Sin categorizar

Sessions Prohíbe la Práctica de Cerrar Casos de Inmigración

2048px-Senate_Judiciary_Committee_Chairman_Sen._Jeff_Sessions_(R-AL)_makes_opening_remarks_to_a_panel_of_Department_of_Homeland_Security_officials
Carmen Cornejo
Written by Carmen Cornejo

Jeff Sessions, el Fiscal General de los Estados Unidos y jefe del Departamento de Justicia (DOJ) en la administración de Trump, ha trabajado incansablemente para limitar el poder de los jueces de inmigración, reduciendo hasta casi hacer desaparecer su discreción en sus fallos.

Ya hemos sonado la alarma aquí en Lacey y Larkin Frontera Fund.

En la última versión de esta toma de poder, Sessions ordenó a los jueces de inmigración que abandonen la práctica de cerrar administrativamente los casos.

Con esta y las últimas órdenes, efectivamente está refrenando la autoridad y discreción de los jueces.

Esto es lo que pasó.

Muchos inmigrantes en proceso de deportación lograron cerrar su caso de deportación, gracias a la decisión del juez de inmigración que maneja su caso si las personas no han cometido delitos y solo han cometido la infracción civil de estar en los EE. UU. indocumentados. Esto se ha logrado gracias a la petición de sus respectivos abogados de inmigración.

Además de considerar que los inmigrantes no tienen antecedentes criminales, los jueces pueden tener en cuenta el carácter moral del individuo, su buena ciudadanía y sus fuertes lazos con los EE. UU. como son la familia, el trabajo, la comunidad y / o los negocios. Este proceso pone la deportación en suspenso para muchos, lo que les permite continuar viviendo una vida semi-normal al lado de sus familias.

No ha habido ejemplos de situaciones en las que los jueces de alguna manera hayan abusado de su autoridad, y la práctica de cerrar casos ha demostrado ser una forma ineficaz de manejar los casos de inmigración.

Pero bajo la administración de Trump-Sessions lo anterior puede ser una práctica del pasado.

Sessions no quiere que se cierre ningún caso y busca exponer a todos los inmigrantes indocumentados a la deportación.

En una opinión emitida el jueves, Sessions dijo: “la práctica actual de cierre administrativo carece de una base legal válida”.

Hay profundas implicaciones para las órdenes de Sesiones.

Con las órdenes de Sessions para 1.- reabrir casos de inmigración previamente cerrados y 2.-prohibir a los jueces de inmigración cerrar casos nuevos, se espera que los tribunales de inmigración en todo el país se llenen de casos, abrumando a un sistema ya muy gravado.

Otro peligro es la violación a los derechos de los inmigrantes a un debido proceso jurídico.

Sabemos que a Jeff Sessions no le importa la aplicación correcta de la ley. Él ha demostrado no ser un actor imparcial sino un extremista ideológico, un antiinmigrante, que busca a toda costa limitar la inmigración (toda inmigración) a los Estados Unidos.

Reuters informó anteriormente que los cierres administrativos aumentaron bajo la administración de Obama a más de 200,000 casos. A enero de 2018, ya había una acumulación de más de 650,000 casos en los tribunales de inmigración.

Los abogados de inmigración están enojados con estas decisiones administrativas. Estas órdenes de Sessions  desaparecen herramientas importantes para defender a sus clientes y socava la autoridad de los jueces de inmigración.

Los jueces de inmigración también están en estado de shock. Reconocen que la pluralidad en el proceso legal es beneficiaria de la aplicación de la ley.

“La decisión del Fiscal General de una sola vez está volcando décadas de autoridad y práctica reconocidas”, dijo el juez Ashley Tabaddor, presidente de la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, en una entrevista con NPR. Esta asociación instó al Fiscal Sessions a preservar los cierres administrativos.

“No ha habido ejemplos de situaciones en las cuales el tribunal de alguna manera ha abusado de su autoridad o de alguna manera esto ha demostrado ser una forma ineficaz de manejar las situaciones que se presentan ante el tribunal”, agregó Tabaddor. “Eliminar el cierre administrativo del conjunto de herramientas del juez para el manejo del expediente es problemático”.