Archivos de Arpaio

Zullo, el Posse de Arpaio, Da Un Giro de 180 Grados Y Empieza a Cantar

zullomaggie
El Posse de Arpaio checa el arte de la dibujante de la corte. Pide que le dibujen mas cabello. Foto: Stephen Lemons/New Times
Stephen Lemons
Written by Stephen Lemons

El verdadero Mike Zullo, por favor, ¿puede ponerse de pie?

Al mediodía del jueves Zullo había invocado su privilegio a la Quinta Enmienda contra la autoincriminación casi 220 veces, al ser interrogado por el abogado de los demandantes Stanley Young, durante la jornada de las audiencias de desacato, aparentemente interminables, del Alguacil Joe Arpaio.

A través de gran parte de éstas, Zullo parecía perturbado cuando el abogado Young hacia preguntas al “Comandante Posse de Casos Fríos” del Alguacil sobre cadenas de correos electrónicos, mensajes de texto, grabaciones e incluso audio que Zullo había creado durante la  investigación Seattle del MCSO, que fue expuesta por primera vez por El New Times, en junio de 2014.

Después del almuerzo, antes de que el testimonio de Zullo continuara, periodistas bromearon acerca de cuánto tiempo le tomaría a Zullo llegar a 300 veces de tomar la Quinta. Después de todo, él había tomado la Quinta 40 veces en 15 minutos el martes, justo antes de que el tribunal entrara en receso por el feriado del Día de los Veteranos.

En su deposición del 9 de noviembre, Zullo había tomado la Quinta casi 350 veces en una sesión de cuatro horas, de record para “Ripley, Aunque Usted No lo Crea”.

Tal uso prodigioso de la Quinta Enmienda le valió el apodo de “Take Five Mike,- Toma la Quinta, Mike” de un bromista.

En cualquier caso, el testimonio post-prandial de Zullo comenzó, y él tomó la Quinta unas cuantas veces más en un interrogatorio con  abogado Young. Entonces, el abogado de Arpaio John Masterson comenzó a interrogar a Zullo, y, curiosamente, Zullo comenzó a responder a las preguntas de Masterson.

Masterson preguntó a Zullo por qué había estado tomando la Quinta y Zullo le dijo que era porque no le habían dado tiempo suficiente para encontrar “consejo legal adecuado.”

También, Zullo señaló con el dedo, como lo ha hecho en el pasado reciente, una nota en la petición por los demandantes, enumerando posibles delitos federales que pueden haber sido cometidos por “personal de MCSO” durante el curso de la investigación.

Zullo refutó estas acusaciones”, infernales”, insistiendo en que “nunca fue nuestra intención.”

“¿Querías encontrar alguna información perjudicial sobre el Juez Snow?” preguntó Masterson.

“Diablos, no “, respondió Zullo.

Masterson terminó su breve interrogatorio, y el abogado Young se le dio tiempo para hacer preguntas en re-dirección, como es común en juicios y audiencias.

Zullo siguió respondiendo, alzando la voz cada vez más y más agitado con cada nueva pregunta realizada por la suave voz del abogado Young. Zullo insistió en que el Juez Snow había sido sólo uno de más de los 150.000 residentes del condado de Maricopa, identificados por Montgomery de haber tenido sus datos personales ilegalmente “cosechados” por la CIA.

“Señor, tú fuiste una víctima”, dijo Zullo, volviéndose hacia el juez Snow, y luego al abogado Young. “Nunca hice nada para lastimar a este hombre.”

El Posse intentó explicar por qué él y el agente del MCSO Brian Mackiewicz terminaron en la casa de Montgomery en el exclusivo vecindario de Bellevue, Washington, en 2013, con el informante confidencial corriendo el nombre del Juez Snow en su base de datos – una base de datos que supuestamente había adquirido mientras trabajaba como subcontratista de la CIA.

Pero Zullo parecía enterrarse más profundamente en el asunto.

“Estábamos buscando personas de alto perfil en el Condado de Maricopa,” explicó Zullo.

Ya sabes, como un juez federal. Ahí es cuando Zullo tuvo una idea brillante.

“‘¿Quién es el juez federal en esta cosa Melendres?'” Zullo recordó preguntar.

Montgomery hizo una búsqueda en Internet, y, finalmente, entró el nombre de G. Murray Snow  en su base de datos súper secretos.

Cuatro minutos más tarde, según Zullo, el nombre del Juez Snow aparece, con su dirección, y los indicadores de que la información bancaria y de registros del IRS de Snow había sido cosechadas por la CIA. Zullo dice que fue con Arpaio, y se desarrolló un plan.

