mantener bajo custodia a las familias a 20 días. Exige que el gobierno envíe niños a vivir con un pariente o amigo de la familia “sin demoras innecesarias”. Mientras los niños inmigrantes permanecen detenidos, el fallo exige que se los mantenga en las “condiciones menos restrictivas” posibles.

Por lo tanto, la administración de Trump tiene el arreglo del caso Flores v. Reno “directamente en su punto de mira”, dijo Benach.

Los republicanos en el Congreso propusieron legislación para anular el acuerdo del caso Flores v. Reno, lo que les permite mantener a padres e hijos juntos en la detención de inmigrantes mientras son procesados penalmente y en proceso de deportación. Esos procedimientos pueden llevar años. Entonces la administración Trump parece estar presionando al Congreso o a los tribunales para que detenga a los inmigrantes y solicitantes de asilo indefinidamente.