Archivos de Arpaio

Zullo Invoca a la Quinta para Evitar Auto-Incriminarse

Fotosearch_k14314674
Stephen Lemons
Written by Stephen Lemons

La versión del Alguacil Joe Arpaio de G. Gordon Liddy, el “comandante voluntario de casos fríos”, Mike Zullo está invocando la protección de la Quinta Enmienda de la Constitución para evitar dar información que pueda ser auto-incriminatoria, de acuerdo a las recientes mociones en las audiencias de desacato a la corte que se llevan a cabo en una corte federal.

Zullo, un vendedor de carros usados quien se unió al Alguacil para llevar a cabo una cruzada de extrema derecha para invalidar el certificado de nacimiento de Presidente Obama, sigue siendo testigo principal en el caso de desacato a la corte de Arpaio.

Actualmente, el comandante voluntario está programado para ser questionado fuera de la corte por los abogados de los demandantes el viernes a las 9 de la mañana. La semana siguiente, él está programado a testificar frente al Juez G. Murray Snow, quien lidera los procedimientos de la corte.

Los demandantes han solicitado la presentación en la corte de todos los records de Zullo que tengan que ver con la llamada “investigación de Seattle” durante un tiempo específico. Después de algunas discusiones sobre la orden de la corte de presentar esa información, el Juez Snow lanzó una orden al principio del mes diciéndole a Zullo que escupiera los documentos solicitados y dándole a la defensa hasta el martes 20 de octubre para entregarlos.

Pero ya tarde el martes, Joe Popolizio, uno de los muchos abogados de Arpaio, presentó un aviso de “parcial conformidad,” informando a la corte que algunos de los documentos de Zullo estaba siendo retenidos debido “a la Cuarta Enmienda, La Quinta Enmienda” y protecciones al debido proceso que el Zullo cree que le aplican en la producción de esos materiales”.

El abogado Popolizio nota que hasta el domingo por la noche, él ha provisto a los demandantes grupos de información consistentes en [3,649] páginas de documentación.”

La defensa se encuentra en posesión de “material adicional de acuerdo con Popolizio, pero “ha sido prohibido por Zullo de producirlo,” hasta que la corte ordene otra cosa.

Previamente, el New Times le preguntó a el co-abogado de Popolizio John Masterson, si su firma, Jones, Skelton, Hochuli, estaba representando a Zullo. Masterson asintio de que si lo estaban haciendo, en parte porque Zullo había estado siguiendo las órdenes de Arpaio en capacidad extra-official.

 Zullo tiene con el Condado un número de proveedor o contratista y el MCSO pagó por los viajes que éste realizó (junto con el  Detective Brian Mackiewicz y el Sargento Travis Anglin) a Seattle para cuidar al informante confidencial pagado de Arpaio, Dennis Montgomery.

Montgomery, un supuesto gurú de las computadoras y anterior contratista de la CIA, estaba ocupado cocinando una elaborada y bizarra conspiración en contra de Arpaio que involucraba al Juez Snow, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y muchos otros.

Zullo jugó el papel de animador principal de la investigación Seattle, de acuerdo con el testimonio de Anglin y otros. Y Anglin ha descrito el acceso único que Zullo tenía con Arpaio, donde Zullo estaba constantemente en el teléfono con el Alguacil.

Anglin, un investigador experimentado, se irritaba ante la influencia de  Zullo, y aun trató de sacar a Zullo de la investigación deSeattle, la cual duro más de un año y costó entre 250,000 y 1 millón de dólares de fondos públicos. Pero, en vez de eso, Arpaio terminó sacando a Anglin del caso.

Arpaio inicialmente conoció a Montgomery durante una reunión en octubre de 2013 en el cuartel general del MCSO que contó con la presencia de Zullo y el entonces billonario Tim Blixseth, quien desde entonces se ha declarado en bancarrota y ahora, irónicamente, está siendo detenido en custodia federal en Montana por desacato a la corte.

La llamada prueba irrefutable que escribió Arpaio a fines del 2013 describe como Arpaio ordenó a  Zullo a ir a San Diego para checar en la declaración de un informante que afirmaba que los teléfonos de Arpaio estaban intervenidos por los federales.

Notoriamente, en el 2012, Arpaio despachó a Mackiewicz a Hawaii con gastos pagados por el condado a ayudar a Zullo con su investigación del certificado de nacimiento del presidente Obama.

Más recientemente, en el juicio de desacato a la corte, Arpaio ha negado donar 10,000 dólares de su propio dinero a Zullo para ayudarlo con los gastos en Seattle.

Sin embargo, todavía hay preguntas sobre este asunto. Arpaio fácilmente pudo haber hecho la donación a través de una tercera persona u organización o directamente al grupo voluntario “Posse”, para evitar escrutinio.

Además, Arpaio tiene muchos amigos ricos para los cuales $10,000 no es nada.

Cuando se le preguntó sobre el intento de Zullo de detener la presentación de documentos usando la Quinta Enmienda, el derecho a evitar la auto-incriminación, el abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles – ACLU, Dan Pochoda dijo al New Times de que eso podría presentar problemas con la estrategia.

“Hay cuestiones legales cuando se invoca la Quinta Enmienda para que esta pueda ser puesta en efecto durante un proceso civil de la corte,” el abogado Pochoda explicó, “en contraste con el  juicio criminal donde no habrá sanciones en contra de esa persona. Aquí la corte puede encontrar que no es propio….porque no se realiza un juicio criminal

El Juez Snow puede ordenar que los documentos sean entregados, y la moción de Popolizio parece invitar esa acción. Después de todo, Popolizio está en posesión de esos documentos, no Zullo. Popolizio también dijo que Zullo esta “buscando consejo legal que lo represente.”

¿Qué tipo de documentos pueden exponer a Zullo criminalmente?

Dado que Arpaio busco inmunidad para Montgomery a través de la anterior Oficina del Fiscal General de Arizona bajo Tom Horne y dado que Mackiewicz está bajo investigación por haber inflado el tiempo extra de trabajo durante la investigación de Seattle, las especulaciones son muchas.

El mismo Arpaio está viendo la posibilidad de ser remitido a responder a cargos de desacato criminal a la corte y pudo haber violado un sinnúmero de estatutos federales, que involucran desde obstrucción de justicia, perjurio, a “crimen rudimentario”, que involucran la supuesta compra de material que se creía era clasificado y/o robado.

La cosa es, la responsabilidad de Zullo puede ser disminuida por la disponibilidad de “cantar”, algo que sería sabio que Zullo considerara. El “comandante” “voluntario” ¿declarará en contra de Arpaio? Sólo el tiempo lo dirá.