“El plan de allí en adelante era [conseguir que Montgomery] nos diera información sobre este juez”, explicó Zullo, a continuación, los investigadores se acercarían al Juez Snow y buscarían verificarla. Pero esto nunca sucedió.

“No estábamos haciendo nada en contra del Juez Snow”, dijo Zullo. “Esto siempre iba al FBI … Necesitábamos a Montgomery para ir al FBI … de una manera cooperativa.”

Así que Zullo le siguió el cuento a Montgomery, quien sospechaba del FBI, porque la casa de Montgomery había sido allanada por ellos con anterioridad. Zullo dijo que ésta es una de las razones que llevaron a Zullo el visitar al juez federal Royce Lamberth en Washington DC, en busca de orientación sobre las afirmaciones de Montgomery, una reunión que fue creada por el abogado de Montgomery, Larry Klayman.

“Este fue un baile con daño cerebral que hice con este tipo”, dijo Zullo de Montgomery.

Zullo acusó al abogado Young de tratarlo de pintar como el malo de la película, presentando varios correos electrónicos que Zullo había escrito fuera de contexto.

“¿No importan mis derechos?”, dijo Zullo.

Si el  testimonio de Zullo, donde no invocó a la Quinta Enmienda, podría haber sido vista, en un principio, útil a Arpaio, al menos cuando Masterson le hacía preguntas a Zullo. No permaneció de esa manera.

“Yo no conozco a ningún juez federal”, dijo Zullo contestando por qué le preguntaron sobre el nombre del Juez Snow y no algún otro juez federal en el condado de Maricopa. “No fue como que nos centramos en el juez Snow como ‘objetivo’ ”

El abogado Young entonces comenzó a traer varias piezas de posible evidencia, pidiendo a Zullo verificarlos, para luego introducirlas como evidencia, una tras otra. Zullo pareció repentinamente consciente de lo que estaba en juego, y anunció que estaba respondiendo muchas preguntas.

“No sé lo que estoy haciendo”, dijo, al pedir orientación del Juez Snow.

El juez dijo que no podía darle consejo legal. Pero intentó, con paciencia, explicar lo que estaba pasando a Zullo. Esencialmente, Zullo había estado abriendo la puerta a nuevas preguntas de los demandantes.

El Juez Snow le dijo Zullo,” No se puedes invocar la Quinta y no invocar la Quinta “, sin que haya consecuencias.

“Hay que ser coherente en su invocación,” o en las respuestas, o le das a los demandantes la oportunidad de investigar aún más.

Hubo una discusión entre los abogados de la barra lateral, y luego el Juez Snow llamó a un descanso en la tarde para estudiar el tema.

Cuando regresó, le dijo a Zullo que podía invocar la Quinta “tomando en base pregunta por pregunta,” pero que esto puede implicar una “renuncia” de su privilegio de la Quinta Enmienda, en mayor o menor grado.

Le dijo a Zullo que esto significaba que él tenía que volver al día siguiente.

“Yo estaba casi fuera, señor”, Zullo rió.

Pero Zullo no invocó la Quinta por el resto del día, y en su lugar respondió a todas las preguntas del abogado Young.

Después de su testimonio, Zullo parecía aliviado. Fuera de la corte, cuando los periodistas le preguntaron por qué se negó a contestar 180 preguntas desde la mañana, dijo que le molestaba la insinuación de que él y otros estaban envueltos en la investigación de Seattle para tratar de investigar el Juez Snow.

“Yo nunca haría eso”, explicó Zullo. “Si me estás preguntando cuál era la motivación, que podría ser la acusación dirigida por el Sr. Young que de alguna manera se utilizó la base de datos [de Montgomery]. Nosotros nunca utilizamos su base de datos.”

Una declaración que parece en contradicción con su propio testimonio.

El martes, cuando se le preguntó a Zullo acerca de tomar la Quinta, él respondió, en parte, que los periodistas deben “esperar hasta el jueves.”

Cuando eso fue traído de nuevo el jueves, admitió que podría haber estado pensando en hacerlo entonces. Es decir, dejar caer la invocación de la Quinta, y responder a las preguntas entonces.

Pero la declaración de Zullo del martes ha conducido a cierta especulación: ¿Podrían las declaraciones del jueves de Zullo haber sido parte de un plan de la defensa y Zullo para introducir testimonio exculpatorio en el registro de la corte o al menos ofrecer una versión de los hechos al público que es opuesta a la de los demandantes?

Esta teoría podría funcionar con algunos de los testimonios de Zullo, pero en no todos de la misma forma.

