Noticias Frontera Fund

Robo

men_with_bags
Migrants being deported. Photo courtesy No More Deaths.

Inmigrantes en el proceso de ser deportados. Foto cortesía de No More Deaths.

Agentes del orden y de la Patrulla Fronteriza están sistemáticamente robando dinero y pertenencias a los inmigrantes, dejándolos sin identificación y sin recursos cuando más lo necesitan.

Cuando detectives de la Oficina del Alguacil del Condado de Maricopa inspeccionaron el hogar del agente Charley Armendáriz en Mayo de 2014, encontraron heroína, metanfetaminas y videos que eran evidencias escondidas de la corte durante el juicio Melendres v. Arpaio.

Ellos también descubrieron algo más perturbador: un tesoro de tarjetas de identificación, dinero mexicano, tarjetas de crédito y tarjetas de débito pre-pagadas.

Durante las instancias del juicio de perfil racial, el monitor enviado por la corte encontró a agentes de la oficina del Alguacil del Condado de Maricopa (MCSO por sus siglas en inglés) en proceso de destruir un montón de identificaciones. La Oficina del Alguacil del Condado de Maricopa declaró que las identificaciones eran usadas como ejemplo de documentos fraudulentos durante los entrenamientos.

“Pero no pudieron nombrar un sólo entrenamiento donde ésos fueron usados,” dijo el Juez Murray Snow durante la audiencia de desacato a la corte el mes pasado.

Además, dijo el juez, es muy improbable las identificaciones eran falsas. “La mayoría eran identificaciones mexicanas. No tiene sentido hacer documentos fraudulentos mexicanos si los detenidos están tratando de hacerse pasar por ciudadanos de los Estados Unidos”.

Es muy probable que estos incidentes sean evidencia de un problema más extendido: Oficiales de la ley, la Patrulla Fronteriza y los agentes de ICE roban sistemáticamente a los inmigrantes.

“La Patrulla Fronteriza aventó mis collares y mi cinturón a la basura, gritando “Esto va a la basura’. Ellos pusieron mi teléfono celular y mi acta de nacimiento en una bolsa y me dijeron que ellos la cuidarían por mí. Yo le pregunté al agente de ICE, cuando estaba siendo deportada, por mis cosas y ellos me dijeron, ‘Tú no tienes nada’”    –Yolanda de Tijuana, México

Muchos inmigrantes han buscado ayuda para recobrar objetos robados con el grupo humanitario No Más Muertes/No More Deaths, quienes publicaron un estudio llamado “Shakedown” – “Robo”. El estudio reportó que más de un tercio de las 400,000 personas deportadas en el año 2013 tuvieron dinero u objetos personales tomados y no regresados.

Esto significa que los deportados son frecuentemente dejados en los violentos pueblos fronterizos en medio de la noche sin identificaciones, sin dinero, sin celulares. Durmiendo en las calles, sin la documentación adecuada para solicitar un trabajo, sin poder comprar comida, cuidado médico o transportación, estos inmigrantes son esencialmente aventados a la arena como gladiadores para defenderse de los leones.

“Sin identificaciones el riesgo de ser extorsionados, secuestrados, asaltados sexualmente o abusados se incrementa dramáticamente”, el reporte indica.

$37,024.50
Cantidad robada reportada por 165 inmigrantes entrevistados.

$12,850.98
Cantidad recobrada con la ayuda de la organización No Más Muertes/ No More Deaths

El reporte encontró que los deportados son despojados de sus artículos de tres maneras principales:

  1. Los oficiales de los Estados Unidos fallan en devolver el dinero y pertenencias debido a falta de coordinación y falta de procedimientos administrativos.
  2. El dinero es regresado en forma de cheque, cheques de cajero o tarjetas de débito que no pueden ser usados en México (o, si se pueden usar, requiere una tarifa de 25% o más del total).
  3. Los agentes de los Estados Unidos roban dinero de los migrantes en plena vista.

Cuando Leticia fue registrada dentro de la cárcel del Condado de Maricopa, ella tuvo que entregar $374, consistiendo en 3 billetes de 100 dólares más moneda de baja denominación. El oficial le dijo que la cárcel no acepta billetes de $100. Entonces él no incluyó esos billetes en el inventario. Cuando ella fue deportada, a ella se le entregaron sólo $74. De hecho, MCSO no tiene ningún procedimiento de no aceptar los billetes de $100.

Esos robos son lo que miembros del grupo No Más Muertes / No More Deaths llaman “la cultura de la crueldad” hacia los inmigrantes. Por lo menos esta cultura es negligente e idiota: Obviamente un sistema fue puesto para la expedición de los cheques de cajero, órdenes de dinero. ¿Cuántas personas en la cadena de mando nunca hicieron la pregunta obvia: Pueden estos inmigrantes usar esas formas de dinero en México? O preguntaron, ¿nos preocupa? Y la respuesta es un claro: NO.

Julio fue baleado por miembros de carteles de la droga en Nogales después de que él informó sobre ellos a oficiales de los Estados Unidos. Buscando asilo en los Estados Unidos, él fue informado que su apelación podría tomar años. Entonces él firmó salida voluntaria, pidiendo sólo no ser deportado a Nogales. Él fue deportado a Nogales. Sus $80 dólares le fueron dados en forma de una tarjeta Visa de débito, de tal manera que él no podía salir del pueblo. Desesperado, él buscó la ayuda de un voluntario quien le entregó $80 por la tarjeta. El voluntario hizo varias llamadas a Visa pero no pudo hacer que la tarjeta funcionara.

La peor cara de la cultura de la crueldad es que es parte de una constelación de conductas abusivas, no muy diferentes a la brutalidad policiaca.

“[La Patrulla Fronteriza] es la más grande agencia del gobierno federal, y no tiene monitoreo o estándares por el cual está supuesto debe operar” dice el co-fundador de la organización “No Más Muertes’, el Reverendo John Fife. “Esos agentes operan con impunidad.”

Un oficial de una instalación de la  Patrulla Fronteriza en Tucson tomó $360 que Manuel había cosido en su ropa interior. “¿Qué es lo que le va a pasar a mi dinero? Manuel preguntó. El Alguacil respondió en español: “No cuentes en que te regresemos el dinero. Yo voy a comprar cerveza con esto el fin de semana”. Aproximadamente 40 detenidos escucharon el comentario.

No Más Muertes/ No More Deaths dice que el robo es un problema que puede ser aliviado al permitir que los migrantes detenidos tengan acceso a sus pertenencias, asegurándose que cada persona pueda convertir los fondos en dinero antes de que sean deportados, e incrementando la responsabilidad de la agencia tiene por el bienestar de los detenidos.

Pero seguramente algo debe de poder hacerse para cambiar la cultura de la crueldad a nivel nacional que afecta a los más vulnerables entre nosotros.