Por la mañana, Zullo fue confrontado una y otra vez con las comunicaciones condenatorias que tuvo con informante confidencial de MCSO, supuesto gurú de la informática Dennis Montgomery.

En una llamada telefónica grabada en abril de 2014, Montgomery dijo a Zullo de haber sido instruido por el sargento Travis Anglin, uno de los dos detectives MCSO en el caso de Zullo, de “jugar lento” su trabajo para el Arpaio.

“¿Por qué te piden frenar?” preguntó Zullo.

“Fue porque en ese momento, yo estaba haciendo cosas sobre el Juez Snow,” Montgomery respondió, en referencia a la información que supuestamente había estado escarbando del juez.

“¡Hijo de puta!”, Zullo respondió.

Más adelante en la misma grabación, le dijo a Montgomery que, “Voy a hablar con Joe el miércoles cuando llegue allí.”

Plenamente incriminatorias. Pero por la mañana, el abogado Young tuvo que trabajar duro para conseguir que algo de esto se presentara como evidencia, porque Zullo estaba tomando la Quinta en todo, y porque Masterson presentaba objeciones para su admisión ya que el Juez Snow dijo que tendría que pronunciarse si se admitía o no esta evidencia después.

Otros pasajes de la correspondencia electrónica entre Montgomery y Zullo eran igual de malos.

Como cuando Montgomery escribió a Zullo después de una pelea, diciéndole en un e-mail: “Vuelve a espiar al Juez Snow y al monitor.”

O cuando Mackiewicz, Zullo y Montgomery discutieron en correr diferentes nombres en la base de datos masiva de Montgomery de información personal, que supuestamente incluía números de Seguro Social, contraseñas, información bancaria, etc.

En un momento de la grabación de la conversación, Zullo preguntó a Montgomery, “¿Cómo destruyes a alguien con esta información?”

Una voz más tarde identificada como la de Montgomery indicó que él podría acusar a alguien de ser un pedófilo, y luego “subir imágenes pedófilas en sus mensajes de correo electrónico”.

Y si la cuenta bancaria de alguien era conocida, podrían establecer una queja al IRS.

El abogado Young reprodujo un largo pasaje de una grabación de audio de una reunión de octubre del 2013 en la sede del MCSO con Zullo, Mackiewicz, Arpaio y el entonces multimillonario Tim Blixseth presentes.

En una explicación incoherente, Blixseth relató la historia de Montgomery para Arpaio, y la asociación empresarial de Montgomery con la ex esposa de Blixseth, Edra.

Durante el divorcio de Blixseth de su ex, Montgomery cambió de bando, diciéndole a Blixseth que quería hacer las paces con él porque, Montgomery supuestamente dijo que había tenido un derrame cerebral.

Blixseth dijo que Montgomery le dijo que no sólo el misterioso genio de las computadoras había hackeado información relativa a Blixseth, pero que él (Montgomery) era una especie de Edward Snowden, el famoso denunciante que expuso el programa masivo del gobierno federal de hackedo de millones de estadounidenses.

Montgomery le dijo a Blixseth de su propio trabajo para la CIA, diciéndole al multimillonario que había ayudado a desarrollar un sistema informático secreto llamad El Martillo, que se utilizó por primera vez en contra de Al Qaeda, pero más tarde fue utilizado para atacar a los ciudadanos estadounidenses.

“` Yo he hackeado en toda América para [el director de la CIA John] Brennan y [el Director de Inteligencia Nacional, James] Clapper, ‘”Blixseth dijo Montgomery le dijo, más tarde agregó que,” `Snowden es un principiante, él no tiene ninguna información como la que yo tengo. ”

Blixseth, que actualmente es un ex multimillonario y está bajo custodia federal por cargos de desacato en un caso de bancarrota, dijo que creía que Brennan, antes de trabajar para el gobierno de Obama, había tenido acceso al certificado de nacimiento de Obama y lo había modificado de alguna manera.

Al parecer, Montgomery supuestamente tuvo acceso a esta información porque Montgomery, en un punto, hackeó correos electrónicos de Brennan y del fiscal general de los Estados Unidos., Eric Holder.

Al principio, “El Martillo” se utilizó en objetivos de Al Qaeda “, “Mohammad esto, Abdallah, aquello”, dijo Blixseth.

Pero más tarde, al parecer fue utilizado para recolectar información de Citigroup, Sprint, Verizon y AT & T. Montgomery dijo a Blixseth que se le ordenó manipular los archivos electorales de Florida, substituyendo nueva información para reemplazar la información que sacó de estas bases de datos.

Desilusionado, según Blixseth, Montgomery escondió algunos de los datos que él había tomado de los estadounidenses en nombre de la CIA.

Blixseth había tratado de obtener protección legal de “denunciante” para Montgomery, pero Montgomery fue rechazado por 18 agencias diferentes, dijo Blixseth. Razón por la cual Blixseth buscaba la ayuda de Arpaio para actuar en contra el Departamento de Justicia de EE.UU., Eric Holder, y hombre de confianza de Holder, el fiscal federal adjunto, Lanny Breuer.

Todos esos nombres harían apariciones posteriores en las líneas de tiempo y diagramas de flujo donde Montgomery delineaba una conspiración contra Arpaio.

Montgomery necesitaba la inmunidad, dijo Blixseth, de lo contrario, él y Montgomery podrían ser acusados de crímenes federales por posesión de información clasificada del gobierno federal.

¿Alguien en Arizona le daría a Montgomery inmunidad, particularmente si había 150.000 víctimas en el condado de Maricopa?

“Somos expertos en toda esta mierda,” la voz de Arpaio se puede escuchar, pero Arpaio duda que pueda encontrar un fiscal en Arizona con las “bolas” para tomar el caso.

Blixseth dijo que tenía “grandes abogados” aconsejándole que si Montgomery podría conseguir la inmunidad, él y Montgomery no podían ser procesados debido a la doctrina legal llamada “el fruto del árbol venenoso”.

De lo contrario, dijo Blixseth, los federales “van a decir que robamos esta información.”

Arpaio en un momento bromeó, ¿no tendría Blixseth  $ 20.000 dólares extra para que un abogado pudiera checar esto, y asegurarse de que ninguno de ellos se metia en problemas?

El Alguacil accedió a participar, pero dijo que quería “mantener esto muy callado”, de lo contrario, bromeo, alguien, “puede terminar con una bala en el cerebro.”

Es importante señalar que tanto Arpaio como Sheridan han aceptado en decir que lo que recibieron de Montgomery era “basura”.

Además, los analistas de la Agencia Nacional de Seguridad –NSA por sus siglas en inglés- contratados por MCSO dijeron que la información de la base de datos de Montgomery no valía nada, y que Montgomery fue “un fraude completo y total.”

Una de las otras cintas de audio Zullo reproducidas por el abogado Young es de una conversación telefónica entre Montgomery y Zullo.

Montgomery alega que los investigadores de Arpaio le tenían que re-hacer los recibos de sus pagos del MCSO como un informante confidencial.

Según Montgomery, los investigadores querían ocultar $7000 que había sido dados por el MCSO.

“[Un detective del MCSO] dejó una bolsa de dinero, creo que era de siete mil dólares”, dijo Montgomery a Zullo en la grabación.

“Sheridan dijo, háganlo”, se le dijo a Montgomery. “Pero  [MCSO] no puede estar involucrado en esto.”

El jueves por la tarde, después de la decisión de responder a las preguntas, Zullo explicó al abogado Young el significado de esta grabación.

Dijo que Montgomery quería usar un súper ordenador en Lockheed Martin en Los Ángeles, que le permitiría hacer su trabajo con su enorme base de datos más rápidamente.

La “bolsa de dinero” estaba destinada a ayudar a Montgomery a obtener “acceso” a este superordenador. El significado completo de este detalle sigue siendo desconocido.

Tales revelaciones y sus implicaciones legales sugieren que el testimonio de Zullo, tanto antes como después, no fue útil a Arpaio de ninguna manera.

Zullo sólo se abrió a sí mismo y, posiblemente a Arpaio y a Sheridan a más preguntas.

El comandante Posse estuvo de vuelta en el estrado esta mañana

Al final del día jueves Masterson, que había indicando previamente que la defensa quería llamar a Sheridan a testificar (que estuvo presente en la corte, a pesar de los problemas de espalda), dijo que la defensa no tendría más testigos.

Jugada inteligente, teniendo en cuenta la implosión de Zullo en el estrado.

El abogado del Condado de Maricopa, Richard Walker, dijo que el condado estaba volviendo a considerar en poner a alguien en el banquillo, ya que habían contemplado a este punto.

El Juez Snow indicó que los argumentos orales en el caso desacato civil se llevarán a cabo el 20 de noviembre, y que luego harían las conclusiones y la determinación de remedios para la parte civil.

En cuanto a una posible remisión a cargos de desacato criminal, vendrían más tarde, después de haber dado a los abogados penales de los acusados la oportunidad de opinar.

Publicado con permiso Phoenix New Times.

Traducción Carmen Cornejo